En La Razón El ajuste laboral de RTVE costará al Estado más de 1.800 millones de euros

La Sepi intenta asegurar un acuerdo de obligatoriedad para jubilar a los 4.150 excedentes de plantilla

Por su interés reproducimos a continuación el siguiente artículo que publica hoy La Razón:

El expediente de regulación de empleo (ERE) de RTVE tendrá un coste estimado en 1.820 millones de euros, de acuerdo con los datos que maneja la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que preside Enrique Martínez Robles. Esta cifra se añadirá a los 7.550 millones de deuda acumulada por el Ente Público que dirige Carmen Caffarel, de manera que el Estado tendrá que asumir un agujero de 9.370 millones de euros antes de poner en liza a la nueva Corporación empresarial de RTVE que emprenderá sus operaciones el próximo 1 de enero de 2007.

El proceso de negociaciones para la aplicación del ajuste laboral del Ente Público entró ayer en su última fase con una reunión entre la dirección de RTVE y la Sepi con los representantes de los trabajadores. En el transcurso del encuentro, los sindicatos conocieron de primera mano los detalles del ERE, que se sustenta básicamente en un plan de bajas incentivadas para todos los trabajadores que cumplan los 52 años desde ahora hasta finales de 2008. En consencuencia, el expediente incluye a los trabajadores que este año tienen o van a cumplir 50 años y que suman un total de casi 700 personas.

Esta misma cifra será incorporada a la nueva Corporación de RTVE mediante la conversión de contratos temporales en indefinidos. La migración de estos trabajadores se realizará en dos fases y permitirá dar un vuelco en la pirámide de edad de RTVE que ahora se caracteriza por una base reducida de personal especializado mientras que en la cúspide se ha ido acumulando la mayor parte de los trabajadores de mayor edad y antigüedad. La Sepi ha preferido abrir la mano en el expediente a cambio de aplicar un nuevo modelo de radio y televisión pública, que, a la postre, va a ser el gran caballo de batalla en las negociaciones con los sindicatos.

El acuerdo sobre las jubilaciones anticipadas no planteará grandes problemas dada la presión que los propios trabajadores están llevando a cabo para que sus representantes sindicales se avengan a una rápida solución. El mayor inconveniente radica en la obligatoriedad del plan que la Sepi considera fundamental para garantizar todo el proceso de reestructuración. Los sindicatos se muestran proclives a negociar pero quieren introducir algún mecanismo que determine la voluntariedad de los trabajadores para acogerse a las bajas. En todo caso, el detalle económico de las jubilaciones no puede ser mas «jugoso» por cuanto que la propuesta de RTVE asegura una retribución de entre el 83 al 87% del salario bruto durante los 13 años de prejubilación.

Dura metamorfosis. Más complicada se plantea la negociación sobre el llamado marco de condiciones sustanciales donde se cimenta la metamorfosis que requiere RTVE para funcionar con verdaderos criterios de empresa privada. El objetivo de la Sepi apunta a un acuerdo que simplifique el sistema de categorías profesionales que prima ahora en el Ente Público, así como a la puesta en marcha de una estructura salarial acorde con las pautas del mercado audiovisual, y la renegociación de los derechos sindicales que han convertido a RTVE en el paraíso de las relaciones laborales a lo largo de sus cincuenta años de historia.

Otro aspecto relevante en el pulso con los sindicatos será la adecuación territorial de la futura Corporación de RTVE. El planteamiento original tiende a una estructura mínima de centros regionales que es rechazada, de entrada, por los representantes de los trabajadores. La política territorial del Gobierno y el calendario preelectoral en las comunidades autónomas pueden ahora dificultar la posición negociadora de la Sepi.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba