Futuro Los planes de la nueva Antena 3

Una drástica reducción de plantilla, un cambio radical de imagen de la cadena y un nuevo modelo de programación marcan el aterrizaje del nuevo equipo directivo en la cadena de Planeta. El calendario de trabajo tiene una extraordinaria intensidad. Estas son algunas claves

1. Formar equipo directivo

El primer tema en la agenda de Maurizio Carlotti es la conformación del nuevo equipo directivo. Antena 3 tiene decenas de altos ejecutivos y Planeta ha aterrizado en la cadena de San Sebastián de los Reyes con sólo media docena de personas en los puestos de máxima responsabilidad. En esta primera fase los antiguos ejecutivos procedentes del equipo de Sáenz de Buruaga son ya sometidos a un auténtico quinto grado para evaluarles y determinar la procedencia de su sustitución o confirmación para integrarse en la nueva gestión. Carlotti deberá trabajar con gran rapidez para saber con quién cuenta y a quién va a liberar de sus actuales obligaciones. De la solidez de estas primeras decisiones depende la buena armonía entre el primer nivel de dirección y la eficacia de las que se tomen después.

2. Revisar las decisiones económicas

El segundo punto del orden del día es clarificar la situación económica de la cadena, ya desde dentro. Hasta ahora los “expertos” de Planeta han trabajado con datos parciales y en sus “cuarteles de primavera” de la sede de Recoletos. Ahora llega el momento de enfrentarse a los números y a la plantilla desde dentro. Llega el momento de intentar entender las decisiones que se han tomado y por qué se han tomado. Es un trabajo delicado porque es la base de todas las decisiones “estratégicas” que se tomarán después: drástico ajuste de plantilla; recorte presupuestario y humano en los Servicios Informativos; valoración de los gastos generales y su pertinencia; situación de las empresas del grupo (temática, interactiva, etc.); evaluación de compromisos con productoras, distribuidoras y proveedores (contratos con las “majors”, programas ya firmados..).

Los despidos, uno de los puntos gordianos de la mejora de la situación económica, podrían afectar a 600 personas. La plantilla actual de Antena 3 ronda los 1800 puestos de trabajo, mientras que de éstos, 580 pertenecen a los Servicios Informativos. Este plan de despidos es uno de los aspectos más dolorosos y conflictivos de la nueva gestión en la cadena. El objetivo central es claro: poner a Antena 3 en rentabilidad de forma acelerada.

3. La programación para el verano

La primera urgencia en programación es la aprobación de la de los meses de verano. Es una programación de trámite. Se trata de pergeñar una parrilla que permita aguantar con dignidad los meses de menor consumo televisivo y seguir trabajando relajadamente para el siguiente reto, el último trimestre, donde la cadena ya se juega cifras abultadas de facturación publicitaria.

En estos meses de verano se notarán poco los cambios en los programas de Antena 3. Veremos lo de siempre: testimonios, magazines, programación infantil y caras conocidas. Vertele ya ha adelantado alguna de las pocas novedades que se esperan.

4. La programación de otoño

La nueva Antena 3 empezará a dibujarse a partir del mes de septiembre. El encargo del propietario, Planeta, y del Presidente del Consejo de Administración, José Manuel Lara, es nítido: una programación blanca, familiar, para todos los públicos, sin contenidos escabrosos, que permitan audiencias mayoritarias y pocos conflictos políticos. Los informativos seguirán una línea editorial parecida a la actual, favorable al Gobierno, mientras que los programas pelearán por consolidar la tercera posición de una forma rentable y, si se pudiera, escalar a la segunda. Pero la rentabilidad sigue siendo la prioridad absoluta, no el ocupar la segunda posición o la primera de las privadas a cualquier precio.

Las grandes líneas de otoño podrían ir por ahí: Alicia Senovilla seguirá con su Como la vida con una notable renovación, dulcificando los contenidos, reduciendo las grandes dosis de corazón que tiene en la actualidad y buscando un tono más “elegante”. A Carlotti le gustaría tener a María Teresa Campos, pero los compromisos de Europroducciones y de la presentadora con Telecinco, cadena con la que tienen un año más de contrato, no lo permiten esta temporada.

Por la tarde se buscará una alternativa para competir con los “culebrones” de La Primera, Telecinco y las autonómicas. La opción es doble: o pedirle a Ana Rosa Quintana que de momento continúe con su Sabor a ti, conscientes del agotamiento del producto; o proponer una cara “nueva” aunque veterana, como la de Julia Otero, a la que le va bien de momento en Cataluña con La Columna. A Julia ya le dan pereza las aventuras, pero podría ver con buenos ojos su pase a Antena 3 si le garantizan “libertad” para los contenidos de su programa. Su relación con Planeta es buena, mientras que con Telefónica, por su salida accidentada de Onda Cero, era pésima.

La gran asignatura pendiente es la noche. La búsqueda de un late night para cuatro días a la semana que compita con Sardá es un elemento común a TVE y a Antena 3. Planeta podría haberse propuesto la conquista de Manel Fuentes. De momento es el único nombre que suena y que podría haber sido tentado ya desde Recoletos. (Ver artículo de Vertele sobre el tema).

Otros fichajes que suenan: Si Ana Rosa Quintana deja la tarde, se quedaría en la cadena al frente de un programa de debate de prime time. Podría incorporarse a la cadena de San Sebastián de los Reyes Ana García Lozano, con un programa de testimonios “original e innovador”, después de sus correctos resultados en La Primera. Se mejorarían los horarios de series como Angel y, desde luego, se confía en que Un paso adelante siga con su fortaleza de la temporada anterior. ¿Estará además el Caiga quien caiga en la nueva Antena 3?

5. La mejora de la imagen de la cadena

Este es otro punto clave de la nueva Antena 3. En la actualidad es una cadena con “mala imagen”. Los expertos en marketing trabajan ya duramente para cambiar la percepción de los espectadores que tiene muchos elementos negativos. Carlotti quiere recuperar adjetivos como “moderna”, “innovadora”, “atrevida”, pero al mismo tiempo “familiar”, “blanca” y “rigurosa”. La facturación publicitaria depende del “target comercial” y para ello Antena tiene que recuperar mucho público perdido en los últimos meses: jóvenes adultos, de clase media, de nivel cultural medio, que vivan en zonas urbanas o en municipios de más de diez mil habitantes, con poder adquisitivo. Y ahí se van a centrar los esfuerzos de la “nueva imagen” de la cadena, con una programación al servicio de estos objetivos.

6. Limitar los compromisos

Un último punto que recogemos en este pequeño resumen de estrategia es el referido a compromisos de la cadena con terceros, protagonistas de la vida social o económica de este país.

La Antena 3 que se va, se vio obligada a aceptar compromisos económicos que han lastrado terriblemente su cuenta de resultados. La compra de Onda Cero o de los derechos del Campeonato Mundial de fútbol nunca se hubieran realizado si se hubieran seguido intereses estrictamente empresariales. Posiblemente se habrían realizado coberturas de algunos eventos informativos de forma muy distinta. Por ejemplo, el despliegue que se realizó con motivo de la guerra de Irak, que costó muchísimo dinero a la cadena, sin una rentabilidad clara en términos de audiencia.

Otro lastre ha sido el encargo sistemático y continuado a determinadas productoras, que están en boca de todos, para poner en antena programas que fracasaban o que no tenían buenos índices de audiencia o que, simplemente, no llegaban a salir nunca. A pesar de eso, los nuevos encargos a las mismas productoras se reiteraban. Deberán revisarse también las relaciones con distribuidoras e intermediarios para conseguir derechos de películas o de series, que también están bajo sospecha.

Si en este capítulo Carlotti tiene las manos completamente libres, la gestión económica de la cadena mejorará inmediatamente. La nueva Antena 3 se podrá permitir el pelear en los mercados con criterios de eficacia y encargar programas a productoras serias y profesionales, que acuerden un precio justo, que garanticen a la cadena el buen fin del contrato.

En cualquier caso, el principal horizonte de Mauricio Carlotti es el mes de enero. A partir de enero empieza un nuevo ejercicio y se cierran balance de un año, el 2003, que difícilmente puede ser bueno o magnífico para la cadena. La hora de la verdad se producirá cuando se cierren los números del 2003. Tiempo al tiempo.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba