Informe Los anunciantes piden más canales privados de televisión

El diario "La Vanguardia" se hace eco de un informe de la AEA que señala que "la saturación de anuncios encarece el producto, reduce su efectividad y provoca el rechazo del público"

Los anunciantes reclaman más canales de televisión porque con los actuales el mercado publicitario está saturado y el gran número de anuncios que emiten en cada cadena le hace perder efectividad, según el informe realizado por la Asociación Española de Anunciantes (AEA).

Los españoles estuvieron el pasado año una media diaria de 218 minutos delante del televisor, de los ellos como mínimo 44 viendo anuncios, en el supuesto de que las distintas emisoras cumplieran la normativa europea que fija un máximo de doce minutos a la hora destinados a la publicidad. La AEA agrupa la mayoría de las grandes empresas publicitarias, cuyo total de inversiones se dirige en un 60% a televisión y en un 40% al resto de medios.

En su último estudio, la AEA lanza una advertencia al mercado: la saturación publicitaria en una misma televisión "provoca el rechazo de los televidentes y una pérdida de eficacia", debido a que "hay un exceso de demanda". Según un estudio de Media Planning, el pasado año las televisiones españolas difundieron más de dos millones de anuncios. Según el informe de la AEA, "en 1991 de cada cien spots se veían 2,5, mientras el pasado año de cada cien se vieron 1,3, por lo que la eficacia en términos de visionado decrece en torno al 50 por ciento".

Ello ha provocado una pérdida de la eficacia de los anuncios en relación con su coste y un rechazo de los televidentes. El 92% de los espectadores considera que en España hay demasiada publicidad. Ante ello, el estudio asegura que "los anunciantes somos los primeros interesados en que no se produzca un exceso de publicidad. En este sentido, el informe repasa la situación en Europa. En Alemania, hay 22 canales, de los cuales sólo cuatro son públicos. En Dinamarca, siete de sus diez canales son privados y en Gran Bretaña tienen nueve canales públicos y cinco privados. El estudio considera que en España, ante estos datos, "tenemos un mercado televisivo cuanto menos altamente concentrado". Y por ello solicitan abrir el mercado en la televisión analógica porque los anunciantes se quedan "sin alternativas hasta al menos el 2010 (fecha del apagón analógico) y no se refleja esta libre competencia que se produce en otros sectores de la economía".

Tampoco ven como solución que las televisiones públicas reduzcan los espacios publicitarios, como aconsejó el informe del llamado comité de sabios,dado que desviaría los anuncios a las televisiones privadas (por cierto, TV3 redujo el tiempo destinado a los anuncios, aumentó precios y crecieron sus ingresos por este concepto), por ello la AEA advierte que "limitar la publicidad en las televisiones públicas acentuará el actual marco de oligopolio que existe en España y anulará la libertad de competencia donde debe imperar".

El informe asegura también que el exceso de demanda provoca "una subida de precios de una manera muy alarmante, al tiempo que baja su eficacia y calidad", y cita las previsiones de Carat de una subida del 10% de las tarifas publicitarias en el presente año. "El incremento de precios de las cadenas de televisión tiene un perdedor claro: los anunciantes, que pagan más por algo que se ve menos".

Ante la obviedad de que "el anunciante busca la máxima eficacia de su inversión", el informe de la AEA recuerda que la publicidad representa el 3% del producto interior bruto (un total de 6.153 millones de euros) y que la televisión es el medio de mayor relevancia, aunque España es el país europeo con menor oferta televisiva. Frente a estos datos, la AEA reclama la libertad de mercado.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba