Análisis ¡Qué inventen ellos!

Los formatos españoles continúan brillando por su ausencia en los mercados internacionales de TV

Vertele.com se hizo eco recientemente del informe “Fresh TV” sobre formatos de televisión que presentó la consultora The Wit en Mipcom (Cannes). Un somero análisis nos lleva a unas conclusiones realmente desagradables: entre los 26 formatos “innovadores”, ninguno español.

La anécdota no merecería mayor comentario si no fuera un hecho que se repite constantemente y, lo que es peor, que convierte a los españoles en importadores natos de formatos de entretenimiento.

Vayamos al detalle. De los 26 programas escogidos por The Wit, 6 provienen de los Estados Unidos; 5 del Reino Unido y 4 de Holanda, mientras que Alemania, Suecia, Bélgica e Irlanda empatan a 2. Por su parte, entre los países que colocan un formato en el informe están Italia, Francia, Japón, Francia y la zona de Oriente Medio.

Países más pequeños que nosotros exportan más

¿Somos los españoles realmente tan malos como creativos que somos incapaces de equipararnos a países pequeños como Bélgica o Irlanda? Intentemos encontrar las razones.

La primera, que sirve para defendernos ligeramente, es el predominio absoluto del inglés en la industria de la televisión. Hablan y trabajan con el inglés como lengua propia Estados Unidos, Reino Unido e Irlanda. Han hecho un brutal esfuerzo de adaptación lingüística otros países como Holanda y Suecia. Pero, ¿qué pasa con un territorio como Bélgica que es pequeño y fragmenta sus lenguas oficiales entre flamenco y francés?

Reconozcamos que el informe The Wit es eurocéntrico o, si se quiere, acusadamente “occidental”, puesto que el mundo asiático, africano y latinoamericano apenas está representado.

* "Reality bites back", uno de los formatos presentados por The Wit

Admitamos que tampoco el peso de países como Francia, Italia, Alemania o Japón se corresponde con su influencia económica, cultural o demográfica. El predominio abrumador del inglés como lengua de trabajo y relación en el mundo de la televisión es, también, nuestro primer punto de partida, pero, ¿no hay también causas más profundas para explicar la falta de competitividad de los creativos españoles?

Lo de fuera, siempre es mejor

El caso es que el “que inventen ellos” que consagró el escritor Miguel de Unamuno sigue vigente en España. ¿Cuántas veces los productores españoles no han visto rechazado un formato no por ser malo, o deficiente, sino simplemente por ser español?

El ejecutivo de la cadena de turno lo dice clarito: “Los experimentos, con gaseosa. Queremos formatos que hayan sido probados en otros territorios, que ya hayan tenido éxito contrastado”. Y ahí llegan los holandeses, que a pesar de sus trece millones de habitantes invaden el mundo con sus formatos, “experimentados”, sin gaseosa, en sus cadenas.

España sigue varada, y también en el mundo de la televisión, en el “que inventen ellos”. Un informe sobre innovación del año pasado ya señalaba que las empresas españolas no quieren ni oír hablar de invertir en innovación, por lo que las patentes brillan por su ausencia.

Si en industria estamos en el furgón de cola en innovación de la Unión Europea, por detrás de países como Bulgaria o la República Checa; en creatividad de formatos de televisión nos pasa lo mismo, con contadas excepciones.

“Operación Triunfo” y las series españolas, la excepción

Dejemos de lado algunos formatos como los de Endemol, en un banderín de enganche holandés –con el meritorio “Operación Triunfo”- y series como “Médico de familia” o “Un paso adelante”, para quejarnos amargamente del poco interés que la industria televisiva pone en la creación y exportación de formatos de entretenimiento al resto del mundo.

* Jesús Vázquez abraza a Virginia, la ganadora de la última edición de "OT"

Mientras tanto, mientras no se arregle esta penosa situación, seguiremos arreglando nuestras deficiencias pagando enormes sumas en concepto de “royalties” y engordando las arcas norteamericanas, inglesas y holandesas de decenas de empresas que sí innovan, que sí crean patentes, que sí experimentan para conseguir nuevos formatos “exportables”.

España, a la cola en innovación

El informe de la Comisión Europea mencionado anteriormente establecía cinco categorías sobre las que evaluar a los países de la Unión. En innovación, España estaba por debajo de la media europea. Decía – y esto afecta claramente al negocio de la televisión- que somos especialmente débiles “en el capítulo de la propiedad intelectual, con una escasez preocupante de patentes. Todo ello, en conjunto, situaba a España en la posición más alejada de los líderes en innovación.

Reino Unido, Islandia, Francia, Países Bajos, Bélgica, Austria y Irlanda estaban en la media europea –compárenlo con los países mencionados en The Wit. Eslovenia, República Checa, Lituania, Portugal, Polonia, Letonia, Grecia y Bulgaria integran un humilde tercer grupo que hacen esfuerzos por innovar. Por detrás de todos está España, en compañía de Estonia, Italia, Malta, Hungría, Croacia y Eslovaquia.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba