Obituario publicado en El País El sentido homenaje a Carla Revuelta escrito por Pepe Viyuela

El sentido homenaje a Carla Revuelta escrito por Pepe Viyuela
El sentido homenaje a Carla Revuelta escrito por Pepe Viyuela

El actor de 'Aída' despide a la que fue realizadora de su serie y amiga personal, fallecida en trágico accidente de Santiago. "Nunca pensé que aquellas palabras que nos unían fueran a ser las que atravesaran el fundido a negro por el que se ha colado inesperadamente"

La realizadora y guionista televisiva Carla Revuelta fue una de las 79 personas fallecidas en el trágico accidente de tren de Santiago, que tuvo lugar el pasado miércoles 24 de julio. Su carrera que incluía títulos reconocibles en series de la factoría Globomedia y Producciones Aparte, y uno de los actores con los que más tiempo trabajo en el medio, Pepe Viyuela, ha querido dedicarle unas palabras de recuerdo

El diario El País publicó, en su edición del sábado 3 de agosto, el obituario que el actor de Aída escribió sobre la que era su amiga y compañera durante cuatro años en la telecomedia de Telecinco. Viyela repasa en el texto las parcelas clave en la vida de Revuelta, desde sus comienzos como meritoria de Luis García Berlanga, su llegada a Globomedia y su más recientes proyectos teatrales. Un sentida y emotiva carta de despedida que reproducimos íntegro a continuación:

Carla Revuelta, productora, realizadora y directora

"Carla Revuelta Careaga nació en Roma el 24 de abril de 1975 y estudió en el madrileño Ramiro de Maeztu. Ambas cosas imprimen carácter y dotan de un especial sello de identidad. Roma es eterna y está llena de historias y de Historia, y al Ramiro parece ocurrirle igual. Allí Carla descubrió la magia de la literatura y el amor por las palabras. Allí, en el Ramiro, también se integró en la Demencia, la especialísima afición del Estudiantes. Era amante del deporte y se apasionaba con él, fuera en un partido de tenis o practicando yoga.

Estudió la carrera de piano. La música era para ella otro espacio de libertad y lo mismo disfrutaba de una ópera que de un concierto en un bar. Quizá también la música le ayudó a orquestar los equipos a los que perteneció, dirigiéndolos con tanta suavidad como firmeza. Luego, en la Complutense, se licenció en Ciencias de la Información y Comunicación Audiovisual y antes de acabar la carrera tuvo su primera colaboración en cine como meritoria, con Luis García Berlanga en el rodaje de 'París-Tombuctú'. Con la licenciatura recién estrenada, al filo de este siglo, comenzó su carrera en televisión, que abarcó en catorce años la ficción, los concursos o los magacines.

Se estrenó como ayudante de realización en Globomedia, en la serie 'Policías'. También como ayudante de realización colaboró en 'La noche de los tramposos' de Bocaboca Producciones. En 2004, como realizadora y de regreso a Globomedia, llevó a cabo 'Mis adorables vecinos' y la mítica '7 vidas'. En 2006 llegó, siendo ya directora, a la serie 'Aída' y allí tuve la fortuna de compartir con ella muchas horas. Descubrí, en efecto, a la directora: una joven cargada de ilusión, siempre con una sonrisa capaz de abrir todas las puertas. Pero descubrí también al ser humano, a la lectora infatigable que me presentó a Haruki Murakami y me prestaba libros y películas, a la mujer comprometida con los valores democráticos y los derechos ciudadanos, a la gran conversadora con la que compartí horas de debate.

En 2010 dejamos de vernos tanto porque fichó por Producciones Aparte para dirigir la serie 'Los Quién'; con la misma productora dirigió y realizó durante estos dos últimos años la serie 'Fenómenos'. Ahora se había embarcado en proyectos teatrales. Dirigió la función 'Hostias como panes', de Marina Pérez y Montaña Marchena, en Microteatro por Dinero. Corría el mes de junio y me llamó para el estreno. No pudo ser y quedamos en vernos pronto para contarnos, para seguir alimentando la amistad y hablar de proyectos. Pero como en una de esas historias cuyo argumento es imposible predecir, el 24 de julio, en un giro de guion inesperado, a Carla y a decenas de personas les estaba esperando la muerte en una curva del tren de Santiago.

Nunca pensé que acabaría escribiendo su obituario, que aquellas palabras que nos unían fueran a ser las que atravesaran el fundido a negro por el que se ha colado inesperadamente. Muchas veces hablamos de ficción y ahora es la realidad la que me parece mentira".

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba