TiVo Los comienzos de una posible alianza

Además de que AOL tiene un 17 por ciento de TiVo, ambas compañías han comenzado a acercar posturas de negocio

El pasado mes de enero ambas compañías firmaban un acuerdo por el que TiVo sería el suministrador de AOLTV, de manera que los usuarios pudieran acceder a servicios exclusivos del PVR.

TiVo y AOL mantienen buenas relaciones porque siguen los mismos objetivos "hacer que nuestros usuarios vivan de manera más fácil y cómoda” declaró en esos momentos Barry Shuler, director general de AOL. “Esta extensión de nuestras relaciones de marketing nos permitirá trabajar más de cerca con TiVo a fin de redefinir su estrategia de marketing y educar nuestra audiencia sobre su servicio”.

Este acuerdo hizo que las acciones de la compañía creadora del PVR subieran tímidamente. Por eso además de este acuerdo con el principal proveedor de acceso a Internet de Estados Unidos, TiVo también ha estado buscando que su tecnología sea incluida en los descodificadores y aparatos de TV interactiva, como ya ha sucedido con ReplayTV.

Las cifras cantan

De momento las cifras de venta se muestran a favor de TiVo. Al 31 de enero de este año la compañía tenía 154.000 clientes. Las suscripciones llegan a la compañía a un ritmo nunca visto en los últimos 30 años con ningún otro aparato tipo vídeo doméstico, reproductores de CD o PDA, según ha afirmado a la revista Tech TV David Miller, analista de medios. “Suele costar una media de seis años para que un nuevo aparato termine de proliferar. Y los PVR sólo llevan año y medio” ha apuntado este analista. En enero del 2003 se espera llegar a 1.300.000 suscriptores.

Pese a tan buenas cifras y expectativas, la compañía ha tenido que sacrificar a un 23 por ciento de su plantilla para ahorrar unos 11.400 millones de pesetas y evitar de esa manera buscar financiación extra en otros sitios.

Pero los 40.000 millones de pesetas de pérdidas que ha presentado la compañía a buen seguro que le obligarían a buscar un dinero extra. El acuerdo del pasado enero con AOL ya supuso una inyección de 8.000 millones de pesetas a cambio de que TiVo le rebajara el precio de las acciones.

Por eso algunos analistas no dan mucho tiempo de vida a TiVo. Peter Ausnit, analista de mercados tecnológicos para el Deutsche Bank, ha declarado a la CNBC que en un año la empresa desaparecerá de la tierra porque se quedarán sin dinero. Y una manera para poder encontrarlo sería vender sus bases de datos de clientes. Pero habida cuenta de los tiempos que corren, en los que los usuarios cada vez se encuentran más concienciados de qué es lo que sucede con su información personal, no sería una medida muy recomendable. Algunas empresas de Internet, antes de echar el cerrojo intentaron ir por esta vía y no se salvaron del cierre.

Por eso el informe de Forrester Research concluye que “los operadores de cable querrán tener su propio jardín acotado con todas las flores”. Y eso puede que incluya a AOL.

Volver arriba