Juan José Campanella "Si sé que en tres capítulos podían retirar Vientos de Agua, no la hubiera hecho"

"Con el mismo impulso con que Telecinco decidió hacerla, decidió levantarla", lamenta el cineasta argentino

Por su interés reproducimos a continuación una entrevista a Juan José Campanella, director de la serie de Telecinco "Vientos de agua", que publican hoy los diarios de Vocento:

Se anunció con todo el bombo que merecía. De ella dijeron que era la superproducción del año, el proyecto más importante. Pero la audiencia no le ha dado una oportunidad. La cadena Telecinco no ha soportado más la presión de la competencia y, a pesar de los 2,5 millones de espectadores que veían la noche de los martes 'Vientos de agua', ha decidido retirarla del horario estelar para emitirla desde hoy la madrugada de los viernes. Su director Juan Campanella lo lamenta y asegura que «si lo sé no la hubiera hecho».

-¿Qué cree que pasó con su serie?

-Es difícil de analizar, pero la audiencia inmediata de televisión no le dio chance. El programa arrancó bajo porque no enganchó la idea. A mí esas cosas me pasan, no es la primera vez. Con 'El hijo de la novia' tuvimos que esperar cinco semanas en los cines españoles hasta que la gente acudió a verla. Sucede con ideas de alto concepto. No puedo vender con una sola frase lo que quisieron decir con 'Vientos de agua'. Pero es que la serie ni siquiera tuvo la oportunidad del boca a boca.

-Entonces, ¿le pareció una decisión acelerada de la cadena?

-No sabía cómo estaba diseñado el negocio de la televisión privada en España. Si llego a saber que con solo tres capítulos podían retirarla no la hago ni en España ni en ningún lugar del mundo. Si no se le da un mínimo de un mes, ¿cómo se puede tomar una decisión así?

-¿Cree que el tema de la serie interesaba al público español?

-Evidentemente no. El pueblo español no quiere oír hablar ni de emigrantes ni de extranjeros.

-Sin embargo, la serie gustó mucho a la crítica y recibió todo tipo de parabienes...

-Así es. Es más, ahora mismo estamos trabajando en Argentina en los últimos capítulos y el aliento que nos llega es gracias al foro de Telecinco. No debemos olvidarnos de que la serie tenía una audiencia de 2,5 millones de telespectadores que, en términos de cine, es lo mismo que obtuvo 'Mar adentro'. El problema es que dependemos de los tres mil aparatitos medidores de la audiencia y si esos tres mil familias no la ven, nada importa que la vean los 40 millones de españoles restantes. Es un sistema perverso porque pocas series tiene un público tan fanático y con tanto fervor.

-El elenco de actores era indiscutible. ¿Está satisfecho de su trabajo?

-Creo que está entre lo mejor que he hecho. Un reparto como el de 'Vientos de agua' no se encuentra en ningún sitio de España. Además se dejaron la piel durante todo un año con jornadas de hasta 16 horas. Es una lástima porque además, del capítulo seis en adelante venía lo mejor.

-¿Cree que hubiera sido mejor entregarla con otro formato distinto al de los capítulos?

-No, en absoluto. De hecho, yo me negué rotundamente a que el primer día se emitieran dos capítulos porque es una serie muy cargada de cosas, es un plato muy fuerte como para darlo dos veces. El primero terminaba con una carga emocional muy fuerte y esa impresión se perdió al comenzar el siguiente de forma seguida.

-¿Quizás era demasiado seria para el 'prime time'?

-Es que trata un tema serio. Yo consumo comedias en televisión, no me creo superior a 'Los Serrano' o 'Aquí no hay quien viva'. El problema surge cuando un sistema de medición de audiencia se convierte en tal que sólo permite eso.

-¿Han cambiado sus relaciones con la cadena desde que se conocieron los índices de audiencia?

-No, siguen siendo buenas. Lo cierto es que con el mismo impulso que la levantaron, decidieron hacerla. Por otra parte, tengo que agradecer a la cadena que haya apostado por esta idea y que la haya pagado completamente antes de su estreno.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba