Gran Bretaña La cadena independiente ITV pasa por momentos de apuros

Los bajos índices de audiencia, unidos a la crisis de publicidad, están provocando que la televisión inglesa se plantee su futuro

Las previsiones publicitarias de la cadena independiente ITV para este año no eran nada halagüeñas y hablaban de una caída de ingreso de un 16 por ciento.
A la crisis de las compañías de Internet y las tecnológicas, ha venido a unirse ahora los atentados en Estados Unidos, con lo que las previsiones anteriores habrá que retocarlas. Por ejemplo, British Airways suponía para ITV unos ingresos anuales de algo más de 10.000 millones de pesetas. Una cifra que podría aliviar los casi 90.000 millones de pesetas de pérdidas publicitarias que la cadena independiente esperaba tener antes de los ataques terroristas. El miedo de los anunciantes también ha hecho tambalearse en bolsa a los dos mayores accionistas de ITV, Granada y Cartol Communications.

Semanas antes de que se precipitara toda la crisis, el director de canales de ITV, David Liddiment, hablaba ante la audiencia del festival de televisión de Edimburgo y hacía un llamamiento para abandonar la esclavitud de las audiencias. Pero una vez que llegó a casa, la cruda realidad se mostró ante Liddiment. Las cuotas de pantalla de los partidos de fútbol, en los que ITV se ha gastado 49.000 millones de pesetas en derechos e retransmisión, eran las más bajas de los últimos cinco años. Y las series más populares, como Poirot, no llegaban a los 5 millones de espectadores, cuando el año pasado por las mismas fechas, se superaban ampliamente los siete millones.

En total, las cifras que los directivos de ITV manejan hablan de un descenso de dos puntos en la audiencia, para situarse en un 27,9 por ciento del total, mientras que la cadena rival, la BBC, se acerca peligrosamente y se queda en un 26 por ciento.

Modificar la programación

Lo anticipaba Paul Parasahr, especialista en mercados televisivos. “Lo más probable es que ITV comience a recortar programa a fin de ahorrar costes”. Y así ha sido. Según un documento al que ha tenido acceso el diario The Guardian, 11 cadenas que están asociadas a la ITV piensan reducir su programación regional en un 50 por ciento.

Una portavoz de la cadena ha afirmado a la misma publicación que no se trata de una política de ahorro, sino más bien “de efectividad, para crear una TV independiente de calidad”.

La comisión para la televisión independiente (ITC) deberá revisar y discutir con las diferentes cadenas el contenido de ese documento, que sirve como un buen instrumento para tomar el pulso a la situación de crisis que se vive ahora mismo en la televisión británica.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba