Entrevista Vertele.com "El nivel de 'El Aprendiz' supera al de cualquier otro programa"

La Sexta estrena hoy en prime time su esperado reality de empresarios

La Sexta estrena este lunes 28 de septiembre su gran apuesta para esta temporada: el reality show de empresarios "El aprendiz".

Su protagonista, el magnate de la publicidad Luis Bassat, ha charlado con Vertele.com sobre las claves de este formato que llega a España avalado por su éxito en una veintena de países, entre ellos Estados Unidos y Reino Unido.

Estará acompañado por Heinrich Joos y Regina Knaster, dos directivos con amplia experiencia empresarial, que analizarán con Bassat cómo se han comportado los candidatos en las pruebas y en la sala de nominados.

Ha comentado que inicialmente no quería hacer televisión, ¿por qué?

Me hicieron otra propuesta antes que laSexta y no es que estuviera en contra de hacer televisión, pero la rechacé. Cuando me llamaron de laSexta ni siquiera me puse al teléfono, la verdad, y dije a mi secretaria que les dijera que no me interesaba.

* Heinrich Joos, Luis Bassat y Regina Knaster (Foto: La Sexta)

¿Cómo le convencieron?

Tuvieron la habilidad de mandarme un DVD del programa, que ya se había hecho en otros países. Cuando vi lo bien que estaba hecho y que era un producto muy digno, acepté la propuesta. Eso sí, puse varias condiciones (risas).

¿Cuáles?

Lo primero que les dije es que yo no podría imitar ni a Donald Trump ni a Alan Sugar. Tendría que ser yo mismo. Ellos aceptaron, porque lo que querían era eso, que fuera yo mismo.

Ahora, estoy encantado y no me cuesta nada hacer mi trabajo en “El aprendiz”. La gente se queda sorprendida de que memorice los textos del programa, pero es que en realidad no memorizo nada, sino que digo lo que pienso, lo que diría si yo estuviera en esas situaciones.

¿Qué es lo que le atrajo en concreto del programa original cuando se lo mostraron?

El nivel de realización que tiene. Nunca he visto algo así en la televisión española. Jamás. Es comparable a las mejores películas norteamericanas. Está tan bien hecho que me parecía imposible que en España se pudiera hacer igual de bien, pero lo hemos conseguido. Algunos aspectos están mejor hechos que el programa inglés.

¿Será ésa la clave de su éxito?

Pienso que la gente verá que es una cosa de calidad superior. Su nivel está por encima de cualquier otro programa de televisión grabado en España.

¿Entendemos que laSexta le prometió que no alteraría el formato original?

Sí, además me dijeron que si yo no estaba conforme con algo, estaban dispuestos a variar cualquier cosa para que yo me sintiera cómodo y satisfecho. Puedo decir que estoy al 100% satisfecho.

Entonces, ¿no le veremos con un peinado a lo Donald Trump?

(Risas) No, no. Me veréis con el mismo que llevo siempre.

Una de las frases más importantes del programa es “Estás despedido”, ¿cuántas veces le han dicho a usted eso mismo?

A mí no, nunca me han despedido, pero yo lo he dicho algunas veces en mi vida, aunque igual no con estas mismas palabras. A lo largo de mi vida he contratado a más de 600 personas y he despedido a muy pocas, porque he contratado a gente muy buena.

Sólo en dos casos he despedido a gente estando yo muy enfadado y les he hecho fulminantemente. En el resto de los casos, ha sido de manera cordial e incluso he mantenido cierta amistad con ellos.

Y son personas a las que yo he despedido, pero les he explicado por qué, les he ayudado a muchos a encontrar otro trabajo y me he comportado como un ser humano. Esto es lo que yo quiero seguir haciendo en televisión.

Alan Sugar y Donald Trump tienen mucho carácter, ¿cómo es Lluís Bassat?

Por encima de todo creo que soy una persona justa. La justicia es algo que siempre me ha preocupado muchísimo, junto a la ética. Intento hacer el programa con la mayor corrección y ética posible.

¿Cuál es el secreto del éxito para Bassat?

No creo que tenga uno, sino varios. Seguramente, el más importante es que he trabajado incansablemente, más que nadie, cuando ya no me hacía falta. Hay gente que llega a un cierto grado de fama o conocimiento y ahí se relaja.

A mí, tal vez, me costó más que a otros llegar a ser alguien en la vida, pero nunca dejé de levantarme por la mañana y pensar qué puedo aportar hoy a mi empresa, a la gente que trabaja conmigo y a la sociedad.

En este sentido, ¿cree que con este programa va a seguir aportando algo?

Si he aceptado este programa es porque creo que voy a aportar algo a la sociedad española. Quiero romper con la imagen denostada del empresario, ese hombre avaro que se quiere hacer rico a costa de pagar poco a sus empleados.

Los empresarios son gente que ponen en riesgo su dinero, a veces incluso su propia casa cuando tiene que pedir créditos, no suele tener fines de semana…

El empresario no es aquella persona que a las 6 de la tarde se va a su casa y se olvida de los problemas hasta el día siguiente… Este programa permitirá ver que el empresario es una persona creativa, luchadora y que es imprescindible que en la vida haya empresarios.

Sin embargo, muchos de los aspirantes acuden al programa con el objetivo de convertirse en ricos empresarios…

Se lo dije en el primer programa a los concursantes. El que sólo aspire a ganar dinero puede que no gane nada. Si quieres ser el mejor de tu campo y te centras en ello, puedes terminar siéndolo y, además, millonario. Ganar dinero no puede ser un objetivo, sino una consecuencia de haber hecho muy bien tu trabajo. Eso es lo que intento transmitir.

Pero “El aprendiz” también fomenta la competitividad…

Sí, pero es que el mejor carpintero tiene que ser mejor que el de al lado, aunque siempre siendo muy respetuoso con él. No puedo decir a quien voy a echar primero, pero los más trepas, los más agresivos y creídos puede que sean los primeros en caer.

¿Cuál es el premio del programa?

Es un trabajo conmigo con un sueldo muy atractivo de seis cifras, como mínimo 100.000 euros. Lo que no sé es dónde, porque según quien gane será en una empresa o en otra. Sería en una empresa en la que yo tuviera alguna relación. 

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba