TV Internacional Los "espacios de zapping" inundan la televisión argentina

Al igual que en nuestro país, los programas que muestran imágenes curiosas o errores de otros espacios televisivos copan durante los últimos años las parrillas de la TV ché

La idea original era novedosa: reírse de la televisión desde la televisión misma. Acostumbrada a reflejar y analizar hechos externos, había llegado el momento de volver la vista hacia sí misma. Ahora la tele sería un medio y un fin en sí misma. Tanto en nuestro país como en Argentina, los denominados espacios de zapping han copado las parrillas de todas las cadenas durante las últimas temporadas, tanto por su bajo coste de producción como por sus aceptables registros de audiencia. "Comodines" en muchos casos en los que "falla" la programación habitual, actualmente encontramos a La batidora en Antena 3, Visto y no visto en Telecinco, Zap, zap, zapping en Canal Plus, Licencia para mirar en Telemadrid o Gazapping en Canal Sur, entre otros.

En Argentina, el programa pionero se llamaba Perdona nuestros pecados, "un informativo en clave de humor conducido por un veterano presentador sin miedo al ridículo (Raúl Portal) y una joven desconocida (Federica País) pero atractiva y de generosa sonrisa, justo lo que se necesitaba para tomarse a broma los errores involuntarios que cometían los "serios" profesionales del medio y que este programa (PNP) se encargaba de mostrar. Con un minucioso trabajo de búsqueda de imágenes de todo lo que sucedía en pantalla, el programa fue un éxito.

Y como todo éxito, éste marcó el camino para sus sucesores. El siguiente, Televisión registrada, mantiene actualmente dos emisiones semanales en el prime time de la cadena América, (la cuarta en audiencia), en la que es generalmente lo más visto. "El primer y único informativo de la televisión argentina", según lo presenta el dúo masculino de conductores, no sólo enseña los errores televisivos sino que muestra informes especiales sobre polémicas que se hayan visto por la tele y, apoyándose en el abultado archivo, logran recalcar las contradicciones de la mayoría de los personajes públicos del país.

Siguiendo el camino y con la crisis económica de por medio, estos productos han resultado ser una solución buena y barata. Poco después, han surgido variaciones de la idea madre: Indomables (América) y Yo amo a la TV (Canal 7) debaten con invitados sobre lo que pasa en la pantalla; Vale la pena (Telefe), Recuerdos en común (Canal 9) y Rescate emotivo (Canal 13) echan un vistazo al pasado televisivo. Finalmente, el menú del autoservicio mediático se completa con programas de tomas falsas: De lo nuestro lo peor en Canal 13 y "Nosotros también nos equivocamos" en Telefé.

Pensada como una ventana hacia el mundo, la televisión argentina de estos días bajó las persianas y se dedica a hablar con su imagen reflejada en el espejo.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba