Estudio La industria audiovisual española alcanzó el billón de pesetas de volumen de negocio en el 2000

Según un informe presentado por FAPAE y el ICEX, la producción para TV ha sido el sector más dinámico, con una facturación media por empresa de 950 millones

La industria audiovisual -que incluye las actividades de cine, vídeo, radio y televisión-, alcanzó en el 2000 una cifra de negocio superior al billón de pesetas, según un informe presentado por el ICEX y la FAPAE.
Este mismo estudio apunta que, entre todos los subsectores, el de la producción para televisión ha sido el más pujante y dinámico de la industria audiovisual. En el 2000, el número de empresas registradas era de 130, de las cuales 120 estuvieron operativas. Estas compañías movieron alrededor de 110.000 millones de pesetas -el doble que las productoras cinematográficas-, lo que supone un aumento de 20.000 millones respecto al año anterior y una facturación media por empresa de 950 millones.

Otro subsector que analiza en profundidad el informe es el de la distribución. En 1999, un total de 174 empresas se dedicaban en España a la distribución de películas y otros productos de ficción. La actividad empresarial en este campo está muy concentrada, de forma que unas pocas empresas norteamericanas controlan el 65 por ciento de este negocio.

Buen año para el cine español

FAPAE y el ICEX también han examinado la industria del celuloide en este último año. De las 280 empresas registradas en esta actividad en el 2000, un total de 200 han estado activas. El conjunto de todas ellas ha facturado 55.000 millones de pesetas, 10.000 más que en 1999. Del informe se puede extraer que éste ha sido un buen año para la industria cinematográfica, ya que se ha duplicado el número de rodajes, triplicado la recaudación total en taquilla y multiplicado por cinco la inversión total en produccion de películas, aunque su cuota de mercado –del 10 por ciento desde el 99-, sigue siendo insuficiente.

Conclusiones

En lo que a asignaturas pendientes se refiere, el informe destaca el subdesarrollo de la capacidad financiera de las empresas, el bajo nivel de ayudas públicas, la fuerte irregularidad productiva y el creciente control de las multinacionales estadounidenses.

Por otra parte, la industria audiovisual cuenta a su favor con la progresiva calidad y universalización de sus producciones, la expansión del castellano a nivel mundial, la estructura industrial cada vez más profesionalizada y el desarrollo del star system español.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba