Antes llamado "La caja roja" "La caja" se abre hoy en el late night de Telecinco

Estrena su nuevo reality psicológico y reubica 'Rojo y negro' en domingo

Telecinco estrena mañana martes en late night "La caja" (00:30 horas), el nuevo reality psicológico donde sus participantes se someten a una sesión de terapia psicológica dentro una enorme caja.

Además, según anuncia también la cadena, el programa de sucesos presentado por Nacho Abad, "Rojo y negro", regresa a la parrilla esta semana en la medianoche de los domingos.

Una fobia, un desengaño amoroso o la pérdida de un ser querido

Una fobia, un desengaño amoroso, la pérdida de un ser querido, un acontecimiento impactante, un complejo no resuelto o una experiencia traumática son situaciones a las que el ser humano está irremediablemente expuesto a lo largo de su vida.

Tras haber experimentado estos u otros conflictos emocionales de índole similar, cincuenta personas tendrán la oportunidad de participar en un proceso de revisión psicológica de sus respectivos casos en “La caja”, informa la cadena en una nota. 

Cada individuo que entre en “La caja” vivirá una intensa experiencia sensorial que le permitirá enfrentarse a episodios de fuerte impacto emocional que han marcado su vida a través de una serie de sesiones supervisadas por un equipo de seis profesionales de la Psicología inscritos en el Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña.

Una sucesión de imágenes relacionadas con el conflicto -intercaladas con estímulos sonoros y olfativos- formarán parte de cada sesión de “La caja”, que se desarrollará en un plató dotado de una estructura especialmente diseñada para fomentar la intimidad del protagonista y amplificar las sensaciones que le generará la experiencia en el interior del cubo.

Un equipo de psicólogos supervisará y diseñará las experiencias

Un grupo de seis psicólogos colegiados se encargará de supervisar y asesorar al equipo del programa a lo largo de todo el proceso que experimentará cada individuo.

Estos profesionales revisarán en varias sesiones previas las vivencias que han generado cada conflicto emocional y aportarán su experiencia y sus conocimientos sobre diversas corrientes de la Psicología. 

Es el caso del psicoanálisis, el conductismo, la terapia sistémica o de la Gestalt, para diseñar de manera individualizada las experiencias de cada sesión en el interior del cubo con técnicas utilizadas en el desarrollo habitual de una consulta psicológica.


Cambia su nombre de "La caja roja" a "La caja"

Siete personas ya han experimentado lo que es estar dentro de "La caja", antes llamada "La caja roja", que busca a cincuenta personas más.

Producido por La Fábrica de la Tele ("La Noria", "Aquí hay tomate"), en este programa una persona vive -según sus responsables- una sesión de terapia psicológica personalizada en "Una caja gigante".

"Sentado en una butaca, el paciente recibe una descarga de estímulos audiovisuales que impactan directamente en su cerebro. Se experimenta con el miedo, el amor, la rabia, la alegría y el dolor. La reacción es inmediata, en apenas 1 minuto."

Telecinco asegura que "'La caja' es un potenciador de emociones. Una sesión de terapia de choque capaz de transformar, en poco tiempo, la visión que el paciente tiene de si mismo y de sus problemas."

Así, concluye que este espacio de televisión "se adentra en la parte más oculta del ser humano. Aquella que guarda el por qué de la timidez, de la depresión, del orgullo, de la obsesión, del dolor o de cualquier otro problema emocional."

Un plató cúbico revestido interiormente por cuatro pantallas gigantes

Una butaca situada en el centro exacto de un inmenso plató cúbico completamente cerrado será el lugar desde el que cada individuo afrontará de forma individualizada cada sesión de “La caja”, un espacio específicamente diseñado para favorecer su intimidad e incrementar su experiencia sensorial.

Las caras internas del plató están revestidas por cuatro pantallas gigantes en la que se proyectará una amplia gama de imágenes y fotografías en las que el equipo del programa sobreimpresionará conceptos relacionados con el conflicto emocional de cada individuo.

Además, la butaca es un modelo Lounge Chair de Charles & Ray Eames, una pieza que ya es un clásico en las consultas de los psicólogos.

Cuatro cámaras robotizadas captarán todas las reacciones

Las reacciones que surjan ante la sucesión de estímulos que percibirán durante su experiencia en el interior del recinto cúbico serán captadas por cuatro cámaras robotizadas instaladas en puntos estratégicos del plató.

Dos de ellas realizarán movimientos rotatorios alrededor del protagonista, mientras que los dos dispositivos restantes difundirán planos cenitales que permitirán al espectador presenciar al unísono las imágenes impresionadas sobre las cuatro pantallas.

La experiencia dentro de “La caja”

Una vez que la persona haya ocupado su lugar en el centro del cubo, un psicólogo se encargará de guiar en todo momento la sesión, que arrancará con la emisión de una sucesión de imágenes relacionadas con su conflicto personal que serán complementadas a su vez con otros estímulos dirigidos a los receptores visuales, auditivos y olfativos del participante.

Más de 2.300 personas dispuestas a entrar en “La caja”

Desde que Telecinco puso en marcha a finales de octubre el proceso de selección de participantes más de 2.300 personas han mostrado su disposición a entrar en el espectacular plató cúbico del programa e iniciar la revisión psicológica de sus conflictos personales.

Las duras vivencias, denominador común de los participantes

Estas son las siete personas que ya han entrado en "La caja roja" de Telecinco:

Coral Fernández

Coral tiene 29 años y ha sufrido malos tratos en varias etapas de su vida. Coral sacó fuerzas para divorciarse y distanciarse de quienes tanto daño le han hecho pero desde entonces no ha podido rehacer su vida.

Conoció a Víctor, el único hombre que la ha tratado bien, pero Coral no se creía merecedora de ese amor y convirtió esa relación en un infierno. Sus celos y su inseguridad han acabado con la relación. Desde entonces, Coral ha intentado suicidarse tres veces.

Sara Macías

Sara tiene 35 años y dos hijos: Isaac, de 5 y Xenia, de 9. Isaac padece leucemia desde hace 4 años y está muy grave. Sara asegura que ha tenido que afrontar sola la enfermedad de su hijo.

Está bloqueada y no se permite mostrar debilidad en ningún momento, ni siquiera se permite llorar para desahogarse.

Esperanza López

Esperanza tiene 49 años y desde niña tiene auténtica fobia a los perros. Un pastor alemán atacó a su hermano y le arrancó un trozo de carne delante de ella.

Desde entonces no puede ni acercarse a un perro, por pequeño que sea, sin sufrir un ataque de ansiedad.

Mercedes Massoni

Mercedes tiene 58 años y hace 4 perdió a su hijo en un accidente de esquí.

Mercedes no supera la muerte de su hijo y no puede mirar hacia delante.

Marta Menjíbar

Marta tiene 24 años y un miedo atroz a la oscuridad. Duerme siempre con una linterna o con alguna luz encendida.

Cuando la noche le ha sorprendido en plena calle se ha tenido que refugiar en un portal hasta que alguien la ha ido a buscar. La oscuridad le provoca temblores y ataques de pánico.

María Alver

María tiene 45 años y sufre de claustrofobia con trastorno de pánico. Hace un año cuando se hizo una resonancia magnética los médicos la olvidaron durante una hora dentro del aparato.

Desde entonces, María no puede pasar ni un segundo en un espacio cerrado. No puede ir en metro, ni en tren, ni en avión, ni en ascensor... Cada día que pasa, se siente más atemorizada y se ha visto obligada a dejar de trabajar y a encerrarse en casa.

José Manuel

* Información no disponible

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba