Prime time El fenómeno "Manolito" aterriza en Antena 3

Tras su paso por la literatura, el cine y el teatro, el personaje de Elvira Lindo, Manolito Gafotas, llega a la pequeña pantalla. Antonio Mercero regresa a televisión para mostrar la vida cotidiana a través de los ojos de un travieso niño de Carabanchel

Antena 3 estrena esta noche la serie Manolito Gafotas, basada en la colección de novelas de Elvira Lindo. Supone el regreso a la televisión de Antonio Mercero, quien dirige esta producción de humor para toda la familia, y el debut en televisión de la productora Filmax, responsable de la versión cinematográfica. Cada capítulo de Manolito Gafotas cuenta con un presupuesto de 70 millones de las antiguas pesetas.

La nueva serie de Antena 3 peleará por el prime time dominical con la duodécima temporada de 7 vidas en Telecinco, que también arranca hoy, y con La película de la semana en TVE-1, que hoy ha programado "Dragones y mazmorras".

¿Cuándo nació “Manolito”?

Aunque el personaje de Manolito sólo tiene ocho años de edad, nació en los guiones que Elvira Lindo escribía para la radio. El personaje fue creciendo hasta que en 1994 se convirtió en novela, la primera de una serie de siete libros de cuentos que han arrasado en ventas, tanto en España como en el extranjero. Después se trasladó al cine y ahora, llega a televisión, producida por Filmax.

Después de varios años alejado de la televisión, Antonio Mercero regresa a la pequeña pantalla para dirigir “Manolito Gafotas” avalado por el éxito de series como “Verano azul”, “Turno de oficio” y “Farmacia de guardia”. Mercero lleva a la televisión el mundo de Manolito (Christopher Torres), y su familia: compuesta por su madre (un ama de casa encarnada por Adriana Ozores), su padre (camionero de profesión interpretado por Aitor Mazo), el abuelo (Antonio Gamero) y el Imbécil (su hermano pequeño). A través de ellos, Manolito va descifrando el misterioso y complejo mundo adulto que le rodea.

La vida de Manolito transcurre en diferentes escenarios, como el colegio Diego Velázquez y su barrio, Carabanchel (Alto). En el recinto escolar compartirá aventuras con su no menos peculiar pandilla: el Orejones López, Yihad y Susana Bragas-sucias. También desquiciará a su maestra, sita Asunción, y a la psicóloga del colegio, la sita Espe. Así, a través de un variadísimo panorama de personajes, la serie habla de la vida cotidiana y sus avatares.

Capítulo 1: “La noche de los magos”

Manolito escribe la carta a los Reyes Magos en compañía de su abuelo. Mientras, Luisa informa de que Carabanchel (Alto) va a recibir una visita muy importante: el alcalde de Madrid y todos deben dar la talla.

Es una oportunidad única para pedirle “enchufe” para los pisos de protección oficial que se van a construir en la antigua cárcel. Para ello se propone un reto: conseguirá que el alcalde no vea a los niños del barrio como son, sino como deberían ser. Comienza los preparativos para la recepción en la que los chicos se disfrazarán de seres vivientes del Belén.

Por otro lado, los supermercados del barrio también colaboran con la selección de los tres reyes magos para el acto homenaje en el Centro Cívico. Nicolás y Faustino no dudan en presentarse para conseguir los
premios en metálico.

Los personajes

El núcleo familiar de Manolito lo integran sus padres, el abuelo y su hermano pequeño, ‘el Imbécil’. Junto a ellos, aparecen personajes como la vecina y su marido, el abuelo de su amigo Yihad, la madre del Orejones o sus dos profesoras, a los que el protagonista de la serie irá describiendo desde su particular punto de vista y a los que les tocará sufrir a Manolito y sus amigos.

Manolito en la literatura

“El verano se acaba y Manolito debe volver al colegio” es el título de la primera novela, escrita de forma autobiográfica, que Elvira Lindo publicó basada en este personaje. Por aquel entonces, “Manolito Gafotas” era sólo la primera de una serie de títulos basados en este travieso niño de Carabanchel, pero, ya entonces, fue clasificada en el informe anual (The White Revens) de la Biblioteca Internacional de Munich como uno de lo mejores libros del año de la literatura juvenil.

“Pobre Manolito“,en 1995, “¡Cómo molo!” en 1996, “Los trapos sucios” en 1997, “Manolito on the road” en 1998, “Yo y el Imbécil” en 1999, “Manolito tiene un secreto” (2002) y “Todo Manolito” en 2000 (una recopilación de los seis primeros títulos) completaron esta serie de libros que se han convertido en best seller. “Manolito Gafotas” ha alcanzado hasta la fecha unas ventas superiores a los 2.000.000 de ejemplares sólo en España. Los libros han sido traducidos al euskera, valenciano y gallego y a un total de 17 lenguas (Alemania, Argentina, Brasil, Chile, Corea, Dinamarca, Estonia, Francia, Grecia, Holanda, Italia, Japón, Polonia, Portugal, Puerto Rico y Turquía). En 1998 recibió el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil.

Manolito en el cine y teatro

Las aventuras de “Manolito” se convirtieron en película en 1999 de la mano de Miguel Albadalejo. En la gran pantalla, Manolito es un chaval que está condenado, como todos los veranos, a pasar las vacaciones estivales en su piso de Carabanchel Alto con su madre, su abuelo y su hermano pequeño. Protagonizada por David Sánchez del Rey, Adriana Ozores y Roberto Álvarez, la cinta ganó en 2000 la Deutsches Kinderhilfwerk Special Mention a la Best Feature Film en la Berlin International Film Festival. Ese mismo año, la película fue nominada a los Premios Goya en la categoría de Mejor Guión Adaptado.

Asimismo, la compañía vasca Ados Teatroa interpretó la versión teatral de Manolito Gafotas.

Elvira Lindo habla de “Manolito”

“Hay veces que crear un personaje cuesta mucho trabajo; uno ha de darle una edad, una ciudad, unos deseos, una historia que habitar; hay ocasiones, en cambio, en las que parece que el personaje existiera antes de que uno se decidiera a dibujarlo. Esa es mi relación con Manolito. Parece que hubiera estado esperando en un banco del parque del Ahorcado a que alguien llegara para pillarle por banda y contarle su vida, la de sus amigos, la de su vecina la Luisa.

Yo le escucho desde hace mucho tiempo, con esa voz que yo inventé para él en la radio, cuando nació como personaje hace ya unos años. Ha crecido de tal forma su personalidad que cuando oigo alguna grabación antigua no tengo la impresión de ser yo interpretando a un niño, sino de estar escuchando a un chaval de carne y hueso. Y esa voz de Manolito me acompañó a la hora de escribir sus aventuras.

A veces me parecía como si él me fuera dictando. Nada hay de premeditado en las correrías de Manolito por su barrio, yo soy la primera sorprendida: por ejemplo, no puedo hacer nada por evitar que se junte con Yihad, el chulito del colegio, me gustaría decirle que no jugara con él porque siempre sale perdiendo o que le plantara cara de una vez por todas, pero lo que Manolito siente por ese pequeño macarra es miedo y admiración; tampoco puedo evitar que llame a su hermanito el Imbécil, además, con el tiempo, ese mote se está convirtiendo en un apelativo cariñoso; me gustaría avisarle antes de que se la cargue con su madre, pero no tengo que meterme en su vida, ni darle lecciones morales, ni avisarle de lo que está bien dicho o mal dicho, que lo haga su sita Asunción. Yo sólo puedo asistir, sin opinar, a su conocimiento del mundo.

Siguiendo sus pasos, escribiendo Manolito Gafotas, me he reído muchas veces -seguro que Manolito se mosquearía si lo supiera, los niños tienen mucho sentido del ridículo- porque este niño tiene una mezcla de ingenuidad, lenguaje técnico traído por los pelos y sabiduría, que a mí me hace mucha gracia.

Querría que los chavales que leen este libro se sintieran identificados con mi héroe, un héroe sin poderes sobrenaturales, un héroe que no es ni el más listo, ni el más fuerte, que no es un líder. Lo que sí tiene es conversación, sentido del humor y ganas de conocer su inmenso mundo, un barrio llamado Carabanchel. Creo que es lo que uno desea en un compañero de viaje, también estoy segura de otra cosa, decía antes que Manolito existía antes de existir en este libro, que estaba esperando a que alguien fuera a descubrirle: ese descubrimiento sólo podía hacerlo yo porque Manolito se parece mucho a alguien que yo fui hace algunos años y que sigo siendo hoy a ratos, cuando me dejan”.

Otros autores opinan sobre “Manolito”

-Emilio Lorenzo (Académico de la Real Academia de la Lengua): “El desparpajo exhibido por Manolito no lo puedo imaginar en mi niñez ni en la de ningún contemporáneo de entonces. Y es que Manolito es, aunque a veces se queje, un niño privilegiado y realista, nada relamido -¡qué va!- sumamente inteligente, sin pedantería, que parece el único español que ha sacado provecho de la ‘tele’, de la que, por lo que cuenta, no se ha perdido nada, excepto cuando su madre -nunca mamá- le mutiló una fuga de la cárcel, que luego, por su cuenta y con su amigo el Orejones, ‘el cerdo traidor’, va a interpretar junto a los muros de la auténtica de Carabanchel...”.

- Antonio Muñoz Molina (Académico de la Real Academia de la Lengua. Escritor): “Desde su estatura tan escasa y su apocamiento de niño miope, Manolito Gafotas es un testigo diminuto y locuaz del ahora mismo más urgente. Pero sobre todo es una voz que uno aprende a distinguir enseguida y a la que sólo le pide que siga contando, que se invente otra historia más sobre la Luisa, sobre el parque del Ahorcado, sobre aquella vez que vio el cuadro de las Tres Gordas en el Museo del Prado...”.

Los medios opinan de “Manolito”

“Lo extraordinario del plasta de Manolito es que en él no sólo encontramos aromas de los héroes de la literatura infantil y juvenil universal, sino también de otros grandes de la literatura adulta. Son aromas que desprenden los autores que han logrado crear un personaje y Elvira Lindo lo ha conseguido contando la cotidianidad de un niño vulgar, vecino de Carabanchel Alto, que vive su discreta existencia como si fuera protagonista de grandes aventuras”. (El País).

“En Manolito Gafotas la cotidianidad se convierte en aventura”. (ABC).

“Si el pequeño Nicolás, personaje creado por el conocido dibujante y humorista Sempé era francés, ahora tenemos a Manolito Gafotas -héroe español- que nada tiene que envidiarle ni en ingenuidad ni en agudeza”. (La Vanguardia).

El regreso de Mercero

Antonio Mercero, tras varios años alejado del medio, regresa a la televisión para ponerse al frente de Manolito Gafotas. Desde que en 1971 iniciara su prolífica carrera en la pequeña pantalla con la serie Crónicas de un pueblo no ha dejado de sumar éxitos.Esta no es la primera vez que Mercero acepta el reto de dirigir a un grupo de actores en el que los niños son protagonistas. En 1981 rodó Verano azul, mítica serie que narraba las aventuras de unos jóvenes de distintas edades y que forman una pandilla al iniciar su amistad durante las vacaciones veraniegas. Verano azul se convirtió en la serie favorita de millones de niños españoles de principios de los años 80.

Diez años más tarde repitió éxito de público y premios con la comedia familiar Farmacia de Guardi, emitida por Antena 3. La serie recibió 4 TP de Oro en años consecutivos y sus protagonistas, Concha Cueto y Carlos Larrañaga, obtuvieron también el mismo galardón como mejores actores. En esta ocasión, Mercero también trabajó con niños como parte del reparto protagonista; Julián González (Guille) y Alicia Rozas (Fani) y con un amplio número de pequeños actores secundarios.

Farmacia de guardia se convirtió entonces en la serie de mayor audiencia de la historia de la televisión española llegando a conseguir una media de 42,4% de share medio en su última temporada de emisión.

De su obra cinematográfica destaca la trilogía sobre la Guerra Civil; "La guerra de papá" (1977), "Espérame en el cielo" (1978) y "La hora de los valientes" (1998), ésta última en homenaje a su padre que murió en la guerra. Su última película, “Cuarta planta”; ha sido premiada recientemente en el Festival de Cine de Montreal con el galardón al Mejor Director y el del Premio del Público.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba