Televisión local Un pueblo catalán emite una telenovela protagonizada por sus vecinos y producida con 300 euros

Canal N, en la localidad barcelonesa de Navàs, ha realizado su producción amateur, Legado de sangre, con una sola cámara y el trabajo de un operario jubilado y una guionista novata

El dicho popular "Querer es poder" bien podría aplicarse a Navàs, un pequeño pueblo de 5.800 habitantes situado a 100 kilómetros de Barcelona, que acaba de romper moldes en lo que a series de ficción españolas se refiere. Su televisión local, Canal N, acaba de estrenar la telenovela Llegat de Sang (Legado de sangre), primera producción propia realizada en una cadena española por un reparto amateur, 70 vecinos de Navàs, en el que se incluye a la alcadesa de la localidad, María Ángeles Estruch, que da vida a una joyera que sufre un atraco.

Ésta cuenta con 16 capítulos, de 25 minutos de duración cada uno, que han visto la luz tras dos años de trabajo y cuyos gastos se han limitado a algunas llamadas telefónicas y al alquiler de varios disfraces para la trama. En este sentido, Llegat de Sang, que se emite cada sábado a las 13:00 horas, tan sólo ha utilizado, por increíble que parezca, una cámara para el rodaje y un presupuesto de 300 euros (50.000 pesetas).

El proyecto surgió de la cabeza de Joan Bertrán, un operador jubilado, habitante del pueblo, quién más tarde sería el encargado de grabar la serie y montarla. Por su parte, el guión fue escrito por una sola persona, la nativa Mónica Morales, de 25 años de edad, que tiene como currículum un curso de vídeo que llevó a cabo en 3º de B.U.P. La joven todavía no ha perfilado el final de la serie, en el que irá trabajando mientras se emitan los episodios, porque considera que es una buena manera de que la gente de Navàs
no sepa, hasta el último día, cómo acaba todo.

El poder de la sencillez... y de la improvisación

Llegat de Sang ha utilizado los exteriores y decorados del propio pueblo (lugares como el ayuntamiento, la biblioteca, los calabozos de la comisaría de los Mosos d´Esquadra o la ermita de Sant Cugat del Racó) y el atrezzo lo han puesto los vecinos; según Albert Obradors, director de Canal N, "si alguna escena era de una comida o cena, uno traía el vino, otro las croquetas...".

Para el plató se consiguió el permiso de una tienda de muebles de la localidad que, como seguía abierta de manera nomal, vio cómo un día un cliente compraba los muebles que se utilizaban en la serie, por lo que tuvieron que improvisar un cambio de guión para justificar el mobiliario diferente en casa de los protagonistas.

Una historia creíble y una audiencia fiel

La historia de Llegat de Sang narra la vida de una familia propietaria de un canal de televisión. Una ambiciosa viuda es la que dirige la empresa, una abuela de la que sus hijos y nietos quieren librarse para hacerse con el control y el poder. Una telenovela en la que, según Obradors, "no falta ningún ingrediente propio del género: asesinatos, secuestros, bodas de penalti...".

La serie, que se estrenó el pasado sábado y se prolongará hasta Semana Santa, ha despertado un interés inusitado tanto en Navàs como en toda esta comarca catalana, hecho que ha propiciado el interés de otras dos televisiones locales de pueblos cercanos por hacerse con los 16 capítulos. Lo que todavía no saben los responsables de esta producción es si cobrarán por ello o cuál debería ser la cifra solicitada, una evidente muestra del cariz artístico y romántico del que ha sido fruto Llegat de Sang.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba