Opinión ¿Por qué ha fracasado "X ti"?

La guerra con Hotel Glamour ha sido corta. Tres semanas después de su estreno, el ejército de X ti, vencido y desarmado, ha abandonado el campo de batalla. Entre los posibles motivos: una promoción mal planteada, un casting deficiente y un target demasiado masculino

La pregunta sobrevuela los despachos de las cadenas. ¿Por qué ha fracasado X ti? ¿Qué tienen algunos programas que vencen y convencen, mientras que otros se desmoronan y provocan el rechazo o la indiferencia del público? Con el máximo respeto a los profesionales que han trabajado en X ti, apuntaremos alguna de las causas que pueden estar en la base del fracaso del programa:

1. Una promoción mal planteada

Hotel Glamour se ha beneficiado de una promoción bien pensada, bien orquestada y magníficamente desarrollada. Todos los programas de Telecinco, encabezados por Crónicas Marcianas, han cebado sin prisa pero sin pausa la existencia del programa y los nombres de los huéspedes que iban a ocupar el "Hotel de los líos". X ti sufrió lo que parecía ser una ventaja: sustituir a La isla de los famosos, que acabó con una buena audiencia. Tuvo una promoción corta aunque intensa, pero tuvo que pelear con el recuerdo de los famosos supervivientes, que acababan de dejar la pantalla de Antena 3.

2. Un casting deficiente

La sensación que hemos captado entre los seguidores de Vertele es que el casting tenía escaso interés. Por una parte acusan a los concursantes de “falta de credibilidad”. Por otra, critican su excesivo interés en “hacerse famosos”. En cualquier caso parece fuera de toda duda que los productores no han tenido a su disposición un casting masivo para elegir a los participantes de este “reality”. Existía una distancia excesiva entre ellos y ellas: los chicos eran guapos, arrogantes, prepotentes, soberbios, seguros, y las chicas excesivamente volcadas en su voluntad de agradarles y de seducirlos. Carecían de interés personal y parecían poco auténticos, espontáneos, sinceros. Los espectadores agradecen que la seducción parezca “real”, aunque no lo sea.

3. Se ha olvidado que el público mayoritario de este tipo de programas es femenino

Sergi Pàmies comentaba en Vertele que X ti apostaba por la estructura de "harén". Quizá ha sido uno de los errores del programa. Una parte del público femenino se ha sentido herido y humillado por esa docena de mujeres postulando por el favor de tres varones. Algunas opiniones registradas en esta página así lo reflejan. Por ejemplo, Nati afirma: "X ti, es primero, un insulto a la mujer y segundo a los hombres. No se puede tolerar, en pleno 2003, tanto machismo moruno, tanta arrogancia, rebajar tanto la condición humana, con comentarios del tipo lo ideal sería apretar un botón y que desapareciera la chica y ellos orgullosos riéndose de su frase genial".

Pikitin apunta: “No me gustan las mujeres que lloran a moco tendido porque no saben que los príncipes azules "destiñen". Es una pena que las mujeres a veces perdamos la dignidad por "un puñado de dólares", y exhibamos lo mas rastrero de nosotras mismas delante del televisor.

En cualquier caso, "X ti" ha sido realmente criticado por el planteamiento inicial de reunir a doce mujeres con tres hombres, aún a pesar de las explicaciones que señalaban que, en una posterior edición, la situación se invertiría.

4. Lucha de colosos en el prime time

La cuarta razón del fracaso es la lucha, desigual, que se planteó desde el inicio. En el enfrentamiento del primer día entre Ana y los 7, Hotel Glamour y X ti, las posiciones quedaron claramente fijadas: los espectadores que preferían ficción se quedaron con Ana Obregón, que ganó por goleada, mientras que los que apostaron por un reality eligieron Hotel Glamour, que derrotó a X ti por un abultado 26,5% de cuota contra un reducido 9,3%. El público nunca se equivoca. Y desde este mismo momento, a X ti le correspondía una agonía triste y corta. En España el número de espectadores potenciales no permite una convivencia cómoda de dos programas tan caros y con un perfil de público tan similar. Y le tocó a X ti batirse en retirada. La verdad es que es difícil que un mismo espectador siga, al mismo tiempo, los dos programas. Seguramente el error se planteó al elegir el enfrentamiento directo, que dirimía, desde el primer momento, cuál era la opción elegida por la gran mayoría de televidentes.

Los espectadores digieren mal, además, la contraprogramación. El cambio de días y horarios de emisión de X ti sin anuncio previo, el desconocimiento de los planes del nuevo “reality”, etc., jugaron en contra de sus posibilidades de audiencia y ayudaron a condenar el programa.

5. Triunfan los originales, no las copias

El último inconveniente que apuntamos para X ti es la falta de originalidad. Por mil razones viscerales e inexplicables, los espectadores buscan constantemente referentes en otros programas que ya conocen y que forman parte de su historia visual. De X ti se comentó, desde el primer momento, que se parecía demasiado a Gran Hermano y a Confianza ciega. A pesar de su personalidad, para muchos televidentes X ti era un deja vu. Algo demasiado familiar. Les recordaba demasiado a otros programas que ya habían seguido. Hotel Glamour, por el contrario, es un circo insólito. Tiene elementos de todos los realities conocidos, pero el cóctel, la mezcla, lo convierte en singular: una panda de freakies, que no respeta ninguna norma, en el hotel de los líos. Para completar la cuadratura del círculo, los encerrados en el Hotel son más o menos famosos y viven historias más o menos reales.

En fin, de los fracasos hay que aprender. No todo es negativo en la derrota. Permite prepararse para los siguientes retos y muestra claves para no volver a cometer los errores que se han cometido. Aunque nunca se sabe. Demasiado a menudo, el hombre sigue siendo el único animal que tropieza muchas veces en la misma piedra.

-Antena 3 retira X Ti por su escaso rendimiento de audiencia

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba