Conflicto Los empleados de Univisión culpan a Villalonga por la ola de despidos

Los trabajadores acusan al consejero delegado de la primera televisión en español de EEUU de invertir demasiado en la adquisición de otras compañías

La primera cadena de televisión en español de Estados Unidos, Univisión, se encuentra en un momento de conflicto. Por un lado, la empresa trata de expandirse invirtiendo en la compra de otras compañías, y por otro, los trabajadores se rebelan contra Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica y actual consejero de la citada emisora, y le culpan de las recientes oleadas de despidos.

El diario ABC afirma que Univisión anunció esta semana la firma de un acuerdo con Radio Cadena Nacional de Colombia y Radio Caracas Televisión de Venezuela, que le proporcionan una gran cantidad de horas de programas en español. Asimismo la cadena mantiene su alianza con Televisa y Venevisión.

El efecto Villalonga

Parece ser que desde que el conocido empresario es consejero de Univisión, la cadena se ha lanzado a la compra de emisoras locales. En Puerto Rico ha adquirido dos por 3600 millones de pesetas, con una audiencia de más de un millón de espectadores. Sin embargo, la mejor operación fue la de comprar USA Broadcasting, por 225.000 millones de pesetas, lo que supuso el control de otras 13 cadenas locales.

Paralelamente a esta fructífera expansión, medio centenar de trabajadores han sido despedidos en los centros de Nueva York, Los Ángeles y Miami, y hace una semana se sumó otra oleada de despidos en esta última ciudad, que es donde la cadena tiene su sede central.

Paradójicamente Univisión anunció el pasado martes sus planes de sacar una segunda cadena televisión –con inversiones de unos 1.800 millones de pesetas-, el próximo mes de enero, aunque todavía se desconoce el nombre.





Noticias relacionadas:
- Villalonga podría ser el próximo presidente de Univisión
- Univisión lanza un nuevo canal para el público hispano en Estados Unidos
- Las telenovelas, reinas de las TV hispanas en EEUU

Volver arriba