Comunicación Los bancos intentan tomar el control de Kirch a cambio de 800 millones de euros

Leo Kirch podría aceptar la oferta antes del viernes, a fin de evitar la quiebra de su imperio, que arrastra una deuda de 6.500 millones de euros

El magnate alemán de medios de comunicación Leo Kirch (en la foto) podría perder el control de su imperio mediático para evitar la quiebra de la compañía, según aseguraban ayer fuentes cercanas a las negociaciones que se están celebrando entre representantes del grupo Kirch, los bancos acreedores y algunos inversores.

De acuerdo con el plan diseñado por los bancos acreedores para salvar el imperio alemán, éstos habrían pedido a Leo Kirch la cesión del control de KirchMedia, que agrupa el negocio básico del grupo, como condición para una nueva inyección de capital de 800 millones de euros (704 millones de dólares). La parte principal de los 800 millones de euros la aportarían los bancos y el resto correría a cargo de socios de Kirch, como Berlusconi, Murdoch y el príncipe saudí Al Walid, quienes también han mostrado su interés por tomar el control de Kirch.

La operación podría cerrarse en las próximas horas. Varios medios de comunicación daban ayer por seguro que Leo Kirch, de 75 años, está resignado a aceptar la propuesta de los bancos, ya que prefiere retirarse antes que ver desplomarse un imperio que empezó a construir hace casi medio siglo. “Hemos de lograr un arreglo de aquí al Viernes Santo”, indicó a un diario alemán uno de los principales implicados en la negociación.

Una deuda de 6.500 millones de euros

Leo Kirch controla, junto a su hijo Thomas, un 79 por ciento de KirchMedia, propietaria de las cadenas de televisión ProSieben, SAT 1, Kabel 1 y N24, los derechos cinematográficos y de retransmisiones deportivas como de los encuentros de la liga de fútbol alemana y los Mundiales de este año y de 2006. Tras la operación, Leo Kirch y su hijo pasarían a tener menos del 50% de la compañía.

El grupo Kirch arrastra en la actualidad una deuda de 6.500 millones de euros (5.720 millones de dólares). La quiebra de Kirch supondría cuantiosas pérdidas para los bancos, y éstos saben que sólo implicándose podrán recuperar los préstamos concedidos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba