Formatos Un concurso en EE.UU. ofrece como premio un millardo de dólares, el más alto en la historia de la TV

La última tendencia en publicidad es que los anunciantes produzcan sus propios programas de TV. Pepsi ha contratado al responsable de Quiere ser millonario para lanzar un concurso que podría convertir a alguien en billonario de la noche a la mañana

¿Quién quiere ser billonario? Pepsi Cola ha llegado a un acuerdo con la cadena de televisión WB para lanzar un concurso que promete dar al ganador, nada más y nada menos, que un millardo (mil millones) de dólares, el premio más alto otorgado por un concurso en la historia de la televisión. Se trata de una ambiciosa operación de marketing con la que la conocida marca de bebidas espera aumentar notablemente sus ventas.

Este arriesgado proyecto es el último ejemplo de una tendencia al alza entre los anunciantes de EE.UU., según informa el diario Media Guardian. Estos parecen estar dándose cuenta de que resulta más eficaz convertir sus productos en programas de televisión que conformarse con comprar un hueco en las pausas comerciales. La marca de bebidas rival de Pepsi, Coca Cola, también es consciente del filón que tienen los programas de televisión después del espaldarazo que supuso para su compañía el acuerdo de patrocinio que mantuvo con el exitoso programa American Idol, versión anglosajona de Operación Triunfo que está arrasando en la cadena Fox.

“Vamos a comenzar a ver muchos proyectos como éste. Hoy día no puedes sobrevivir sólo con un spot de 30 segundos... Si controlas el contenido del programa, puedes desarrollar exactamente el mensaje publicitario que quieres hacer llegar al público”, dice Dave Burwick, responsable de marketing de Pepsi-Cola, en declaraciones al diario USA Today.

Para llevar a cabo este proyecto, la Pepsi ha contratado como productor a Michael Davis, el ejecutivo de la ABC que adaptó a EE.UU. el formato británico de ¿Quieres ser millonario.

Pepsi play por a billion (título provisional del concurso) se lanzará el 1 de mayo con una agresiva campaña televisiva de 20 millones de dólares. A partir de ese día, todos los que deseen participar tendrán que enviar una carta o correo electrónico a la compañía con un código especial que encontrarán en las tapas de las botellas de Pepsi. A diferencia de Quiere ser millonario, en este concurso no se requieren conocimientos culturales y, como cabe suponer, Pepsi se lo pondrá muy difícil a los aspirantes para conseguir el premio final de un billón de dólares (mil millones de dólares).

La producción del programa seleccionará de entre todas las cartas recibidas a 1.000 concursantes. Estos se irán descartando a lo largo del verano hasta quedarse con 10 finalistas que jugarán por un premio de un millón de dólares en un especial que WB emitirá en septiembre. El ganador de este millón de dólares (que ya es suyo) tendrá entonces la oportunidad de ganar un premio extra, el famoso millardo de dólares, en un juego de azar. Aunque no está garantizado que acierte y consiga el millardo de dólares, el concurso está asegurado en caso de que alguien se haga finalmente con el ansiado premio que le convertiría de la noche a la mañana en billonario.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba