En Estados Unidos Las cadenas gastan sumas millonarias en pilotos que nunca llegan a emitirse

Las grandes networks y productoras norteamericanas pueden llegar a invertir 400 millones de pesetas en el capítulo cero de una serie que jamás verá la luz

Las cadenas generalistas en Estados Unidos gastan unos 40 millones de dólares cada una –casi 8.000 millones de pesetas-, en pilotos que tal vez después no sean elegidos para la temporada siguiente, o para ninguna, según un informe de Inside.com.

Un ejemplo de esto es la serie Born in Brooklyn, en la que Studios USA tenía esperanzas para que figurase en la programación de la ABC para la temporada 2000-2001. Sin embargo, la cadena no la ha seleccionado y ahora se está considerando que aparezca a mitad de temporada. Pero si no es así, simplemente se guardará en un cajón pese al gasto que ha supuesto.

El vicepresidente de comedias de Studios USA, Marcy Ross, comenta esta situación afirmando que “hay tantas variables y tantas estrellas esperando a que su serie termine en emisión, que cuando se pasa el momento, se acabó”.

Parece mentira que esto ocurra con la cantidad de canales que emiten hoy en día, y con la irrupción de Internet en nuestras vidas, pero es así. Anualmente, cada cadena considera unas 500 ideas para nuevas series, que pueden modificarse en función de los intereses. De estas ideas, salen 50 ó 60 guiones y las emisoras escogen 10 ó 20 para que estos se conviertan en pilotos. Quizá es verdad que hace diez años se producían más capítulos cero, pero ahora los costes han subido, especialmente los de los guionistas y actores.

Los costes

Las cadenas pagan un 70 por ciento del coste de los pilotos que piden, y el resto lo sufragan los estudios de producción. El piloto de una comedia cuesta una media de 1,5 millones de dólares (285 millones de pesetas), y 2 millones de dólares el de un drama (casi 400 millones de pesetas). De estos sólo unos pocos se convierten en serie.

Roy Rothstein, de Zenith Media Services, asegura que “no todas las buenas ideas en papel quedan bien en pantalla”. Pero en España, acostumbrados a pagar entre 15 y 30 millones por piloto, a muchos les cuesta creer que tanto dinero no sea suficiente para sacar adelante un buen proyecto.

Volver arriba