Estados Unidos, 20/20 Cinco parejas compiten por la adopción de un niño en un programa de TV

Una "adopción abierta" se promociona en la cadena ABC como si fuera un “reality” en el que el "premio" era un niño. El programa se emite mañana en EEUU

El niño es hijo de una adolescente de 16 años, Jessica, soltera, que seleccionó personalmente, sobre la base de fotos y datos biográficos, a las cinco parejas "finalistas" de la transmisión. El programa se emite mañana viernes a través de la cadena de televisión privada norteamericana "ABC" en una edición especial de 20/20 titulada “Be My Baby". La promoción de la emisión ha provocado una gran polémica y múltiples protestas entre los espectadores.

El programa será presentado por la célebre periodista Barbara Walters, que también es madre adoptiva. Las cámaras de 20/20 han seguido a cada una de las parejas grabando como intentaban convencer a la chica embarazada de que eran los padres adoptivos adecuados para el hijo que estaba a punto de nacer.

El programa muestra a las cinco parejas seleccionadas muy nerviosas, sometidas a una "entrevista" de media hora con la adolescente Jessica, antes de decidir a quien asignará el bebé.

¿Trucos para subir la audiencia de ABC?

La situación presenta notables parecidos con la idea central del programa "reality", "The Apprentice", que acaba de concluir, con la participación del multimillonario Donald Trump que elige a través de un mecanismo de eliminación a un directivo para sus empresas.

ABC, que llegó al cuarto y último puesto en los rating entre las cadenas televisivas de Estados Unidos, después de NBC, CBS y FOX, admitió que presentó la transmisión sobre la adopción del bebé de Jessica de manera equivocada.

Las promociones televisivas del programa dieron la impresión a la audiencia de que “Be my Baby” es un programa más de “realidad”, con cinco parejas que compiten, mientras que en realidad pretende ser una encuesta sobre el entorno de las "adopciones abiertas", según un portavoz de la cadena ABC.

¿Qué es una adopción abierta?

Las “adopciones abiertas” son procesos en los que la madre y los futuros padres adoptivos entran en contacto, aclaró el portavoz, admitiendo que el programa se “vendió” a la audiencia de forma errónea, lo que provocó reacciones muy negativas por parte de los espectadores.

La presentación del programa muestra a Jessica, con el niño recién nacido en brazos, que solloza mientras firma, sentada en la cama del hospital, el contrato de renuncia al bebé.

La ley de Ohio, el Estado donde se produjo el caso, autoriza que durante 72 horas la madre reflexione sobre la decisión, antes de darlo en adopción.

Durante todo el tiempo de la presentación, las cámaras hurgan despiadadamente en el rostro de Jessica en busca de señales de dudas o de remordimiento.

La periodista radiofónica Jane Braverman opinó que ABC "alcanzó sin lugar a dudas el punto más bajo de su existencia al especular sobre la adopción de niños para aumentar su audiencia".

También “A Child’s Waiting”, la agencia de adopción que colaboró con el programa manifestó indignación por la manera en que fue presentado el programa que habría tenido que servir para informar sobre las adopciones abiertas.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba