El País Una auditoría de Hacienda revela múltiples deficiencias en la gestión de TVE en 2001

El informe de cuentas destapa la falta de planes de producción y compra de programas

Reproducimos por su interés el artículo de Rosario G. Gómez que publicó El País (16/10/04):

Una auditoría de la Intervención Delegada de Hacienda en RTVE revela "deficiencias" de gestión y control de gastos en múltiples áreas de la televisión estatal durante el año 2001. La falta de planificación en la emisión, producción y adquisición de derechos incide negativamente en la calidad y en el coste de los programas, indica el informe, que resalta "la inadecuada gestión" en cuanto a compras, alquileres y servicios. También cuestiona la rentabilidad de programas de elevado coste encargados a productoras privadas y la contratación de cine mediante intermediarios.

El Ministerio de Hacienda, que cada año fiscaliza el estado financiero de RTVE, ha detectado en el ejercicio 2001 "deficiencias" en múltiples áreas de gestión. Así, por ejemplo, detalla que a menudo se compran bienes sin que se contrasten ofertas con varios proveedores, que el 28% de las inversiones analizadas se ha adjudicado sin un mínimo de tres ofertas concurrentes o que se elaboren presupuestos elevados en relación a los precios de mercado. También se cuestionan los mecanismos de compra de películas, a menudo a través de intermediarios que encarecen los precios, o los contratos de imagen de directivos al margen de la legislación vigente.

Javier González Ferrari, que ocupaba la dirección general de RTVE en aquel año y actualmente desempeña la presidencia de Onda Cero, aseguró ayer que en el informe de Hacienda "no hay nada que no sea absolutamente normal" dentro del funcionamiento del ente.

Una parte central de la auditoría hace referencia a la producción de programas y a la adquisición de derechos de emisión. Se especifica que TVE genera un déficit, por cada hora de emisión, de 28.428 euros (la diferencia entre unos gastos de 65.675 euros y unos ingresos de 37.247), cifra que supone una ligera subida respecto al año anterior (27.762). El informe recalca que la cadena pública debe tender a implantar "un sistema integral de costes con el fin de conocer el coste real de los programas producidos y relacionarlos con los ingresos asociados".

En la franja de máxima audiencia (de 20.30 a 24.00) se considera que debería ser "de cumplimiento obligado" hacer una estimación de la rentabilidad de los programas antes de firmar los contratos. Hacienda ha percibido que "los costes tan elevados que presentan algunas producciones hacen que ya a priori sea muy difícil rentabilizarlas", y detalla el coste por minuto y la audiencia de las más significativas.

Con estos baremos, la serie más cara (8.500 euros el minutos) fue Mi teniente, protagonizada por Juan Luis Galiardo y producida por la compañía Mi Teniente Calleja Galiardo, fuertemente vinculada al actor, por la que TVE pagó más de dos millones de euros. Registró una audiencia media del 16,6%, muy lejos de la media de la cadena aquel año (24,8%). En similares parámetros se movieron El botones Sacarino (producida por Ficción TV) y Agente 700 (de Zeppelin), que tuvieron un seguimiento "muy por debajo de lo que cabría esperar en función de los costes de producción". TVE contrató 13 capítulos de cada una de las dos telecomedias. De El botones Sacarino sólo se emitieron cinco y de Agente 700, ocho, pero la cadena soportó todos los costes.

Hacienda llama la atención sobre la creciente participación de las productoras privadas y califica de "residual" el hecho de producir un programa totalmente con medios propios, sobre todo en la franja estelar. Destaca que en ocasiones las empresas independientes aportan medios y servicios "que podrían ser gestionados directamente por TVE", y da cuenta de la infrautilización de los recursos humanos de la cadena.

Dentro del área de producción propia, que absorbe 131 millones de euros de gastos externos, el 72% (95 millones) está en manos de empresas ajenas a TVE. La auditoría sostiene que cuando la cadena financia el 100% debería disponer de todos los derechos. Pero en algunos productos (como Academia de Baile Gloria, telecomedia protagonizada por Lina Morgan), los derechos tienen pases limitados y concentrados en un corto periodo de tiempo.

En cuanto a la adquisición de películas, el informe reseña que algunos títulos (The Phantom) se compraron a un coste muy superior a la recaudación en taquilla y que los derechos de ocho largometrajes, que costaron 23.840 euros, caducaron antes de su emisión.


Contratos de estrellas y directivos

El informe de la Intervención Delegada de Hacienda en RTVE reitera la existencia de contratos de cesión de derechos de imagen por parte de varios directivos de la televisión pública (cuyos nombres no especifica), sin contar con la correspondiente autorización de compatibilidad por parte de los ministerios de Economía y Hacidena y de Administraciones Públicas.

Estas irregularidades fueron ya advertidas por el Tribunal de Cuentas, pero la cadena pública no tomó nota. El informe de Hacienda precisa que en uno de los contratos se incrementó la remuneración hasta en un 40% respecto al año anterior. Otras incompatibilidades "usuales" afectan al personal fijo de TVE que dirige o presenta un programa y además vende los guiones del programa a la propia cadena.

Al margen de los contratos de los directivos, Hacienda ha revisado con lupa los de algunos presentadores. Por ejemplo, da cuenta del suscrito el 1 de enero de 2001 con Francisco Vegara, en calidad de presentador, por 6.010 euros mensuales. "Desde el inicio del contrato hasta el 12 de noviembre de 2001, este contratado no realiza ninguna prestación a favor de TVE. No obstante, TVE le abona 62.505 euros". A partir del 13 de noviembre de ese año el coste del contrato lo asume el centro de producción de Cataluña y Vegara se incorpora al concurso A saco. De paso, la remuneración se incrementa un 149%.

También la televisión estatal abonó al presentador Ramón García 162.000 euros "sin ninguna contraprestación a su favor", después de varios reajustes en el contrato suscrito con Europroducciones, compañía que firmó Todo en familia, Gran Prix y La verdad de Laura.García pactó en 1999 la presentación de 78 programas y cuatro galas en el curso de dos temporadas, de 1999 a 2001, un trabajo por el que percibiría 2.464.150 euros, más IVA.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba