Entrevista Vertele.com "No soy el enemigo íntimo de Jorge Javier Vázquez"

"No soy el enemigo íntimo de Jorge Javier Vázquez"
"No soy el enemigo íntimo de Jorge Javier Vázquez"

"Es como si fuéramos Massa y Alonso. Y él sería Alonso". Santi Acosta, conductor de "Enemigos íntimos", hace balance con Vertele.com de los nueve meses del programa y nos habla del presunto enfrentamiento de las productoras de Telecinco, Mandarina y La Fábrica, entre otros asuntos

Santi Acosta presenta todos los miércoles en el late night de Telecinco Enemigos íntimos. Ayer el programa de Mandarina (¡Qué tiempo tan feliz!) lideró la audiencia con uno de sus mejores registros (21.3% y 1.180.000), gracias a la entrevista a Cristel Carrisi (hija de Albano y hermana de la desaparecida Ylenia), entre otros contenidos.

El periodista también dirige desde hace un año el magacín Madrid Directo, que se emite cada tarde en la autonómica madrileña. Santi Acosta ha hablado con Vertele.com sobre su labor en estos dos programas, así como del enfrentamiento que Enemigos íntimos ha tenido en los últimos meses con Sálvame y su productora, La Fábrica de la Tele.

"Nunca me he sentido enemigo de Sálvame ni de la productora", dice Acosta. "Jorge Javier es un gran profesional. Dentro de la cadena, es como si fuéramos Massa y Alonso… y él sería Alonso", apunta haciendo un símil con la Fórmula 1.

TITULARES DE SANTI ACOSTA

- "La retroalimentación en Telecinco es fundamental"

- "Nunca me he sentido enemigo de Sálvame ni de su productora"

- "No soy el enemigo íntimo de Jorge Javier"

- "Aída es la colaboradora más difícil"

- "Cuando estás fuera del circuito tienes miedo de no volver a entrar"

- "Las críticas hacia Pilar Rubio son injustas"

Lleva siete meses al frente de Enemigos íntimos, ¿cuál es la clave para haberse mantenido con notable audiencia durante este tiempo?

Creo que son varios, por un lado, los personajes y temas que abordamos y, por otro, los colaboradores, que son caras frescas. Además, una de las virtudes de Enemigos íntimos es que se adelanta a la actualidad y proveemos de temas al resto de la cadena, ya que la retroalimentación en Telecinco es fundamental.

Además de retroalimentación, hace unos meses hubo enfrentamiento entre Enemigos íntimos y Sálvame, ¿ha terminado ya esa guerra de productoras?

Yo no lo viví como una lucha de productoras, sino como una competencia entre programas por conseguir audiencia. Nunca me he sentido enemigo de Sálvame ni de la productora. Me parecen grandísimos profesionales y lo demuestran cada día haciendo unas audiencias estratosféricas que todos queremos para nosotros.

Hubo algún pique entre colaboradores, pero fue algo muy bien resuelto por todos y bien llevado. Además, Jorge Javier es un gran profesional.

¿Ese pique llegó al terreno personal entre Jorge Javier y usted?

No, no.

Se mandaban saludos que no sé si eran auténticos o, por el contrario, estaban envenenados de ironía…

Eran saludos auténticos. Dentro de la cadena, es como si fuéramos Massa y Alonso… y él sería Alonso (risas). Hay competencia por ser los primeros en abordar determinados asuntos, pero nada más.

¿No es el enemigo íntimo de Jorge Javier?

No, en absoluto. Todo lo contrario.

¿Han hablado de esto en los pasillos?

Sí, nos saludamos cuando nos encontramos. No hay nada personal.

Entonces, ¿se podría decir que han firmado la paz?

Nunca hemos estado en guerra.

Los colaboradores de Sálvame acusaban a Enemigos íntimos de haber organizado una campaña contra ellos, ¿qué opina?

Nunca hemos intentado meternos con ellos. Simplemente, los temas en los que se han visto envueltos ellos se han abordado con naturalidad y la libertad que siempre da Telecinco. Si algo bueno tiene esta cadena es que se puede hablar de todo, que eso es de agradecer.

En concreto, Belén Esteban dijo que Enemigos íntimos le atacaba más que los programas de otras cadenas…

Los programas de otras cadenas abordan menos el tema Belén Esteban porque sería alimentar la audiencia de Telecinco. Lo que hemos hecho ha sido tratar los temas con respeto, pero cuando Belén es actualidad, hay que hablar de ella y hay que traer a la gente que está implicada, los que están a favor y los que están en contra.

Una de las enemigas de Belén y una de las colaboradoras más polémicas de Enemigos es Beatriz Trapote, ¿va a volver al programa?

Creo que está de vuelta pero no sé cuál es su situación. Yo en Telecinco estoy las cuatro horas del programa y el resto del tiempo estoy en Madrid Directo. De todos modos, la última vez que participó en el programa fue en diciembre.

¿Es difícil poner orden entre todos los colaboradores que participan en Enemigos?

Sí, porque todos quieren hablar y son muchos. Hace falta paciencia y también imponer un poco de autoridad para que no se vuelva un guirigay. Cada vez que consigo que hable uno solo me pongo una medalla (risas).

¿Quién es el más indomable?

Quieres ponerme en un compromiso y que el miércoles me apedreen… (Risas). Todos son fáciles, pero la más complicada es Aída Nízar, sin duda, pero al final se deja.

Aída ha protagonizado algunos de los momentos más llamativos del programa pero, ¿cuál es el momento más tenso que ha vivido usted en televisión?

El más difícil fue el desmayo de Consuelo Alcalá en Dolce Vita, porque no sabía lo que pasaba ni hasta qué punto iba a llegar. El enfrentamiento de las nietas de Impero Argentina también fue complicado.

Como presentador ha presenciado momentos casi míticos en televisión, como cuando se enfrentaron Julián Muñoz y Jesús Gil en Salsa Rosa, un cara a cara que permitió iniciar la investigación del Caso Malaya, ¿cómo lo recuerda?

Nosotros no sabíamos la magnitud que iba a tomar ese asunto. Se acusaron de ser corruptos y sabíamos que la Fiscalía tenía que iniciar una investigación después de lo que se dijeron. Fue brutal.

También se apuntaron un tanto cuando consiguieron que el padre de Letizia Ortiz entrara en directo por teléfono, aunque desde entonces no ha vuelto a hablar en televisión…

(Risas) No sé si se arrepintió de entrar, pero le tratamos muy bien.

Después de Salsa Rosa y Dolce Vita ha estado unos años alejado de la televisión, ¿temía que se olvidaran de usted una vez que ya no está en la primera línea de la televisión?

Cuando estás fuera del circuito tienes miedo de no volver a entrar. Ese momento es muy duro. La carrera del presentador sólo dura unos años. Es muy difícil llegar a ser una Mercedes Milá, una Campos o una Ana Rosa. Yo estoy encantado en Telecinco, pero me da la sensación de que es muy difícil llegar a esa división.

Los presentadores sois la cabeza visible de los programas para bien y para mal, ¿qué le parecieron las críticas a Pilar Rubio?, ¿se han cebado demasiado con ella?

Yo creo que sí, es injusto. Ni mucho menos tiene la culpa de que OT no haya tenido el éxito de otras ediciones. Era el blanco fácil para los críticos, pero me parece que no tiene ninguna culpa.

Usted dirige cada tarde Madrid Directo, en Telemadrid, ¿cómo está viviendo esta experiencia al otro lado de la cámara?

Se vive con más responsabilidad. Llevo un año dirigiéndolo y la verdad es que hemos mejorado la audiencia. La tarde de Telemadrid está reflotando. Hacía 33 meses que no conseguíamos la audiencia que hemos hecho este enero.

Compiten contra Sálvame, ¿con qué recursos se puede hacer frente al corazón?

Sálvame funciona como un tiro y nosotros estamos luchando por el segundo puesto junto con TVE. Buscamos a la gente que no quiere corazón en ese momento. Damos información muy pegada a la gente de Madrid.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba