Confidencial Lo que le espera a TVE tras el 14 de marzo

Desde hace semanas una parálisis absoluta atenaza a RTVE. ¿Qué pasara después de las elecciones? ¿Por dónde pueden ir los tiros?

Vivimos en el mundo del rumor y de las suposiciones. En TVE ya hay zafarrancho de combate y parálisis absoluta, aunque nadie sabe nada. Por no saber, nadie es capaz de asegurar si ganará el Partido Popular con mayoría absoluta, lo que daría algunas pistas claras sobre por dó nde pueden ir los tiros. Si gana el candidato y obtiene más de 175 diputados, empezará la era Rajoy en TVE. Los que conocen bien al que puede ser nuevo Presidente del Gobierno aseguran que marcará distancias con José María Aznar y que su forma de ver las cosas impregnará todos los actos de Gobierno. Y que su estilo también llegará a Televisión Española.

En el caso de que el PP no consiga mayoría absoluta, los interrogantes se multiplican. ¿Pactará el PP nuevamente con Convergencia i Unió? ¿Qué altísimo precio le reclamarán los catalanes para hacer gobernable el país? ¿Volverá a tener un papel clave el incombustible Jordi Bosch en TVE, nombrado en la época Candau y que ha sido mantenido por todos los Directores Generales del PP de TVE?

Pero vamos a la primera hipótesis. ¿Qué pasará si gana el PP con mayoría absoluta? En este caso todo el mundo da por hecho de que se producirá el relevo de José Antonio Sánchez como Director General de RTVE y, con él, el nombramiento de un nuevo Director de TVE. Pero, ¿por dónde podrían ir los tiros si las cosas se producen de esta manera?

El enigma Rajoy

El mundo de la televisión ha devorado con avidez el reportaje periodístico que el diario “El País” dedicó a Mariano Rajoy en su suplemento en color del domingo. Contenía algunas claves interesantes que vamos a desgranar. Aseguraba el diario de Polanco que Rajoy tenía pocos y buenos amigos, casi todos ellos profesionales, gallegos, y de viejos tiempos. “Al margen de su familia –afirmaba el “colorín” de “El País”- no tiene una inflación de amigos que puedan traicionar su intimidad. Y ninguno en la cúpula del PP. No son más de media docena los que poseen el teléfono de su casa en una discretísima urbanización en Aravaca, a las afueras de Madrid”. Y seguía: “El resto de su pandilla pontevedresa, el núcleo duro de su intimidad –una mezcla de profesionales y políticos de segundo nivel–, apenas se clarea. Opiniones extendidas y poco comprometidas: “Es listo y buena persona”. “Es un sentimental”. “Es un cachondo”. “Se puede tirar cantando hasta la madrugada”.

Pero el reportaje apuntaba un dato más: "Mariano Rajoy no tiene camarillas": "¿Se puede llegar a presidente del Gobierno sin proponérselo? Según Mariano Rajoy, sí. La leyenda que se ha ido tejiendo en torno a él muestra a un brillante profesional que lo alcanzó todo en política sin buscarlo, sin poner zancadillas. Un número uno al Congreso recalca: “Sin tener una camarilla, como Rato, que siempre ha colocado a los suyos; sin tener una familia política, como Mayor con los democristianos, o un clan territorial, como Arenas, con los andaluces siempre a cuestas. Rajoy es integrador, y para Aznar eso era básico”.

¿Será "integrador" en televisión?.

Entre los nombres que citaba el rotativo como amigos suyos, destaquemos a dos, para ver la heterodoxía del candidato: José Manuel Lorenzo, hasta hace poco Director General de Canal +, y Ángel Peláez, realizador, ambos de Pontevedra.

Ángel Peláez

Ángel Peláez es un realizador de toda la vida de Televisión Española. Amigo íntimo y personal, por ejemplo, del que fue Director General de Radiotelevisión Española Jordi García Candau, con el que ha compartido mil batallas. Peláez es un “rojo” en el entorno de Mariano Rajoy. Leíamos en el reportaje: “Cuando vamos en barco se trae sus tortillas”. “Se le cae la baba con el niño”. Ángel Peláez, un realizador de televisión de Pontevedra con el que compartió viajes al Caribe en Nochevieja, se reconoce el único amigo de izquierdas del candidato: “Me toman el pelo, dicen que soy de una especie en extinción. Pero no vaya a creer que es de esa derechona tipo Aznar. Mariano es de derechas, pero dialogante. Él nunca nos hubiera metido en una guerra como la de Irak”.

Anoten este nombre. No tendrá cargos en la futura estructura de RTVE, pero es un hombre de confianza, un amigo de toda la vida, un consejero en la sombra. Alguien a tener en cuenta si Mariano Rajoy gana las elecciones.

José Manuel Lorenzo

Otro de los profesionales de televisión que tiene una estrecha relación con Mariano Rajoy es José Manuel Lorenzo. Así se le citaba en el reportaje: “Su amigo José Manuel Lorenzo, ex director general de Antena 3 y de Canal +, opina: “Aunque parezca que no se inmuta, tiene su punto tierno y humano; yo creo que es un sentimental con un gran equilibrio mental. Se coloca su máscara y no tienes ni idea de lo que le ronda el cerebro. Es una persona muy normal, pero muy singular. Detrás de su aparente indolencia hay una cabeza muy política que no para de dar vueltas sin que se le note”.

Ya hace dos meses que su nombre suena en los mentideros de la política como futuro Director General de RTVE. Sorprendió su precipitada salida de Canal +. Nadie se lo esperaba. Sus diferencias con Javier Díez de Polanco eran conocidas, pero ambos habían toreado de salón para que la sangre no llegara al río. Al final, con las últimas semanas del año 2003, llegó la ruptura. Una salida versallesca, plagada de elogios, pero no por ello menos comentada en el mundo de la televisión. ¿Por qué abandonaba Lorenzo Canal + precisamente unos meses antes de las elecciones generales? ¿Pura casualidad o cálculo milimétricamente medido?

José Manuel Lorenzo ha desmentido que vaya a recalar, tras las elecciones, en la Dirección General de RTVE. Lo ha hecho con la boca pequeña, a preguntas de los que habían oído el rumor insistente, que han pregonado incluso altos cargos del Partido Popular. En círculos íntimos asegura que estaba cansado del mundo PRISA y que ha sido tentado por otras aventuras empresariales privadas. Algunos le sitúan a la cabeza de un nuevo grupo Zeta por su cercanía con el delfín de Antonio Asensio, su jovencísimo hijo.

En cualquier caso, tampoco olviden este nombre. Amigo personal de Rajoy. Hombre de larga trayectoria en el mundo de la televisión, curtido en todas las batallas, alto ejecutivo de todas las empresas públicas y privadas del audiovisual de este país. Todo un récord. Si prospera su nombre, habrá polémica. Su cercanía a algunas productoras audiovisuales (como Boomerang) y su buena relación con hombres clave del sector televisivo como Pedro Pérez, Enrique Cerezo, Jorge Sánchez Gallo, o Eduardo Campoy darán mucho que hablar.

Grandes decisiones para después de los comicios

En cualquier caso, lo que deberá asumir el nuevo Director General de RTVE no es un plato de buen gusto. Le tocará aplicar la gran reforma laboral que acaba de pactarse en el Convenio Colectivo que acaba de firmarse, con una notable reducción de categorías laborales, de 146 a 55. Pero esta reforma va de la mano de un nuevo Expediente de Regulación de Empleo que, fuentes cercanas a la SEPI, sitúan en la mitad de la plantilla del conjunto de empresas del Ente Público.

La otra asignatura pendiente es la contención de la pérdida de audiencia. En los últimos meses La Primera de TVE ha sufrido una auténtica sangría de espectadores que le han hecho llegar a sus mínimos históricos de audiencia. Al nuevo Director General le tocará suturar la herida y encontrar, si la hay, una solución para este "roto".

La financiación

Si se hace caso de las indicaciones de la Comisión Europea, RTVE debe afrontar de una vez por todas su reconversión global: contener la deuda, eliminar definitivamente el déficit y plantearse seriamente la financiación. Algunas voces dentro del PP aseguran que puede plantearse la privatización de La Primera de TVE y que, en cualquier caso, se acabaron los “paños calientes” para los problemas económicos de la televisión.

Otras voces apuntan que las buenas intenciones se quedan en política ficción. Mariano Rajoy pretende estar ocho años en el poder, ocho. Y no puede afrontar una nueva cita electoral, dentro de cuatro años, con una televisión pública de Estado mermada, con lo cual cualquier reforma la dejará para dentro de cinco años, a partir del 2008.

De momento, esto es lo que hay.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba