Entrevista "Los concursantes de OT2 tendrán que ser buenos personajes además de cantantes"

El director del reality show de TVE, Tinet Rubira, nos cuenta cómo van los preparativos de la segunda edición, que se estrena a principios de octubre. El programa se mantendrá fiel a la primera entrega, pero potenciará otros aspectos musicales, a parte de la voz, como la composición y la habilidad instrumental

Vertele.- ¿En qué fase se encuentra el casting de OT 2?

Tinet Rubira.- En su recta final. Ya se ha hecho el casting por toda España y ahora estamos pendientes de la fase final, en la que participarán entre 150 y 200 personas de las 80.000 que se presentaron.

V.- ¿Con qué tipo de gente os habéis encontrado en los castings?

T.R.- Te puedes imaginar que entre 80.000 aspirantes, hay de todo. Desde gente que se apuntó por curiosidad, otra por probar suerte, otros por estar en la cola y hacerse famoso, otros que realmente tienen ganas de triunfar en el mundo de la música...Y otros que, además de ganas, tienen aptitudes. Con 80.000 personas hay más donde escoger, pero también es más difícil porque cuesta más decidirte.

V.- ¿Cómo es el nivel de los aspirantes?

T.R.- El nivel es muy alto, porque en el primer casting, la gente no sabía donde se metía. Tras el resultado de OT1, mucha gente que no se presento al primero está probando suerte en este segundo.

V.- ¿Cuál es el perfil del concursante que estáis buscando en esta segunda edición?

T.R.- No buscamos nada en concreto. Es un error hacer un casting buscando algo en concreto. Uno sale a la calle a buscar y a ver lo que encuentra. La experiencia demuestra que es mejor salir a la búsqueda sin tener un perfil predeterminado en la cabeza. Claro, nosotros tenemos ahora más experiencia al tratarse de una segunda edición. Pero sería un error hacer el casting intentando repetir los patrones de la primera edición. Lo que pretendemos es que salgan 16 concursantes con personalidades distintas.

V.- ¿Serán 16, al igual que en la primera edición?

T.R.- Entre 16 y 18. Todavía no está claro. Eso sí, será mitad chicos, mitad chicas.

V.- ¿Va a haber muchos cambios?

T.R.- El programa no se va a plantear como una renovación de arriba a abajo. Va a ser bastante fiel a la primera etapa. En esencia va a ser lo mismo, vamos a mejorar cosas, pero que la gente no espere que sea totalmente distinto a la primera edición.

V.- Todo el mundo coincide en que OT ha sido un programa “casi” perfecto. ¿En qué se podría mejorar de cara a la segunda entrega?

T.R.- Si hay concursantes que tienen algún tipo de aptitudes como compositores nos gustaría potenciarlo. Si en la primera etapa hemos hecho una escuela de intérpretes, ahora intentaremos que si alguien es instrumentista, pueda tener más facilidades para que toque el instrumento; si alguien tiene facilidad para la composición, le daremos oportunidad de que componga, etc.

V.- ¿Seguirá existiendo “La otra Academia” para que los concursantes eliminados puedan seguir su formación?

T.R.- Eso también se irá viendo en función de cómo responda el público. Si no hay demanda por los que se han ido, no habrá “la otra Academia”. A nosotros nos encantaría que la hubiera, pero está en manos del público.

V.- En otoño regresa “Gran Hermano” a Telecinco y puede que os toque competir con él...

T.R.- Hombre, yo creo que hay espacio para todo el mundo, sería lamentable que nos metieran a todos en el mismo día. Tú puedes ser fan de OT y a la vez de GH, no hay por qué tomar partido, tú puedes seguir OT por unos motivos y GH por otros. Por ejemplo, a mi me gusta mucho seguir GH a través de Crónicas Marcianas, pero nunca veía el programa normal.

V.- ¿Qué opinas de “Popstars”, el reality show musical que ofrece Telecinco este verano?

T.R.- La verdad es que lo veo poco y, además, prefiero no opinar.

V.- ¿Crees que la saturación de los chicos de OT en TV podría restar interés al estreno de la segunda edición?

T.R.- Es normal que se hable de los artistas, que hagan sus bolos, etc. Lo que pasa es que los concursantes de OT están saliendo ahora en todos los canales de TV, no sólo en TVE, con lo cual a la gente le da la sensación de que los ve continuamente. El programa se terminó en marzo, pero como ellos siguen triunfando, da la sensación de que sigue.

Entre TVE y Gestmusic hay un pacto de dejar descansar a la audiencia descansar durante un tiempo para que el público se tome con más ganas la segunda parte. Pero, aunque nuestra voluntad sea esa, como son artistas y están en el mercado, te los encuentras en cualquier canal y en cualquier programa.

V.- ¿Es la voz el primer requisito a la hora de seleccionar a un concursante?

T.R.- OT es, básicamente, un programa de cantantes, eso es lo fundamental. Pero claro, luego se unen muchas cosas, nosotros tenemos que hacer un programa de televisión, con lo cual a parte de cantar, tienen que ser buenos personajes, es decir, alguien que tiene algo que decir, algo que comunicar, que transmita, aunque no sea necesariamente con palabras.

V.- Entonces, podríamos encontrarnos en la segunda edición con un concursante del estilo de Sabina, por poner un ejemplo, que no tiene una gran voz pero sí condición de “artista”?

T.R.- Claro, yo creo que tiene que ser un poco de todo, la gente en los castings te sorprende por algo, o porque tienen buena voz, o porque están seguros de sí mismos, o porque le echan mucho morro... Hay algunos de los que escogimos en la primera edición que su fuerte no era la voz, sino su puesta en escena.

V.- Es cierto, pero después eran los que siempre salían nominados...

T.R.- Bueno, eso lo dejamos en manos del jurado, que es quien sabe lo que luego va a triunfar en el mercado o no. Y vistos los resultados, no se han equivocado. Pero, por poner un ejemplo, Alex no tiene una gran voz, ni cantaba muy bien, pero cuando sale al escenario lo entrega todo, hay unas ganas de gustar, unas ganas de hacerlo bien que suple otras deficiencias. En el casting de OT2, hay gente de este perfil. No tienen una gran voz, pero cuando están allí intentan convencerte, y eso cuenta.

V.- Para terminar, ¿recuerdas alguna anécdota curiosa del casting?

T.R.- Recuerdo que una chica en Sevilla dijo que no quería que le grabasen las cámaras, que “le daba yuyu”, y decías, “¿pero tú sabes a lo que te presentas?”. Otra gente cogía el número y cuando les tocaba cantar decían, “no, no, si yo soy el acompañante”. Venían sólo a mirar, pero habían hecho sus ocho horas de cola y hecho esperar a todos los que venían detrás.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba