Protesta Este es el contenido de la carta

Algunos internautas han enviado una carta a Endemol protestando por la censura española

Muy Señores mios.
En primer lugar felicitarles por la idea de Big Brother, me parece una idea original y muy interesante, y debido a que el origen de dicha idea era la de mostrarnos la vida de varias personas en situaciones diversas y que de dichas situaciones y comportamientos nosotros los espectadores deberiamos seleccinar un ganador segun lo visto en dicho programa. En España, como usted sabe, desde el pasado 18 de marzo tenemos en nuestras pantallas y plataformas digitales, el Gran Hermano 2001.

Lo sigo todo el tiempo que me es posible por la plataforma Via Digital y Quiero TV que lo emite las 24 horas del día en directo. El presentador del programa nos recuerda habitualmente que estamos con "la vida en directo". Nada más alejado de la realidad.

Como ya nos advirtió la presentadora Mercedes Milá en el programa de presentación, al dirigirse a uno de los padres de una concursante. "Aunque se acueste con un chico le aseguro que no lo veremos", dicho y hecho.


Desde sus inicios nos han escamoteado toda escena de contenido problematico, erótico y de todo tipo de situaciones, continuamente nos llevan las cámaras a los lugares donde no hay nadie. Se han permitido el lujo de tenernos más de un cuarto de hora contando los peces de un acuario que al efecto parecen haber colocado en la casa.

¡¡Es indignante!!. Mr Gary Carter yo ví el GH1, he visto el bus y ahora el GH2. Sé cuando me están tomando el pelo y cuando es el programa en sí el que no me interesa. Si ustedes toleran que esto siga así en España serán complices de la productora y la emisora. Le garantizo que en España no estamos viendo un Big Brother.

Esperando tome usted o quien corresponda las medidas oportunas, se despide quedando a su disposición para cualquier aclaración.

Noticias relacionadas


Todo son problemas dentro y fuera de la casa

¿Quién quiere ver la pecera de Gran Hermano?

Todas las noticias y videos del GH

Volver arriba