Estreno en enero Cuatro ya graba aquí el formato inverso a "Perdidos en la tribu"

Los Carrión-Roldán, de la primera edición, con los indígenas en casa

Las tribus que participaron el programa de Cuatro Perdidos en la tribu llevan varios días rodando el formato inverso, o lo que es lo mismo, varias tribus viajarán hasta España para convivir con las familias que fueran sus invitadas, y que ahora harán de anfitrionas, según publica hoy20 Minutos tras lo adelantado por Vertele.com.

Aunque se espera que sean varias familias las que convivan en su hogar español con las tribus que los acogieran en sus remotos poblados, por el momento sólo una de ellas está inmersa en la grabación de lo que en otros países se ha llamado The Tribes are coming! (Las tribus han llegado) y que en España realiza la productora Cuatro Cabezas (Mujeres ricas).

Está previsto que el programa se emita a partir del próximo enero, aunque esa previsión puede variar en virtud de las dificultades del rodaje.

Los Carrión-Rodlán enseñarán a la tribu himba cómo se vive aquí

Una familia himba, un clan tradicional que proviene de Namibia, aterrizó hace varios días en España para visitar a los Carrión-Roldán, una familia de Badalona que ya pasó cerca de un mes en un poblado himba en la primera edición de Perdidos en la Tribu.

* La familia Carrión - Roldán ya tienen a los indígenas en casa

La familia española, que debe enseñar a la tribu himba cómo se vive en nuestro país y que los aloja en su hogar, está formada por José, un albañil de 42 años, su esposa Montse, de 38, y sus dos hijas mellizas, de 18 años, Laura y Marta.

Las dos familias no han perdido el contacto en todo este tiempo. El traductor nativo que facilitaba la comunicación de la tribu y los españoles en los consejos que de celebraban en el poblado los ha mantenido en contacto.

Así son los himba y los Carrión-Roldán

José y Montse es un matrimonio de Badalona. Ella es ama de casa y él trabaja como albañil. Aunque nadie lo diría, Marta y Laura, sus hijas, son mellizas. Laura es ordenada y responsable. Sin embargo, Marta personaliza el desorden en todas las facetas de su vida. Ambas están muy unidas y comparten una misma afición: arreglarse.

Los himba viven en una remota zona desértica en el norte de Namibia. Son un pueblo muy orgulloso cuyo ganado constituye su mayor fuente de riqueza. Los himba viven de leche agria, “orehere”, un puré elaborado con harina de maíz y agua, y en ocasiones especiales pueden comer carne. Especialmente de cabra, cuya piel utilizan para hacer ropa.

"Perdidos en la tribu", una de las revelaciones del curso 08/09

Recordar que Perdidos en la tribu se posicionó en su primera edición como una de las revelaciones de la temporada en Cuatro, cuya final, celebrada el 5 de julio de 2009, fue seguida por casi 2 millones de espectadores y un 14% de share.

La segunda edición, emitida este pasado invierno (de enero a abril) tuvo un seguimiento medio menor en la noche dominical (7.7% y 1.253.000), si bien se situó casi medio punto por encima del promedio de Cuatro por entonces (7.3%).

Todos ganaron en la segunda edición de "Perdidos en la tribu"

Cuatro despidió la segunda edición de Perdidos en la tribu el pasado 18 de abril, donde las tres familias resultaron ganadoras por sorpresa. Tras varias semanas lejos de sus casas, de sus comodidades occidentales y en un entorno completamente hostil, la aventura de las familias llegó a su fin con éxito para las tres, que fueron aceptadas y se repartieron los 50.000 euros. 

Experiencia fugaz en el "Gran Hermano" de Telecinco

Telecinco ya probó el pasado mes de octubre una iniciativa similar a la que ahora pone en marcha Cuatro, al invitar a la casa de Gran Hermano 11  a una familia de indígenas de Papúa Guinea, aunque el experimento sólo duró una semana.

Procedentes de Irian Jaya, Yali, el jefe; Filike, su esposa; y Natalis, su ahijado, “invadieron” la casa de Guadalix de la Sierra para convivir durante dos semanas con los participantes del concurso presentado por Mercedes Milá.

Así son otras de las tribus que podrán venir a España

A continuación, les ofrecemos a modo de ejemplo tres de las familias de indígenas que podrían ser las escogidas por Cuatro junto a los himba para vivir la experiencia española:

Los Hamer

Los Hamer viven en una apartada región al sur de Etiopía y son considerados como uno de los pueblos más tradicionales de su país. Cuando a un niño le duele el estómago, esta tribu mata a una cabra y le coloca los intestinos en la cara para que sane pronto.

Una de sus más destacados rituales tiene lugar en el paso de la juventud a la madurez. Para convertirse en hombre, el niño ha de saltar desnudo por encima de una larga fila de vacas, mientras los miembros femeninos de su familia reciben latigazos como símbolo de orgullo y devoción. Cuantas más cicatrices tenga una mujer hamer como consecuencia de este rito, más respetada será.

Una de las señas de identidad de este pueblo es el pelo de las mujeres: lo pintan de color rojizo con una mezcla de ocre y grasa animal. En cuanto a su gastronomía, no es extraño verles tomar sangre de toro.

Los Kamoro

La tribu de los Kamoro se asienta al sur de Irian Jaya, provincia indonesa de la isla de Papúa, tierra regida por las mareas. Tal es su influencia que, cuando salen a cazar, en numerosas ocasiones los Kamoro han de pasar días enteros en medio de la jungla porque las mareas no les pe miten regresar a su poblado.

Además de grandes guerreros, son un pueblo de hábiles cazadores. Los cocodrilos, tiburones o los cerdos salvajes son algunas de sus presas más habituales. En su dieta, nunca faltan las larvas ni los tambelos, una especie de gusanos que se reproducen en los árboles caídos que se pudren con la humedad. La ropa tradicional de los kamoro consiste en unas faldas de hojas superpuestas, tanto para hombres como para mujeres, y en multitud de ocasiones ambos se pintan el cuerpo de colores muy diversos y llamativos. Son además grandes escultores y creen con suma devoción en los espíritus de sus antepasados, a los que honran, cantan y homenajean en numerosas situaciones.

Los Nakulamené

El pueblo Nakulamené, situado en el archipiélago de las islas Vanuatu, es una de las tribus más amigables y acogedoras que pueblan el Pacífico. Construyen casas en los árboles y adoran que sus invitados se instalen en ellas durante su estancia. Se trata de una tribu llena de tabúes, secretos y prohibiciones cuyo incumplimiento ofende gravemente a toda la población.

Son, además, muy sensibles al desprecio. Viven por y para su comunidad y todo lo comparten entre sí. Los Nakulamené participan diariamente en la ceremonia secreta del kava, a la que sólo pueden acudir los hombres. Las mujeres de la tribu nunca han visto ni siquiera oído nada de lo que haya podido pasar en este festejo masculino. La vestimenta de los Nakulamené es muy simple: ellos tan sólo llevan un pequeñísimo taparrabos hecho de hierbas y ellas se protegen con una larga falda, también fabricada con hierbas. 

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba