Denuncia Las cadenas censuran las series japonesas

La supresión de imágenes violentas en "One Piece" (Tele 5) descubre una práctica habitual con las producciones de "anime" que se emiten en horario infantil. ¿Censura o protección del menor?

La serie animada “One Piece” que Telecinco emite los sábados por la mañana dentro del contenedor “Max Clan” no es la misma que ven los niños japoneses, sino una versión más “light”, mucho más amable, en la que no aparece ni rastro de sangre, heridas o cualquier otro signo de violencia de los que tanto abundan en la ficción animada que nos llega del país nipón. De eso se encarga Telecinco, que visiona y edita la serie antes de emitirla para asegurarse de que no contenga ningún contenido que pueda ser considerado “violento” y, en consecuencia, les cree un conflicto con las asociaciones de espectadores y anunciantes.

Los fans de las series japonesas, contra la censura

El descubrimiento de esta práctica es una excelente noticia para los padres más preocupados por la educación de sus hijos y las asociaciones que velan por la protección de los menores, pero no ha sentado nada bien entre algunos espectadores, sobre todo los fans de la animación japonesa, que denuncian lo que ellos consideran “censura” de su serie favorita en diversos foros de Internet como el de Indice Divx (portal temático dedicado al videojuego) o Infotaku (portal de anime, manga y cultura japonesa).

Telecinco reconoce que elimina la violentas

Telecinco reconoce que la supresión o variación de algunas imágenes de “One Piece” es un proceso habitual que se sigue con esta serie antes de su emisión. Por ejemplo, se eliminan las heridas de los personajes (como podemos ver en la fotografía que ilustra este artículo) o cualquier otra imagen que “pueda herir la sensibilidad de los niños”, dice un portavoz oficial de la cadena de Fuencarral, que emite dentro de “Max Clan” otras series de dibujos de producción japonesa como “Medabots” o “Hamtaro”, aunque sólo ha confirmado la manipulación en “One Piece”.

No sorprende que Telecinco recurra a la “limpieza” y “corrección” de sus series infantiles dada la creciente preocupación que existe en la sociedad por la protección de los menores en lo que ven por televisión, la cual se ha convertido en el objetivo prioritario de los partidarios de la creación de un Consejo Audiovisual estatal, según una reciente encuesta realizada por la ATV.

”One Piece” no es la única

Aunque desconocida por muchos espectadores, la filtración de los contenidos más conflictivos de las series japonesas es una práctica habitual en las cadenas españolas desde hace tiempo. Ya en los 90, Telecinco emitía una gran cantidad de series “anime” que ya venía recortada de los países europeos intermediarios que la distribuían a España, como Italia o Francia. Pero la emisora de Mediaset tampoco es la única que ha optado por cortar las imágenes más conflictivas para evitar cualquier tipo de controversia. Los fans más avispados del género citan como ejemplo a “Dragon Ball” o “Ranma ½”, emitidas en Antena 3, o la autonómica Televisión de Catalunya, que ofreció la versión ya “censurada” de “Karekano”.

Consultadas por Vertele, fuentes oficiales de Antena 3 y TVE señalan que las series que emiten actualmente dentro de sus respectivos contenedores, “Megatrix” y “Zona Disney”, no están retocadas en ningún caso porque “todas son aptas para el público infantil”, coinciden, y tampoco tienen constancia de que en el pasado se hayan emitido series recortadas.

¿Cómo se recorta “One Piece”

” One Piece” es presentada como “un tesoro escondido y muchos piratas en juego”. Batallas navales, luchas de intrépidos corsarios y rápidos abordajes. Esta serie narra las aventuras de Luffy, un joven pirata que se lanza a los mares en busca de su sueño: encontrar el tesoro One Piece y convertirse en el Rey de los Piratas.

Aunque muchas veces las cadenas españolas adquieren la versión ya “censurada” del original japonés por parte de las distribuidoras europeas, no es el caso de “One Piece”. Los retoques de esta serie los lleva a cabo en España la compañía que la compró directamente de Japón, Arait Multimedia. Según fuentes de esta distribuidora, que también tiene en catálogo “Hamtaro” y “Transformer”, primeramente le presentan a Telecinco los capítulos más “conflictivos” para que sea ésta la que decida si pueden emitirse y, en cuyo caso, indicar qué retoques deben realizar. Las variaciones también tienen que ver con el doblaje. Por ejemplo, si un personaje dice una palabra malsonante, se sustituye por un “caramba” o algo por el estilo. Las mismas fuentes de Arait aseguran que “One Piece” no es la primera serie que retocan por indicación de una cadena, “aunque no es muy frecuente”.

Hemos hablado también con BRB, la primera compañía de animación española que también distribuye series extranjeras en nuestro país, como la japonesas “Yu-Gi-Oh” para Antena 3 y “Pokemon”, de la que se ha emitido hasta la cuarta temporada en Telecinco, mientras que la quinta se ha vendido a las autonómicas.

María Bonaria, Directora de Ventas de BRB, asegura que ninguna cadena le ha pedido nunca a su compañía que recorte ninguna de sus producciones “porque antes de adquirirlas ya nos aseguramos de que sean aptas para todos los públicos y rechazamos las que tengan contenido violento”. Sólo en el caso de “Pokemon”, una de las más polémicas junto a “Shin Chan”, Bonaria reconoce que Telecinco decidió no emitir un episodio concreto, “uno en el que aparecía una espiral que tenía un efecto hipnotizador entre los niños”. “Pokemon no es tan violenta como se dice”, comenta la ejecutiva de BRB, “la prueba es que se emite en Oriente Medio, una zona muy propensa a la crítica de los contenidos televisivos”.

”Shin Chan”, la “intocable”

Pero la serie animada que actualmente acapara toda la polémica por sus supuestos contenidos inadecuados para los niños es “Shin Chan”. Esta controvertida serie japonesa, protagonizada por un irreverente niño de guardería, arrasa en todas las cadenas autonómicas que la emiten en horario de tarde, después de que las numerosas protestas de asociaciones de padres y del Consejo Audiovisual de Catalunya consiguieran que las televisiones accedieran a sacarla de los contenedores infantiles y emitirla en horarios más adolescentes.

Pese a la polémica que sigue generando su emisión, la distribuidora de “Shin Chan” en España, Luk Mediterránea, asegura no haber manipulado ninguna imagen, ni por petición de las cadenas ni por iniciativa propia. De hecho, Francisco Grátacos, director general de la compañía, está orgulloso de que “España sea el único país en el se ha emitido la versión original japonesa –en Portugal Francia y Alemania se exhibió una versión retocada- y creo que ahí está la clave de su enorme éxito en nuestro país, mucho mayor que en otros territorios a los que ha llegado la serie”.

El directivo de Luk coincide con BRB en que “la cadena puede optar en ocasiones por no emitir un determinado capítulo que considere inadecuado, pero lo que no hacemos nunca es cambiar el original porque siempre hemos sido fieles a nuestra convicción de respetar la obra del creador”.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba