Gran Hermano Y en esto, llegó la censura

Los espectadores sufren ahora de dos males que tienden a hacerse endémicos en este Gran Hermano. El conocido aburrimiento y ahora la omnipresente censura

El mejor termómetro para medir la temperatura de este Gran Hermano, es el colectivo más olvidado en esta segunda edición, los internautas y sus foros. El aburrimiento es directamente proporcional a la hora a la que se retiran a la cama. Y cada vez la gente se despide más pronto en los foros.

Otra de las pruebas que puede hacer el lector es buscar en estos foros de debate cuáles son las palabras más repetidas. No es ninguna sorpresa, que las voces más mentadas son censura y en un honroso segundo puesto muermos.

Algo pasa en este concurso. O eso es lo que quieren que crean la organización. Y la jornada de ayer fue una buena muestra de ello. Extrañamente, los nominados se levantaron antes. Menos Fayna, quien además se levantó con humor de perros. Y todavía más extraño, es que el colectivo masculino, no en su amplia mayoría, se puso a las tareas de la limpieza. A ver si convencen a los espectadores rezagados para que no los nominen.

Parece ser que alguien de la organización ha visto la luz y ha decidido que hay que animarlos. Por eso, nadie mejor que un pequeño juego. Para ello, han pasado por el confesionario, en donde había 10 folios. El primero debía escribir unas 10 líneas y copiar la ultima línea en otro folio, en donde otro hermano debía continuar con lo que estaba escribiendo, pero sin ver la primera hoja. Así hasta hacer una historia, que luego debía ser representada.

La obra resultó un poco desigual aunque les valió una merienda. Y para seguir explotando su vena artística, los habitantes ya tienen nueva prueba. Esta vez deberán representar una escena de la película Un día en Nueva York, con Gene Kelly y Frank Sinatra.

La recién casada Eva duda. Duda de su “matrimonio” y de lo emocionado que ve a Emilio. Karola ataca. Ataca a Kaiet que se muestra cada vez más distante. Y el resto realizan todo tipo de actividades. Eso sí, básicas y primarias: comer, tomar el sol y dormir.

Y mientras tanto el sufrido telespectador debe aguantar la censura. ¿Había algún desnudo? ¿Alguna pelea? ¿O es que es censurable que Fayna pida un vaso de leche a Mari? Comienza a ser más habitual imágenes de la casa vacía. Si se trata de una técnica para enganchar a los telespectadores, desde luego que es algo muy retorcido.

El sustituto de Carlos

Fayna, Fran o Alonso. Uno de ellos tres tendrá que recoger sus pertenencias y abandonará la casa esta noche. ¿Habrá reencuentro entre Carlos y Fayna? Y a su vez, hoy se conocerá quién es el sustituto del de Hospitalet.

Más noticias y videos en el especial elaborado por Latino televisión.



Noticias relacionadas

-Los habitantes no sufren problemas de insomnio

-Gran Hermano se convierte en la Gran Disculpa

-Gran Hermano saca a Carlos de la casa de madrugada

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba