En Telecinco Una intervención judicial cancela la emisión del reportaje "Acosadas"

Viene provocado por la denuncia a última hora de uno de los implicados, que se reconoció en una de las imágenes de promoción del citado espacio. En su lugar la cadena privada emite "El extirpador", relato que narra la historia de un falso curandero

Esta noche, a partir de las 24:00 horas, y en contra de lo previsto, Telecinco emite el reportaje de investigación El extirpador, enmarcado dentro de una serie de documentales realizados por Atlas para la cadena privada. En un primer momento, el relato que estaba programado para hoy viernes era Acosadas, sobre mujeres que sufren acoso sexual en el trabajo por parte de sus superiores (escuchar audio).

Sin embargo, éste ha sido suspendido cautelarmente por la juez Ana Teresa Jiménez, tras la denuncia de atentado contra la intimidad que ha interpuesto, en el Jugado de Intrucción nº 11 de Madrid, un acosador implicado en el mismo, y que se reconoció en las imágenes de promoción del programa. Telecinco ha recurrido esta decisión cautelar y espera emitir el reportaje en su integridad en cuanto se retiren las medidas adoptadas por la juez.

El hombre milagro

El reportaje que veremos finalmente esta noche cuenta la historia de Andrés, un malagueño de 52 años que parece obrar milagros. La fama de este curandero traspasó las fronteras de Málaga y hasta su consulta de Campanillas llegaban enfermos de toda España. Se consideraba un cirujano psíquico, y sus dedos se introducían en las entrañas de la gente para extirpar tumores, y corregir así lo que los médicos eran incapaces de curar en los quirófanos. Andrés preparaba perfectamente sus operaciones: un cesto con algodones y utensilios, un bisturí que realizaba supuestas incisiones que, después de "abrir los cuerpos", dejaba la piel de los enfermos sin ningún tipo de heridas.

Esto fue lo que llamó la atención de los periodistas de Atlas que, tras una serie de investigaciones, decubrieron que nuestro protagonista se servía de vísceras animales para hacer creer a sus pacientes que les había extraído el cáncer. Se descubrió que Andrés era un antiguo operario de grúa de la construcción que, tras pasar unos años en Barcelona y después militar activamente en los Testigos de Jehová, dijo ser capaz de operar las peores dolencias. Su carácter mesiánico, su creencia en estar poseído por un Ser sobrenatural y la ligereza de sus diagnósticos le convertían en alguien verdaderamente peligroso.

Muchos de los enfermos que han pasado por sus manos han muerto; y en los siete años que llevaba como curandero, su economía se había visto incrementada de manera espectacular. Los reporteros de Atlas lograron infiltarse y grabar una de sus "operaciones", precisamente en la que Andrés era sorprendido por la Policía en plena acción. Le fue incautado diverso material quirúrgico, vísceras, criadillas de cordero, guantes de látex repletos de sangre y una estufa de carbón en la que iba destruyendo los restos de animales que utilizaba. Hoy Andrés se encuentra en libertad condicional a la espera del juicio.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba