En defensa del menor Un informe alerta sobre el abuso de los niños en televisión

Está comprobado que si al hacer zapping tropezamos con la imagen de un bebé, inevitablemente nos quedamos. Todos los expertos en comunicación saben que los niños provocan simpatía por el producto anunciado, y a veces, no dudan en hacer un uso excesivo de este arma, con tal de enganchar a la audiencia.

La utilización de niños en anuncios publicitarios, películas, series y programas de televisión es una práctica habitual y a menudo legalmente cuestionada, aunque muchos profesionales todavía se escuden en aquello de “mientras los padres lo permitan...”.


Sin embargo, esta tendencia no ha pasado inadvertida para Ángeles Pérez Chica, miembro de la Asociación de Usuarios de la Comunicación, quien ha elaborado un informe que exige la promulgación de leyes reguladoras sobre el trabajo de los niños en televisión.


Según Pérez Chica, la presencia de los niños no se limita a la publicidad y programas infantiles, sino también a programas para adultos como los de testimonio, reportajes o programas de impacto. Una presencia que a su juicio es “poco respetuosa con la intimidad y el desarrollo del menor que puede tener consecuencias importantes, y que las diferentes instancias públicas deberían evaluar y controlar a través de una adecuada legislación”.


Del estudio se desprende que de un total de 235 anuncios realizados, en 77 (33 por ciento) se registraba la presencia de niños. Sólo un 17 por ciento eran de productos infantiles, mientras que el resto eran de productos alimentarios, dedicados al ocio y de bebidas.


En las series de televisión, que incluyen de media tres menores en sus repartos, lo que más alarma a la Asociación de Usuarios de la Comunicación son las largas jornadas laborales a que son sometidos los niños actores, “con el consiguiente perjuicio en la obtención de un adecuado rendimiento escolar”, o una vida familiar normal.


Este informe, que se someterá a la aprobación de la UNESCO, propone entre otras medidas, “fomentar un amplio debate social, con participación de partidos, medios, agencia y padres, que permita mejorar el control de los menores que trabajan en los medios”.

Volver arriba