Telecomedia ¿Se les ha pasado el arroz a la pandilla de "Friends"?

Cuando los actores de esta serie prolongaron sus contratos hasta una octava temporada, parecía claro que el programa llegaba a su recta final, pero aún hay dudas de que sea así

Mientras el programa se encamina al final de su séptima temporada, el público se pregunta si los perennes personajes de Ross, Chadler, Monica, Rachel, Joey y Phoebe abandonarán algún día sus pisos compartidos en Manhattan, si encontrarán un trabajo definitivo y si, en definitiva, vivirán como adultos.

“Los chistes de la serie ya no encajan muy bien dentro del contexto en el que se sitúan los personajes”, ha declarado a Reuters Matt Roush, periodista de la revista TV Guide. Aunque existe una cierta desazón en el lado de los críticos televisivos, lo cierto es que el público continúa avalando a Friends con una gran audiencia.

La pasada semana aumentaron las especulaciones sobre el futuro de la serie, después de que una publicación británica recogiera unas supuestas declaraciones en las que David Schwimmer, el actor que protagoniza a Ross, señalaba que sus seis compañeros querían irse después de la octava temporada. El representante de Schwimmer ha desmentido estas declaraciones, mientras que los agentes de los restantes cinco actores no han confirmado ni desmentido el hecho de que sus apoderados quieran abandonar.

Una portavoz de la NBC, cadena que emite Friends en EEUU, reconoció que podría ser posible tal abandono pero añadió que el futuro del programa es una cuestión todavía por decidir. “Se trata de nuestro show más visto”.

No es la primera vez que los protagonistas expresan su deseo de dejar la serie. La última vez la NBC zanjó la cuestión con un contrato mediante el cual cada actor cobraba 145 millones de pesetas por episodio durante dos temporadas más.

Máquina de hacer dinero

Desde que en 1998 dejó de emitirse Seinfield, Friends ha sido el buque insignia de la NBC, y ha dominado el primetime de la TV norteamericana hasta el desembarco de la segunda edición de Survivor en la CBS. Pero esta serie también supone una gran fuente de beneficios para su productora, Warner Bros TV, la cual recibe por cada capítulo unos 975 millones de pesetas de la NBC en concepto de licencia, además de otras cantidades por cada reposición en otras cadenas o países.

Los críticos coinciden en que basta con que los guionistas vuelvan a dar un giro inesperado en las relaciones de Ross y Rachel o que permitan un acercamiento de Joey a Phoebe, para que Friends siga emitiéndose. Aunque habrá que cambiar varios aspectos y sobre todo desprender a sus protagonistas de su halo de “veinteañeros”.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba