Crisis en la BBC También dimite el periodista responsable de las informaciones sobre Irak

La renuncia de Andrew Gilligan se ha producido después de la del presidente, Gavyn Davies, y el director general de la BBC, Greg Dyke, respectivamente.

El juez Hutton consideró "infundadas" las alegaciones lanzadas por Gilligan el 29 de mayo de 2003, cuando acusó al Ejecutivo británico de "inflar" las pruebas contra Irak para justificar la guerra.

Para ello, el periodista se había basado en conversaciones con David Kelly, experto en armas del Ministerio de Defensa, que se suicidó el 17 de julio tras divulgarse que fue la fuente de la controvertida noticia divulgada en el programa "Today" de Radio 4.

En un comunicado, el periodista ha admitido que parte de la información que había transmitido era errónea y dijo que, "de nuevo, me disculpo por ello".

"Mi marcha se debe a mi propia iniciativa. Pero la BBC, en su conjunto, ha sido la víctima de una grave injusticia", ha apuntado Andrew Gilligan.

En un breve comunicado, la BBC ha confirmado que "Andrew Gilligan ha dimitido y este es un momento difícil para él".

Blair: "No comment"

Por su parte, un portavoz del primer ministro británico, Tony Blair, no ha querido comentar la renuncia del periodista.

El informe Hutton ha causado una conmoción en la British Broadcasting Corporation (BBC), posiblemente el medio de comunicación más respetado del mundo.

Durante ocho meses, la BBC defendió la información de Gilligan, en un duro pulso contra el Gobierno de Blair, que en todo momento negó haber "inflado" las pruebas contra Irak en un polémico dossier sobre la amenaza del régimen de Sadam Husein, publicado en septiembre de 2002.

Al final, las conclusiones del juez Hutton han causado la dimisión del equipo directivo de la BBC y del responsable directo de la noticia, entre el malestar de gran parte de los trabajadores de la cadena de televisión, que creen que el informe del magistrado fue sesgado.

El sindicato británico de periodistas ha convocado una manifestación en defensa de la independencia de la BBC y en protesta contra la dimisión de sus dos principales responsables.

El nuevo equipo directivo en funciones de la cadena pública se ha disculpado de forma "incondicional" ante el Gobierno de Blair, como éste le exigió durante meses.

El nuevo director general de la BBC, Mark Byford, ha ordenado una investigación interna para determinar qué errores se cometieron en relación al caso.

Sin embargo, la imagen pública del Gobierno ha resultado casi tan perjudicada como la de la BBC, según varios sondeos de opinión publicados por la prensa de este país, que señalan que los británicos creen que el informe Hutton ha sido demasiado favorable a Blair.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba