Gran Hermano “Te has pasado más rato tumbado que de pie”

La recta final de Gran Hermano ha comenzado con los remordimientos de conciencia de Ángel, la tristeza de Mari y la apuesta entre Kaiet y Fran a ver quién duerme más

Pobre Ángel que se siente culpable por haber nominado a su amigo del alma, Kaiet. Quizá le convendría aplicar la psicología invertida y seguramente obtendría resultados sorprendentes. Por ejemplo, si Kaiet se hubiera encontrado en la misma tesitura, a buen seguro que no hubiera dudado en nominarlo para llevarse los 20 millones.

Platón escribió en la puerta de entrada a su academia la siguiente frase. “Que no entre aquí nadie que no sepa Geometría”. Lo mismo debería suceder en las próximas ediciones de Gran Hermano. “Que no entre nadie que no tenga claro que esto es un concurso y no un campamento de verano”. Que luego llegan los disgustos y los arrepentimientos, como se pudo ver ayer. El vasco parece haber sido el único en aprender esta máxima, porque el resto bien parecen estar en la inopia.

Así que tras la marcha de Alonso, el panorama es todavía más que tétrico. Sabrina continúa en su dimensión particular. Fran y Kaiet tienen licencia para dormir a pierna suelta y no hartos con eso, de la mesa van a reposar la comida al jardín. Mari está triste y hasta Tierra sabe que Ángel está deprimido por haber nominado a Kaiet. De hecho hasta el querubín se ha vuelto a entregar al insano vicio de la nicotina, tan habitual en la casa de Gran Hermano.

Así que al final el único protagonista realmente activo de la casa es la perrita. Que de tanto dinamismo le dio por comerse el césped y acabó por ingerir el aceite de una paella. El resultado fue una gran indigestión y la visita del veterinario. No sea que a estas alturas de concurso aparezca la Sociedad Protectora de Animales con una demanda bajo el brazo. El diagnóstico es claro, indigestión aguda. Así que el especialista le ha recomendado reposo. Pues que imite a algunos habitantes de la casa y enseguida se recuperará.

Mama, quero teta

A lo mejor es porque, una vez eliminado Alonso, el camino está más despejado. El caso es que el de Barcarrota expresó ayer especial interés por una determinada parte de la anatomía de Mari. Que si éstas pesaban más o menos después de la operación. Y finalmente le ha pedido tocarlas o verlas desde lejos al menos. La de Cádiz salió bien de la situación y le dijo que le tenía que pedir permiso a su prometido, “El Muleto”, un particular amigo de Fran que salió en el programa del pasado miércoles.

Los redactores encargados de hacer los resúmenes de Telecinco tienen que estar encantados con la idea que tuvieron Kaiet y Fran al final de la noche: Jugar a una especie de fútbol-tenis. Ellos tan contentos y como niños. Los sufridos periodistas recogiendo las imágenes para los programas de hoy. Y los espectadores creyéndose que estos concursantes son el colmo de la diversión.

Más vídeos y noticias en el especial Gran Hermano elaborado por Latino Televisión.

Participa en el foro de Gran Hermano de Latino Televisión.

Noticias relacionadas

-¿Se fue Alonso de la casa o al supermercado?

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba