Análisis Vertele.com ¿Cómo será la nueva Ley de TV?

Ésta favorecerá la concentración empresarial, creará el Consejo de regulación y traerá la TDT de pago

En abril de 2010, cuando se produzca el apagón analógico, cada español podrá escoger entre 40 y 50 canales de televisión, que deberán financiarse con un volumen de publicidad limitado. ¿Cómo se regulará todo esto?

España tendrá, por fin, una Ley del Audiovisual en 2009. Varios Gobiernos han evitado racionalizar la jungla de normas, regulaciones, decretos y leyes obsoletas que ordenan el negocio de la televisión. Esta Ley afrontará el cambio tecnológico y la multiplicación de pantallas.

¿Qué debemos esperar de la futura Ley del Audiovisual? Aunque las informaciones se filtran con cuentagotas, Vertele.com ha recopilado lo que espera el sector:

Se creará un Consejo del Audiovisual

La ley creará el Consejo Estatal de Medios Audiovisuales, un organismo que ya existe en Cataluña, Andalucia y Navarra. Esta alta autoridad tendrá, entre otras funciones, la obligación de velar por la transparencia empresarial de los operadores, hacer respetar los compromisos de programación (incluidos los contenidos destinados al público infantil), los límites publicitarios o las inversiones en cine.

Prácticamente todos los países de la UE tienen organismos de estas características y el Consejo de Europa ha instado a que se pongan en marcha en todos los países.

Fijará definitivamente el apagón analógico

La Ley dejará claro si el apagón analógico se producirá el 3 de abril de 2010 tal como está previsto. Un reciente estudio señala que buena parte del sector audiovisual cree que España está "poco o nada preparada" para el cambio tecnológico que acarrea la TDT.

Si se mantiene la fecha prevista, en España el apagón llegará dos años antes del límite marcado por la Comisión Europea, que es 2012. Francia, por ejemplo, la quiere completar en noviembre de 2011.

Regulará la TDT de pago

¿Qué TDT tendrá España? La nueva Ley posibilitará seguramente la TDT de pago por visión. Y decidirá si las televisiones públicas pueden optar, o no, a los servicios de pago.

Uteca exige que no se les permita cobrar y que las cadenas públicas reduzcan su número de canales en TDT.

Dará luz verde a la concentración empresarial

Los grandes grupos televisivos están muy interesados en eliminar el tope accionarial que impide estar en dos cadenas de televisión distintas. Si se elimina esta limitación, una misma compañía podrá participar de forma significativa en dos televisiones nacionales.

En las últimas semanas el rumor de que Planeta aprovecharía la ocasión para entrar en laSexta estaba en la calle, si bien fue desmentido ayer por el consejero delegado de la cadena, José Miguel Contreras.

Esta supresión supondría, de hecho, un cambio de estrategia global: pasar de una legislación que apuesta por la pluralidad a otra que favorecerá la concentración del sector.

Los accionistas de las grandes cadenas privadas consideran que el Gobierno debe permitir la concentración empresarial para asegurar la supervivencia del negocio.

Permitirá la venta y arrendamiento de canales

Un paso más a la liberalización es la posibilidad de que las empresas propietarias de licencias puedan vender o arrendar sus canales a otros grupos. Al mismo tiempo se "legalizarán" comportamientos que son irregulares. Sony, por ejemplo, explota un canal de Veo TV, mientras que Disney utiliza otro canal de Net TV.

Pero si se abre la mano para estas prácticas empresariales, habrá limitaciones para evitar abusos. Se dejará entrar a empresas extranjeras siempre que en su país de origen una empresa española tenga las mismas opciones empresariales. En segundo lugar, no se podrá arrendar o vender más de la mitad de la capacidad del múltiplex digital (compuesto por cuatro o cinco canales analógicos).

Si algún operador superara ese límite, perdería la posibilidad de renovar la licencia. Este control será ejercido por el ya mencionado Consejo Audiovisual. De esta manera el Gobierno pretende dar salidas económicas a los operadores que no tengan contenidos para los cuatro canales que empezarán a explotar a partir de 2010.

Contemplará la televisión portátil

La Ley del Audiovisual regulará la televisión en movilidad (para teléfonos móviles, coches, trenes, etc.). Ver el artículo de Vertele.com sobre la Televisión Móvil Personal.

Reforma de la televisión pública

Se definirán sus funciones

La nueva Ley definirá los contenidos de las televisiones públicas y las privadas. Uteca ha solicitado, y lo podría recoger la futura ley de lo audiovisual, que los contenidos, estrategias de programación y parrillas de la televisión pública se limiten al concepto de "servicio público", dejando para las privadas el entretenimiento en exclusiva.

Con la nueva ley audiovisual, la televisión pasa de ser un "servicio público esencial" a un servicio de interés general. Esto implica, básicamente, que se amplía el campo de actuación de los operadores de televisión, antes restringido a lo que dispusieran los pliegos de concesión, al tiempo que se limita la intromisión de las autoridades regulatorias. Además, también se alarga el tiempo de explotación que pasa de 10 a 15 años.

Se reducirá o eliminará la publicidad

Las televisiones privadas quieren forzar al Gobierno a una “progresiva y rápida reducción de la publicidad en los canales públicos de televisión, hasta su total desaparición”. Parece que la Ley apoyará esta iniciativa si se tienen en cuenta las declaraciones de la Vicepresidenta Primera del Gobierno.

Los Presupuestos Generales del Estado de 2009 ya contemplan que RTVE reduzca 60 segundos de publicidad por cada hora de emisión, hasta quedarse en 10 minutos por hora, y ya ha anunciado otro minuto adicional para 2010, con lo cual RTVE tendrá dos minutos menos por hora que las televisiones privadas.

Entre RTVE y las cadenas autonómicas ingresan 1000 millones de euros al año por publicidad al año, que irían a parar a las televisiones privadas.

Se definirá el modelo de financiación

Para dar respuesta a todas las incógnitas la nueva Ley afrontará el modelo de financiación de la televisión pública. Una de las alternativas puestas sobre la mesa para "pagar" RTVE y los entes autonómicos es la fórmula diseñada en Francia por Nicolas Sarkozy, que pasa por financiar la televisión pública con una tasa sobre los beneficios de las privadas.

Las cuentas del sector privado se lo podrían permitir porque se suponen que ingresarán más al repartirse la tarta publicitaria que hoy se va a las cadenas públicas. A diferencia de los modelos imperantes en Europa, el Gobierno no quiere mplantar un canon para sufragar los gastos de las corporaciones públicas, aunque no descarta que puedan utilizar otras fórmulas como el patrocinio.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba