Artículo de interés La marcha de Sardá pasa inadvertida en bolsa

El anuncio se produce días antes de que la compañía abone un jugoso dividendo

A continuación reproducimos por su interés un artículo de Expansion:

La marcha del presentador que para los gestores de Telecinco es como si fuese un directivo ha pasado inadvertida en bolsa por la cercanía del pago de dividendo y un liderazgo indiscutible.

A los cien días en bolsa de Telecinco, Paolo Vasile, consejero delegado de la compañía, comentaba respecto a una hipotética salida de Javier Sardá de la cadena de televisión “que es como si fuese del equipo directivo. Necesitamos a Sardá porque es un motor, siempre tiene algo que dar, pero yo no veo el día que se vaya a otra televisión”.

El pasado lunes, el presentador estrella del programa nocturno Crónicas Marcianas anunció que dejará la cadena en el mes de junio para tomarse un año sabático, algo que estaba estipulado en su contrato, que concluye dentro de dos años.

Aunque Javier Sardá ha sido uno de los pilares sobre los que Telecinco ha sustentado su liderazgo de audiencia, y pese a que son estos intangibles los que pueden marcar el futuro bursátil de una cadena televisiva, lo cierto es que su decisión no ha tenido repercusión en el parqué. En realidad, hay varios motivos que explican lo que ha ocurrido.

Entre los estratégicos, que Sardá está lejos de sus momentos estelares, cuando llegó a acaparar entre un 40% y 50% de cuota de audiencia (actualmente se encuentra entre el 25%-30%), y que en la cadena se están descubriendo filones de programación hasta ahora insospechados, como es el caso de la Fórmula 1. Pero otro motivo mucho más importante es que el anuncio de la marcha de Sardá se produce días antes de que la compañía abone un jugoso dividendo. Telecinco abonará el día 10 de mayo 0,7 euros brutos por acción, en un pago único, lo que representa un 3,83% de rentabilidad por título.

Ante este jugoso premio, pasa a un segundo escenario la marcha de Sardá. Otra cosa hubiese sido de no haber estado entre medias la retribución, ya que en los precios actuales no hay mucho recorrido para Telecinco. Para un consenso de veinte firmas de inversión, los títulos de la cadena televisiva valen 18,4 euros (ver cuadro), frente al cierre de ayer de 18,28 euros.

En estas valoraciones ya se recoge una previsión de mejora del beneficio para este año próxima al 20%, hasta los 257 millones de euros, y que la posición de tesorería mejorará más de 50 millones de euros, hasta superar los 300 millones.


Otra marcha de peso

Telecinco ya ha sufrido la marcha de otros buques insignia en el pasado y no por ello se ha resentido la flota. Cuando la temporada pasada dejó la cadena María Teresa Campos, que era líder indiscutible de las mañanas, para irse a Antena 3, Vasile aseguró que “el valor intangible es relativo. En el caso de María Teresa Campos veníamos de una renegociación del contrato en 2003 en el que su productora nos había obligado a renovar a través de un atraco.

La situación era dramática. Nosotros, exagerando, hacíamos el informativo y nos íbamos hasta la noche, por lo que no podíamos perder la mañana. Cerramos la nueva mañana, renovada, y dejamos las negociaciones morir con el antiguo equipo. María Teresa Campos en lugar de hacer televisión familiar, la hace con toda la familia. Aquella decisión fue un gran acierto, porque nuestra mañana va muy bien, con la misma audiencia, un coste menor y un perfil mejor, apoyando una idea que los inversores valoran: Telecinco, la televisión de hoy, y Antena 3, la Telecinco de ayer”.

El gran secreto de Telecinco ha sido construir una parrilla de programación muy sólida, que no se tambalea porque un programa se caiga. Incluso ha convertido los problemas en una oportunidad, como fue la marcha de Campos para traer a Ana Rosa Quintana. Una decisión personal de Paolo Vasile, como lo fue la apuesta por la Fórmula 1, cuando se dio cuenta de que con un español con una proyección enorme como era Fernando Alonso, las audiencia se iba a disparar. Mientras TVE no llegaba en 2003 a un 20% de cuota de pantalla, Telecinco supera el 48% gracias a la alonsomanía.

El domingo pasado, en el gran premio de San Marino, se lograba la mayor audiencia en la historia de la televisión en España en Fórmula 1, con 5,3 millones de espectadores de media, y siete millones de audiencia máxima.


Líder, pero se paga en bolsa

Telecinco parece superar los agujero negros que deja la conclusión de un programa de éxito por la solidez de su actual programación. “Cuando yo llegué aquí no conseguíamos hacer una televisión de siete días. Incluso salían informes de lunes a viernes”, explica Vasile. El abandono de la parrilla de programación de Sardá puede quedar cubierto con programas como TNT o Diario de.., ejemplos de formatos surgidos para desarrollar conceptos nuevos.

Este escenario ha consolidado en marzo el liderazgo de audiencia de la cadena por quinto mes consecutivo, con un 22,8% de share, dos puntos por delante de Antena 3 TV (20,8%), y 3,9 puntos sobre TVE 1. Pero es el mismo que ha llevado a que por Telecinco se pague un PER (número de veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción) de 17 veces, tres puntos y medio por encima de la media de la bolsa española.

Sin Sardá habrá que ‘ver’ que sucede, pero como él mismo ha asegurado “si su pasado en televisión fue en Telecinco, si hay futuro será en esta cadena”.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba