No es vinculante El anteproyecto del presupuesto para 2006 de RTVE no obtiene suficientes apoyos en el Consejo de Administración

El PSOE ve presupuestos "de transición" y actitud "demagógica" en el PP, que critica que le pidan "confianza en cuentas descuadradas"

El anteproyecto del presupuesto para 2006 del Grupo Radiotelevisión Española (RTVE), votado hoy en el Consejo de Administración del Ente, no fue aprobado al recibir 6 votos a favor --4 del PSOE, 1 de CiU y otro de la directora general, Carmen Caffarel-- por 5 en contra --todos del PP--, y la ausencia del vocal de Coalición Canaria, que no delegó su voto en otro consejero.

La mayoría necesaria para su visto bueno es de dos terceras partes, si bien el pronunciamiento del Consejo será remitido así al Parlamento y los presupuestos a la SEPI, porque el resultado de esta votación en cualquier caso no es vinculante.

En declaraciones a Europa Press, el consejero a propuesta socialista Miguel Ángel Sacaluga, señaló que "la única interpretación que cabe de las cuentas es de transición", ya que, mientras se espera a la solución del Gobierno a la deuda del Ente (en torno a los 7.500 millones de euros) "no caben los experimentos ni los inventos".

Para Sacaluga, por el momento se trata de "no dejar a la deriva al Grupo sino ajustarlo", a la espera del Proyecto de Ley de reforma de los medios de titularidad pública. Por ello, se mostró "sorprendido" de la actitud de los representantes a propuesta del PP, que calificó de "catastrofista y demagógica", y "propia de un tic político".

"Los únicos argumentos que han dado ha sido la falta de confianza ante los compromisos del Gobierno, pero los únicos que han dado razones para dudar fue el gobierno del PP, que prometió que en 2000 se acabaría con el endeudamiento", recordó Sacaluga. "Sin embargo, estos consejeros han seguido aprobando presupuestos que llevaban a la ruina a RTVE y sin horizonte de solución", afirmó.

Por su parte, la vocal propuesta por el PP Isabel Ugalde criticó que en los dos ejercicios con el Gobierno socialista el Ente haya ingresado 21.000 millones de pesetas menos, y calificó las cuentas de "descuadradas", porque no incluyen la financiación de la deuda derivada del déficit previsto para el año que viene, en torno a los 801 millones de euros. Según explicó, de esas pérdidas también se derivarán más de un dos por ciento de gastos de financiación de la deuda.

Ugalde afirmó que "no es lógico pedir voto de confianza ante unas cuentas descuadradas", y recordó que la solución tampoco será la Ley que el Ejecutivo presentará al Parlamento, ya que en ella, dijo, "no se incluye el problema d ela dimensión del Ente, ni la financiación de la deuda ni la aportación del Estado. Es mentira que con esa ley se tenga la solución a la deuda", señaló.

Así, insistió en que "el desconocimiento" ha impedido a los consejeros a propuesta del PP hacer un ejercicio de "confianza ciega", y añadió que "puede ser que el Ejecutivo dé una sorpresa en los Presupuestos Generales del Estado, que se presentan a finales de mes".


ANTEPROYECTO PARA 2006

Según las cuentas debatidas hoy, el grupo RTVE prevé un déficit de explotación de 801,7 millones de euros para 2006, lo que supone un incremento del 10,57 por ciento respecto a los presupuestos actuales de 2005.

Según se detalla, de la suma total de pérdidas, 571 millones de euros corresponden al balance de ingresos y gastos. El anteproyecto prevé unos ingresos operativos de 732,8 millones de euros --excluida la subvención directa del Estado, que no se precisa en el anteproyecto--, lo que supone una reducción del 9,69 por ciento sobre este año, mientras los gastos crecen un 2,80 por ciento y alcanzan 1.304,5 millones de euros.

El resto del déficit del grupo se completa con 230 millones de euros de gasto financiero --un 14 por ciento menos que el año pasado-- derivado fundamentalmente de los intereses de la deuda acumulada por el ente público desde principios de los años noventa, y que ronda actualmente los 7.500 millones de euros.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba