Entrevista "Cuando la gente vea las imágenes, va a gritar: ¡Dios mío!"

Víctor Serrano y Alfredo Díaz estrenaron ayer en Telemadrid, a partir de las 23 h., Lo mejor de cada casa, un zapping diferente con mucha guasa que recoge lo más sorprendente de la televisión, y que cada semana "torturará" a un personaje famoso de la pequeña pantalla

Ayer Telemadrid puso en marcha Lo mejor de cada casa, un nuevo programa producido por Martingala (De buena mañana, El show de los récords) y que cada semana hace un recorrido para recoger lo más divertido, interesante y sorprendente de las distintas televisiones locales, regionales, nacionales e internacionales. El espacio se estrenó ayer a las 23:00 horas pero, a partir de la próxima semana, se ofrecerá todos los miércoles a la misma hora.

Además del zapping, Lo mejor de cada casa ofrece una entrevista con un personaje vinculado al mundo de la televisión. Inés Ballester (ayer), Pepe Navarro o Carlos Sobera serán algunos de los invitados a los que se les sorprenderá con los momentos más relevantes de su carrera profesional, haciendo hincapié en las anécdotas más increíbles y divertidas que haya vivido en su trabajo. También se le mostrarán sketches con la presencia de personajes que hayan sido decisivos en su vida.

Dos humoristas de nueva generación, Víctor Serrano (ex presentador de Desesperado Club Social, en Antena 3) y Alfredo Díaz (monologuista de Paramount Comedy), son los conductores del programa, y la verdad es que resulta imposible mantener una conversación "seria" con ellos, sobre todo cuando se meten dentro de una bañera. Desde Vertele lo hemos intentado...

Vertele.- ¿Qué es Lo mejor de cada casa?

Alfredo Díaz.- Es un programa de televisión que, como su propio nombre indica, va a recoger lo mejor de cada casa. De hecho, no sabemos si fue antes el concepto o el título. Está basado en recoger las imágenes más interesantes, sorprendentes e increíbles que ocurren en nuestra televisión y en otros canales.

Víctor Serrano.- Imágenes que, cuando la gente las vea, va a decir: "¡Dios mío!".

A.D.- Así es, la clave es llegar a la hora y media que dura el programa... más la publicidad. Habrá ocasiones que las imágenes merezcan la pena y otras que serán de relleno... pero bueno, esto pasa en todos los programas, incluso en los Informativos, a los que si les quitas lo que sobra... te quedan 3 ó 4 minutos.

Vt.- ¿Cuál es el papel de cada uno?

A.D.- Es el mismo para los dos, esto es, hacer que la gente pase un buen rato y no hay papeles divididos... bueno sí, se ve claramente que hay uno listo y otro tonto, y uno guapo y otro feo, pero no seremos nosotros quien lo digamos sino que será el público quién descubrirá quién es cada quién.

V.S.- Oye Alfredo, una pregunta, en este caso ¿el guapo y el listo no será la misma persona?

AD.- Pues... en este caso sí, fíjate...

Vt.- Entonces, ¿es un programa de zapping?

A.D.- Huy, qué mal suena esa palabra... pero bueno, sí, no te vamos a engañar, es un programa de zapping.

Vt.- ¿Y en qué se va a diferenciar de los otros programas de este género?

V.S.- ¡Hala, hala!, ya estamos haciendo comparaciones odiosas... pues se va a distinguir de los demás... en que estamos nosotros, que somos dos máquinas de esto, es decir, nosotros nos hemos criado en la TV, hemos comido TV, hemos bebido TV... hemos hecho de todo con la TV.

Vt.- ¿Y qué vais a aportar?

A.D.- En principio, los responsables del programa nos dijeron que aportáramos nuestro talento, hicimos varias pruebas y vimos que era imposible, entonces aportaremos nuestro cuerpo nada más.

Vt.- ¿Tenéis entonces libertad para ofrecer gags de vuestro repertorio?

A.D.- Sí, sí, sí, tenemos libertad para hacer lo que queramos con el guión que nos dan escrito.

V.S.- Respetando los pies, y todos los tiempos marcados y estipulados en la escaleta del guión... tenemos libertad para hacer lo que queramos.

A.D.- También hay que respetar las pausas, los puntos y aparte, las comas y dar la entonación justa a los puntos suspensivos...

V.S.- Y por si alguna cosa de estas se nos olvidara tenemos un pinganillo, a través del cual el director del programa nos dará...

A.D.- En definitiva, tenemos libertad absoluta para que hagamos en cada momento lo que nos digan.

Vt.- ¿Por qué hay tantos programas de zapping en la actualidad?

A.D.- Porque no hay ideas, y lo más cómodo es hacer esto.

V.S.- Es decir, ¿por qué te vas a molestar en hacer un programa, si puedes coger lo que hayan hecho otros en sus programas y montarte uno tú mismo?

A.D.- ¡Claro!, tú coges el pico de máxima audiencia de los diferentes programas, entonces, con eso montas tu programa y te da como resultado un programa que es pico de audiencia constantemente, desde el principio hasta el final... y así va a ser el futuro próximo, en el que la televisión se va a alimentar de la propia televisión... una especie de endogamia catódica... que va a degenerar en modelos... bueno, todo el mundo tenemos a los Austrias... y como acabaron.

Vt.- Los dos tenéis experiencia en el género de monólogos cómicos, procedente del stand up comedy norteamericano

A.D.- Así es, los dos somos monologuistas, y en este caso, al estar los dos juntos, haremos un biólogo.

Vt.- Víctor, ¿por qué te decidiste a abandonar Antena 3?

A.D.- ¡Porque no aguantaba Los Simpsons!, ¡Dilo! ¡Qué estabas hasta las narices de Los Simpsons!

V.S.- Pues no, dejé Antena 3 porque era ya un paso biológico, porque te ves situado ya en una edad... y necesitaba hacer otras cosas. Además, tengo un proyecto de cine y este programa me permite compaginarlo y aquí estoy, en esta aventura de Lo mejor de cada casa.

¿Y no es un paso para atrás cambiar de una televisión nacional a una autonómica?

V.S.- En absoluto, porque si estoy haciendo lo que me gusta me da igual donde esté. Además, nuestro programa no era tan nacional como te imaginas, ya que nos hacían unas desconexiones regionales que te mueres.

Vt.- Alfredo, ¿cómo afrontas tu primera experiencia importante al frente de un programa de televisión?

A.D.- Debería decir que estoy asustado... pero no. Trabajar con alguien como Víctor Serrano da mucha tranquilidad. En televisión hay dos tipos de profesionales, los que llegan 5 minutos antes del programa y los que llegan varias horas antes del programa. Pues bien, Víctor pertenece a un tercer grupo: los que llegan cinco minutos después del programa... y eso tranquiliza. No, la verdad es que hemos trabajado bastante tiempo juntos en radio y ya nos conocemos.

Vt.- Entonces, ¿será Lo mejor de cada casa un éxito?

V.S.- ¡Totalmente!, allá donde estemos nosotros... veo éxito

A.D.- Te voy a decir cómo va a ir el programa: saldremos a antena y haremos una audiencia discreta... la gente se pondrá nerviosa. Haremos otro... la audiencia irá un poquito más abajo... más nerviosos todavía, empezarán a pensar: ¿son los presentadores? No, es el horario. Nos cambiarán de día y hora, viajaremos por toda la parrilla...y al final, se darán cuenta que la culpa es de los presentadores y no hacía falta cambiar el programa de horario sino cambiarnos a nosotros... Pero bueno, hasta que se den cuenta de esto seguiremos cobrando...

V.S.- Efectivamente, llegará un día en el que cambiarán a los presentadores: él se sentará a la izquierda y yo a la derecha.

Noticias relacionadas

-La fiebre de la televisión llega a Telemadrid con "Lo mejor de cada casa"

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba