Especial Vertele 10 personajes de series que no necesitan disfrazarse en Halloween para asustar

10 personajes de series que no necesitan disfrazarse en Halloween para asustar
10 personajes de series que no necesitan disfrazarse en Halloween para asustar

Anomalías físicas; la carcajada más macabra de la esfera terrestre; paladares a prueba de casi ningún estómago; brotes psicóticos; o 'aficiones' perturbadoras son solo algunos de los ingredientes que pueden volver a un individuo aterrador. Con motivo de la llegada de la festividad más siniestra del año, recopilamos aquellas diez personalidades más inquietantes de la pequeña pantalla

Ya está aquí, un año más: la víspera del Día de Todos los Santos. ¿Y qué mejor que celebrar una fecha tan inquietante realizando un repaso a los 10 personajes más aterradores de la televisión? Desde la épica 'Juego de Tronos', pasando por la últimamente muy comentada 'The Walking Dead', hasta otras más clásicas como 'Twin Peaks' o la inolvidable 'Prison Break', entre otros híbridos más propios del género de terror como 'Scream' y 'American Horror Story'. Todos ellos comparten, al menos, a un individuo lo suficientemente escalofriante como para entrar a formar parte del siguiente listado. ¡Feliz Halloween!

1. Ramsay Bolton ('Juego de Tronos')

En 'Juego de Tronos' hemos presenciado infinidad de actos malvados perpetrados por personajes de calaña similar. Desde la temida Montaña, pasando por Cersei Lannister y su padre Tywin, hasta Joffrey Baratheon, las 'víboras' de Oberyn y el manipulador de Meñique. Por otra parte, también tenemos a los Caminantes Blancos y a su siniestro Rey de la Noche pero, incluso por encima de todos ellos, está Ramsay Bolton.

El condenado sociópata, por decir algo, hijo bastardo legitimado por Roose Bolton, Señor de Fuerte Terror, tiene la misma afición a emplear la diplomacia para resolver sus asuntos que Tyrion Lannister gusto por el agua mineral. La tortura es el único lenguaje que parece haber conocido en su vida. Y, si no, que se lo pregunten a 'Hediondo'.

Su total falta de empatía para con el prójimo le permiten llevar a cabo toda clase de perversiones, cada cual más sádica. Desde jugar a la 'cacería humana' con su hambrienta jauría, pasando por violaciones y toda clase de mutilaciones, hasta juegos macabros de los que hasta el mismísimo payaso de 'Saw' se sentiría orgulloso. Es un asesino para todos los gustos; tan pronto arremete contra un soldado hecho y, después de que termine con él, no demasiado derecho, como contra una criatura de apenas unos meses de edad. Hasta los gustos sexuales de semejante depravado social son dignos de recabar... aunque quizá no tanto de mencionar. Probablemente alguna pelirroja de Poniente no quiera ni siquiera oír hablar del tema.

En definitiva, un ser que eliminaría la palabra 'piedad' del diccionario que solo mira por y para sí mismo. Su ley es la única que existe para él y su mundo y, si los demás no están de acuerdo, bienaventurados si consiguen desviar el entrenado olfato de sus canes.

2. Twisty ('American Horror Story')

Retrotaigámonos a la cuarta temporada: 'Freak Show', en Júpiter, Florida. Corre el año 1952 y un espectáculo de variedades realizado por personas con algún tipo de alteración genética regala a la vista una dantesca función que no deja a nadie indiferente. Y aún así, ni la mujer barbuda, el chico langosta, las siamesas, el hombre más fuerte del mundo o la fémina de tres pechos son rivales para el aterrador Twisty, el payaso.

Su apariencia física ya genera desconfianza al primer vistazo. Y con 'desconfianza' me refiero justamente a "si te acercas un poco más ni Usain Bolt me alcanzaría". No tenemos muy claro si el motivo de tan alarmante reacción se debe a su precario y marchito maquillaje, sus ojos inyectados en sangre o sus desaliñados y decolorados harapos.

Ah, no. Probablemente tenga algo que ver esa manía, tan suya, de deambular a través del circo ambulante de su comunidad con la mandíbula desgarrada -y no, el que la cubra con esa prótesis de sonrisa macabra tampoco ayuda-. De hecho, en Vertele estamos convencidos de que la coulrofobia perdería su nombre para convertirse en una verdad como la audiencia de 'Horror Story' de grande si todos los payasos fuesen como él.

Y luego ya si sumas el casi insignificante detalle de que presume de cierta... llamémosle 'endeblez' mental; que trata de recuperar el buen nombre que nunca tuvo como gran cómico y mejor amigo de los más pequeños sirviéndose de métodos cada cual menos ortodoxo que el anterior; y que ha sesgado más almas que Christian Bale en 'American Psycho' por su cuanto menos singular pasado como asesino en serie, bueno, ahí lo tenéis, ¿es necesario que agregue algo más?

3. Thomas Eichorst('The Strain')

Otrora oficial de la llamada armada SS del partido nazi, Eichorst fue el cabecilla del campo de exterminación de Treblinka, en Polonia, durante la Segunda Guerra Mundial. Un pasado así ya le vuelve aterrador, pero sus actuales ocupaciones no dejan de resultar igualmente inquietantes.

Se ha convertido en la mano derecha de los llamados Strigoi ó un tipo de vampiro con pinta de parásito que no brilla como Edward Cullen pero que por lo menos hace honor a su especie. Hoy por hoy, se encuentra aparentemente sometido a los dictámenes del llamado Maestro: el Hitler de los chupasangre. O algo así. Y por voluntad propia, que es lo que le hace aún más perturbador si cabe; al menos, a cambio de aumentar su esperanza de vida y adquirir poderes sobrenaturales.

Sin embargo, al vender su alma obtuvo mucho más que eso: una siniestra apariencia física -como el 'Nosferatu' de Murnau, pero sin nariz- que oculta al resto a base de maquillaje, prótesis y una peluca.

De esta manera, su lograda estética humana le permite integrarse en sociedad para cumplir las exigencias del jefazo, que pasan por corromper y manipular a la concurrencia. Entre otras fechorías. Digamos que además del derecho también es el brazo ejecutor que actúa siguiendo las órdenes de una sombra demoníaca.

... El problema, es que él también tiene sus propios planes.

4. Jerome Valeska ('Gotham')

Pelirrojo y capaz de emitir la carcajada más macabra que jamás ha conocido 'Batman'. Al menos, en televisión.

A pesar de la juventud de la que podría presumir Valeska, si le importara, ello no detuvo a este antiguo circense para asesinar a su 'encantadora' madre a hachazo -no tan- limpio y sin mayores miramientos, motivo por el que fue enviado derechito al famoso Asilo Arkham. Pero, por supuesto, logró escapar y encabezar el grupo de Los Maníacos: una panda de villanos que rivalizan entre ellos por coronarse como el más perturbado de todos. Y, ojo, que la competencia es seria.

Astuto por naturaleza, sonrisa torcida y un brillo de locura casi palpable en la mirada, este siniestro personaje se dedica a cometer toda clase de delitos a lo largo y ancho de los exageradamente corruptos bajos fondos de Gotham, como quien sale a dar un garbeo un sábado por la tarde.

Por aquí estamos seguros de que no querríais toparos con él.

5. Dr. Hannibal Lecter ('Hannibal')

Psiquiatra forense dueño de una agudeza mental que haría palidecer al mismísimo Sheldon Cooper -está bien, quizá exagerándolo un poco-. Así es el Dr. Hannibal Lecter: un retorcido neurólogo capaz de enfrentar al brillante Will Graham, el reputado analista criminal del FBI que trata de dar caza a un furtivo asesino en serie.

De apariencia pulcra, calzada elegante, maneras estilizadas, ácida palabrería y una aparente obsesión casi enfermiza por el refinamiento, Lecter podría ser percibido como el perfecto gentleman. Al menos, siempre que olvidemos sus inquietantes tendencias psicópatas y su, cuanto menos, extraña inclinación por la carne humana.

Caníbal por definición -imaginadle llenando la nevera...- preferiría que fuera Graham quien le 'echase una mano' a él. Sin embargo, será el analista quien le contacte para solicitar su contribución e intentar así resolver el peliagudo caso que le ha sido asignado.

En definitiva, un personaje deliciosamente interesante. Y con un paladar encomiable -lo siento, tenía que hacer el (otro) chiste fácil-.

6. Theodore Bagwell 'T-Bag' ('Prison Break')

Lo tiene todo. Theodore Bagwell -'T-Bag' para los amigos, si es que le queda alguno- nació en Alabama, concretamente en Conecuh, de una relación incestuosa y a todas luces abusiva entre padre y hermana. Incluso él se vio sometido a los atropellos de su propio progenitor.

Ha pasado por la cárcel más veces de las que puede recordar, y todo comenzó a raíz de su extraña afición por la tortura animal en particular y el vandalismo en general. Oh, y una vez trató de calcinar la casa de uno de sus profesores, razón más que justificada para enviarle directo al reformatorio. Lugar en el que, en un poco acertado intento para entablar amistades, terminó enrolándose en la llamada 'Alianza por la pureza'; un grupo nazi defensor de la supremacía de la raza blanca que más adelante terminaría comandando.

Apuntaba maneras, sin duda. Y unos años más tarde, el niño del correccional dio paso al psicópata, asesino en serie y pedófilo que, para desgracia de muchos internos, no tiene el menor reparo en abusar de ambos géneros.

7. Ghostface ('Scream')

Ghostface es el nombre que adopta este peculiar asesino que hace gala de una máscara blanca algo más orgánica que la del personaje cinematográfico en el que está inspirado. Unos guantes y una capa negras después, su apariencia asemeja más a la de la propia parca que a un fantasma. Sin embargo, a efectos prácticos, el resultado sigue siendo el mismo, especialmente si tenemos en cuenta la afilada daga de la que nunca se desprende.

Aún así, lo verdaderamente escalofriante de este popular personaje es que podría ser nadie y, al mismo tiempo, todos. La identidad de quien porta este característico disfraz es cambiante, pues cualquiera podría adquirirlo en el establecimiento pertinente y ser despreocupadamente confundido, por ejemplo, en fechas tan señaladas como la de Halloween, con un jaranero más.

Lo curioso del asunto es que, independientemente de cuál sea la personalidad del criminal que le ampara, da muestras de una sobresaliente locuacidad en aquellos momentos en los que simplemente advierte a su próxima víctima sin personificar su presencia junto a ella a través de, entre otros medios, una singular llamada telefónica. A partir de ahí, de cuerpo presente, es totalmente mudo.

Aunque eso al damnificado de turno se la trae al pairo, claro.

En dos temporadas, la 'máscara' ha adoptado la identidad de dos homicidas distintos que han llegado a terminar con la vida de 18 personas, movidos por un sádico instinto vengativo. Oh, un segundo, ahora sigo, está sonando el teléfono...

8. Negan ('The Walking Dead')

¿Qué fan de 'The Walking Dead' no odia a Negan? El estreno de la séptima entrega de la postapocalíptica ficción de AMC tras ese enorme cliffhanger de final de temporada, destruyó los esquemas de buena parte de sus seguidores e intensificó aún más, si cabe, la aversión hacia el villano más peligroso que han conocido Rick Grimes y su pandilla hasta ahora. Y aún así, ¿quién es el valiente que se atrevería a plantarle cara? ¿Nadie? ¿Ni siquiera tú, Rick? Ah, no...

Proclamado como líder de los llamados 'Salvadores', un grupo de supervivientes formado por, aproximadamente, medio centenar de personas, ofrecen protección y seguridad a cambio de víveres. Loable, ¿verdad? al menos, siempre que al personaje interpretado por Jeffrey Dean Morgan en la pequeña pantalla no le dé por sacar a Lucille a pasear en uno de sus ocasionales arrebatos emocionales.

Lucille, sí. Su abominable bate armoniosamente decorado con una alambrada de púas.

No es tanto su apariencia, con esa retorcida sonrisa y esa mirada colonizadora que tiene el muy condenado, sino su salvaje personalidad lo que termina de espantar al personal: el dictador del 'Nuevo Mundo'; un universo distópico en el que todos cohabitan pero donde solamente su palabra debería ser, a su criterio, la única que importa -¿os lo imagináis debatiendo con Bolton?-.

Únicamente centrado en sus propios intereses, a veces da muestras de una aparentemente esquizofrénica actitud infantil que adereza con brotes psicóticos y un lenguaje a todas luces inapropiado -no hablemos ya de su singular sentido del humor...-. En resumidas cuentas, un poderoso antagonista de manual. Peor aún, un villano de libro consciente de que tiene el poder.

... Y que no tiene el menor reparo en abusar de él.

9. Eligos ('Ash vs Debil Dead')

A pesar de su breve aparición en la ficción protagonizada por Bruce Campbell, de tan solo tres episodios durante la primera temporada, la espeluznante apariencia de este ser sobrenatural todavía permanece grabada en la retina del espectador medio.

Eligos es conocido como el demonio de la mente y descrito como la entidad 'más débil' de esta especie de leviatanes. Sin embargo, en la serie podemos apreciar que hace alarde de increíbles muestras de poder que logran dejar fuera de juego a Ash y Pablo, e incluso poseer a Kelly sin ser detectado.

10. Killer Bob ('Twin Peaks')

¿Quién no recuerda la mítica 'Twin Peaks'? En el icónico thriller sobrenatural de David Lynch y Mark Frost, el espectador pudo seguir los pasos del agente Dale Cooper para resolver el caso del asesinato de la joven Laura Palmer. Por el camino, la serie iba presentando un elenco de personajes de lo más extraño pero, tal vez, por encima de todos ellos, está Killer Bob. Aunque no tanto por su extravagancia como por lo inquietante y amenazador que podía llegar a ser.

Para empezar, ni siquiera es mortal. Es un ser etéreo, un espíritu, y de los malos; de los que hacen daño. Su única misión en... -creo que aquí decir 'vida' podría confundir- es depravar almas inocentes para alimentar al llamado Hombre de Otro Lugar con su sufrimiento. De apariencia humana, también mantiene el gusto por violar y asesinar a quien le dé la real gana solo para marcarse un festín de terror, dolor y placer que, por otra parte, tratándose de un ente demoníaco de su calaña, resulta comprensiblemente viable.

Además, Bob es capaz de exteriorizarse de infinidad de formas según así sean los huéspedes que posee, a los cuales utiliza para sus censurables actos de perversión y homicidio. Ah, y a veces también tiene la manía de adoptar la apariencia de una lechuza. Una que ni los fans de 'Harry Potter' querrían tener de mascota.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba