Humor El diccionario de la telebasura

El "verdadero" significado de las palabras más usadas en televisión. Por ejemplo, "control" es "una sala llena de monitores donde los directores ven lo que pasa en el plató y enloquecen, se ríen, gritan o dan órdenes: ¡Que entre el maricón!"

La periodista valenciana Mariola Cubells, autora del libro "¡Mírame, tonto!", en el que cuenta el lado más oscuro de los llamados "programas basura" después de haber trabajado durante años para diversos espacios de testimonios, termina su obra con su glosario particular del mundo de la televisión:

Atrevido: un joven que dice en directo “pego seis polvos seguidos sin sacarla”.

Azafata: la que tira de la cadena o sitúa a la gorda en primera fila.

Bichos: forma cariñosa de referirnos a los testimonios de los programas.

Camerino: lugar reservado sólo a los que han llegado a algo en este mundo.

Cañero:: un machista que cuenta “yo a mi mujer le doy libertad, le he ampliado la cocina”. Y le dice a la feminista que lo que le hace falta es un buen polvo.

Cara tapada: lo que sirve para que no te reconozcan quienes no te conocen

Cerrar/comprar: “cierra a la maruja si viene con sus dos hijos subnormales”

Cojo: algo demasiado sencillo que no cubre las expectativas y que, por tanto, no subirá la curva del share. Una enana, si sólo es enana, es coja además.

Contraprogramar: disparar un misil. “Hotel Glam” contra “La isla de los famosos”.

Contrato blindado: lo que Ernesto Sáenz de Buruaga o Máximo Pradera firman antes de ponerse a trabajar. O sea, lo que usted no tendrá nunca.

Control: una sala llena de monitores donde los directores ven lo que pasa en el plató y enloquecen, se ríen, gritan o dan órdenes: “Que entre el maricón”.

Coordinador de público: induce los ohs, los ayes, los uf, los ji, ji, los plas, plas.

Corte popular: cutre, vulgar, chabacano, lo que usted no quiere ser.

Curva: en audiencia, lo que si no es ascendente, despídete.

Ficha: resumen con nota de lo que nos importa de cada invitado: pesa 120 kilos.

Fichaje: lo que le sucede a Ernesto Sáenz de Buruaga antes de firmar un contrato blindado. Siempre y cuando Moncloa esté de acuerdo.

Fila Vip: lugar donde se sientan los freaks o los muy guapos o los muy feos.

Flojo: otra forma de decir que la enana sólo es enana.

Freaks: personajes surrealistas que hacen las delicias de cualquier director de zafia televisión que se considere un buen director.

Frivolidades: lo que comen en los caterings los famosos. Lo que dicen los anónimos o los famosos cuando se sientan en el sofá.

Lumpen: ese lugar turbio al que ninguno de nosotros pertenecemos pero al que siempre acudimos en busca de carne fresca.

Marujas: requisito imprescindible para que la televisión sea democrática .

Marus: la forma cariñosa de llamar a las anteriores.

Minuto a minuto: revisión de cada instante y, si estás por debajo, a la puta calle.

Paquete: de plató en plató. Dices que te has tirado, o no, al ex de la ex de aquella cantante de antaño y te arreglo tres programas y me haces un descuento.

Perfil: lo que es un personaje: “Maruja supercañera y menopaúsica que no se ha comido un rosco en la vida”.

Polemista: el que opina, desaforadamente, de lo más banal.

Populistas: lo más de lo más, junto a las marus.

Rótulo: “Cuando estoy con una chica me salen ronchas”, para un joven gay.

Sala de espera: lugar de la tele donde los anónimos aguardan su turno.

Sala Vip: lugar de la tele donde esperan los famosos. A veces los anónimos, si suben un peldaño en el escalafón, pueden ocupar su sitio en ella.

Sesudo: todo lo que no sirve para la mala televisión.

Sofres: el delirio.

Testimonio: “Yo hablo con el cordero de Dios”, dice nuestro principal invitado.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba