Hasta 700 millones de euros Las autonómicas aumentan el agujero de la TV pública

Gobiernos regionales han doblado las subvenciones a sus canales

Las autonomías no entienden de ahorros, al menos, en sus televisiones, según un artículo de Javier Montalvo (Expansión) que les reproducimos por su interés:

Durante el pasado año, las comunidades autónomas aportan 698 millones de euros en subvenciones a las cadenas regionales, más del doble de los 337 millones de fondos públicos que destinaron el ejercicio anterior.

En un año marcado por el inicio de una profunda recesión económica, que en el mercado audiovisual se tradujo en una reducción de ingresos publicitarios superior al 20%, con perspectivas negativas para 2009, las televisiones más jóvenes, como la de Murcia, Extremadura y Canarias, contribuyeron decisivamente a disparar el coste de las televisiones para los españoles.

Así, el gasto por hogar de las cadenas autonómicas ascendió durante el pasado año a 93 euros por hogar, un 4% más que en el ejercicio anterior, y dejó pequeños los 26 euros que costó TVE.

Subvenciones

A pesar del fuerte incremento de las subvenciones, muy por encima de la caída de los ingresos publicitarios, las cadenas autonómicas volvieron a aumentar sus pérdidas durante el pasado año.

Así, el conjunto de televisiones registró unos números rojos de 510 millones de euros, después de los casi 700 millones, lo que sitúa el coste total de las televisiones regionales en los 1.200 millones de euros. Y es que, pese a la crisis y a la caída de la publicidad, las cadenas públicas no se han esforzado en la contención de costes.

Durante 2008, estas televisiones elevaron en 85 millones de euros sus gastos de explotación, hasta 1.500 millones de euros, con aumentos en todas las partidas, incluidos gastos de personal y consumos de programación.

Además, a estos costes se añaden los gastos financieros, principalmente, por los intereses de la deuda acumulada, que alcanzaron los 152 millones de euros, al contrario que TVE, que, durante el pasado año, al igual que en 2007, obtuvo un resultado financiero positivo, tras haber asumido el Estado los 7.200 millones de endeudamiento acumulado que ahogaba el balance de la corporación audiovisual estatal.

Audiencia

El incremento de gastos y subvenciones en las televisiones autonómicas no ha tenido reflejo, sin embargo, en su posición conjunta de audiencia, prácticamente igual a la del ejercicio anterior.

De este modo, las cadenas regionales necesitaron gastar 104 millones de euros por cada punto de audiencia que lograron en 2008, más del doble que los 48 millones que necesitó TVE y más aún que los 37 millones de las privadas. Esta evolución muestra la escasa pericia de los gestores de las cadenas regionales en la gestión de los gastos, frente a la de sus rivales.

Por regiones, las televisiones con mayores incremento de costes fueron las de Extremadura, Murcia y Canarias, por este orden, que elevaron su coste bruto por hogar en un 82%, un 51% y un 30%, respectivamente.

El aumento de gastos de Murcia ha colocado a la televisión de esa comunidad como la segunda en gasto por hogar, sólo por detrás de ETB, que cuesta 159 euros a cada hogar del País Vasco, tras elevar un 14% sus gastos.

Cataluña, una de las regiones con una televisión autonómica más consolidada, es, junto a Aragón, la única que se financia en más de un 30% con publicidad, porcentaje que no llega al 20% en el resto de televisiones salvo en Telemadrid, que sí se sitúa en esa horquilla intermedia.

De hecho, el conjunto de las televisiones autonómicas obtuvo en 2008 algo menos de 278 millones de euros de inversión publicitaria, bastante menos de la mitad de los 698 millones que aportaron las autonomías.

Reclamación

Con este panorama, que previsiblemente se habrá agravado este año al aumentar aún más la caída de la inversión publicitaria, las cadenas privadas empiezan ya a mover pieza para reclamar la eliminación de la publicidad en las televisiones autonómicas, tal y como ha ocurrido con TVE, que no podrá emitir más anuncios en su programación desde el 1 de enero de 2010.

Con el mismo argumento que el utilizado frente al grupo audiovisual estatal, las privadas consideran competencia desleal tener que enfrentarse a empresas que reciben inyecciones de dinero público, al tiempo que pujan por la cada vez más escasa tarta publicitaria.

Al contrario, sin embargo, que en TVE, donde un Real Decreto del Gobierno ha sido suficiente para modificar el sistema de financiación del grupo, en el caso de las televisiones agrupadas en la Forta, será necesario el consejo de los gobiernos autonómicos.

Además, resultará muy complicado encontrar a empresas que suplan con sus aportaciones la eliminación de la publicidad, como ocurre con las operadoras de telecomunicaciones en el caso de TVE, que deben financiarla con un 0,9% de sus ingresos brutos anuales. Para las televisiones de pago, esta tasa llega al 1,5% y al 3% en el caso de las cadenas privadas.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba