Ayer La expedición de Al filo al Makalu regresa a Madrid “desolada por el trágico final”

Sus componentes se encuentran bien de salud, aunque visiblemente desmejorados. Los 6 sherpas, 4 tripulantes y los 700 kilos de material que viajaban en el helicóptero accidentado continúan desaparecidos

A pesar de la llegada del monzón, la situación política por la que atraviesa Pakistán, que han hecho imposible la culminación del Makalu por el Pilar Oeste, y el trágico desenlace del helicóptero desaparecido con 6 sherpas de la expedición y 4 tripulantes, el director de Al Filo de lo Imposible, Sebastián Álvaro que llegaba ayer por la mañana, junto a todo el equipo, al Aeropuerto de Barajas, asegura que la expedición al Makalu 2002 “es difícilmente mejorable”.

“Ha sido una gran experiencia en lo personal y en lo profesional, aunque este final que nos ha pasado rozando nos deja tristes y desolados; quizá un poco vacíos” señala el director de Al filo.

Sebastián Álvaro considera que ha sido una expedición magnífica en el aspecto deportivo, ya que han luchado contra un constante mal tiempo para intentar culminar y filmar una montaña que lleva inescalada 11 años por su Pilar Oeste, el de más difícil ascenso, y también ha sido una magnifica experiencia en el aspecto profesional por la calidad y espectacularidad de imágenes filmadas en esta expedición, que servirán de soporte para uno de los capítulos de la próxima temporada de Al Filo en TVE.

Continúa la búsqueda del helicóptero

La expedición, que tuvo que abandonar su intento de escalada al Makalu, debido a las constantes tormentas de piedras y nieve, los aludes, la inminente llegada del monzón y la imposibilidad de renovar los permisos para permanecer en la montaña, negados por el gobierno nepalí, unido a la grave situación política que atraviesa Pakistán, consiguieron salir el pasado 31 de mayo en un helicóptero.

Este aparato, que regresó para recoger a los 6 sherpas y los 700 kilos de material de la expedición continúa, tras cinco días de búsqueda, desaparecido con todos ellos junto a 4 tripulantes que viajaban en el helicóptero, debido a las pésimas condiciones meteorológicas reinantes en la zona. Sebastián Álvaro apunta las dificultades para encontrar los restos de este helicóptero a pesar de que “se ha acotado y definido la zona de búsqueda”.

La expedición de Al Filo llegó a Katmandú el pasado 22 de marzo y comenzaron la marcha de aproximación dos días más tarde. El 11 de abril instalaron el Campo Base, al día siguiente el Campo1, y el 19 de abril el Campo 2. Posteriormente llegaron al Campo 3, el día 12 de mayo, tras soportar temperaturas de 30 grados bajo cero y el pasado 31 de mayo decidieron partir y abandonar este intento.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba