Reabre debate en Francia "El juego de la muerte"... o el poder aterrador de la televisión

Descargas eléctricas como los nazis

Para debatir sobre su propio poder, la televisión francesa difundirá el miércoles un documental sobre "El juego de la muerte", un juego ficticio en el que los candidatos aplican descargas eléctricas a uno de ellos, experiencia que en los 60 sirvió para estudiar los mecanismos de sumisión de los alemanes a los nazis, informa AFP.

"El juego de la muerte", imaginado por el documentalista Christophe Nick, taslado a la televisión la experiencia que en los años 60 llevó adelante Stanley Milgram en la universidad de Yale para sondear los mecanismos de sumisión de los alemanes a los nazis.

Antes de su difusión, el miércoles a las 20H35 locales (19H35 GMT) por el canal público France 2, ese programa que debía demostrar el control psicológico que ejerce la televisión planteó una serie de interrogantes. "¿La televisión da el derecho de matar?", se preguntaba estaba semana el semanario francés Telerama, mientras que Le Monde-Magazine se refería a él como "El juego en el cual usted es el verdugo".

Para esta experiencia fueron reclutadas 80 personas voluntarias que nunca participaron en un juego por televisión. Les advirtieron que iban a participar en un piloto de una emisión de entretenimiento llamada "La Zona Xtrema". ¿El objetivo? Someter a un candidato -en este caso un actor- a una serie de preguntas. ¿El castigo? Una descarga eléctrica que iría en aumento de 80 a 460 voltios.

Cada vez que diera una respuesta incorrecta, el público, también reclutado sin haber sido advertido sobre el contenido del programa, gritará "castigo" y entonces, el interrogado será sometido a una descarga eléctrica.

[VerteleVideo]

El falso candidato, Jean Paul, interpretado por el actor a quien los interrogadores no ven, gritará su dolor in crescendo hasta llegar a gritos de súplica para que el juego se acabe y antes de no dar más señales de vida. Y, sin embargo, el 80% de los interrogadores han ido hasta el final del juego a medida que se va transformando en una sesión de tortura.

Sólo 16 candidatos abandonaron el juego

"Los interrogadores no están dominados por una relación jerárquica sino por el poder de control de la televisión. Es un sistema que aplasta, un totalitarismo tranquilo", aseguró Jean Leon Beauvois, investigador en psicología social que participó en la experiencia.

Y no se atreven a enfrentar a la animadora del programa en la que además confían y frente a la cual están solos. "Un ser humano solo enfrentado al poder se convierte en el ser más obediente del mundo", afirma el experto.

"Cuando empezamos la experiencia, no pensábamos que la tele tenía tanta legitimidad", confió Christophe Nick. A quienes obedecieron, el equipo "les explicó que eran normales y que el contexto tenía la falta" de lo que terminaron haciendo, precisó Nick.

"Cuando la televisión decide abusar de su poder, puede hacer cualquier cosa o prácticamente lo que quiera. Es un poder absolutamente aterrador", sostuvo en una entrevista con AFP-TV.

Patrick, de 52 años, uno de los candidatos brindo el testimonio de su experiencia en un libro. "Me dijeron 'hay que hacer así'. Quienes me lo dijeron, sabén lo que hacen! Yo lo hago. Me parecía que ahí adentro debía calcinarse, pero no es mi problema, eh?".

"A partir de 1941 mis abuelos debían llevar la estrella amarilla. Desde que soy chica me he preguntado por qué hicieron eso. Por qué obedecieron esa orden. Por qué subieron a los vagones y desaparecieron en el Holocausto...Y ahora, yo, obedecí órdenes", explicó de su lado Sophie, de 46 años.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba