Según La Voz de Galicia El presidente del Real Madrid podría estar interesado en la compra de Antena 3

Admira, filial de Telefónica, vendería el 49% de sus acciones en Antena 3 y Onda Cero en una operación que cuenta con el visto bueno del Gobierno, según La Voz de Galicia

Telefónica ha hecho las cuentas y para cuadrar el balance ha decidido desprenderse de su buque insignia en el terreno del sector audiovisual, el binomio Antena 3-Onda Cero, en una operación por la que espera obtener 200.000 millones de pesetas (1.202 millones de euros). La acción se enmarca dentro de un amplio plan diseñado por la operadora con el visto bueno de José María Aznar y de Rodrigo Rato, y cuyo primer capítulo fue la fusión de las plataformas digitales. Telefónica cederá el 49% de sus acciones, que pasarán a manos de personas afectas al PP, en especial el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

El paquete mayoritario de acciones que Telefónica posee en Antena 3 y Onda Cero, el 49%, serán repartidas, según fuentes de la operadora, entre Juan Abelló -vicepresidente del Real Madrid-, que las comprará a título particular; entre el presidente de la editorial Planeta, José María Lara, y, en especial, entre el todopoderoso presidente del Real Madrid y de la recién fusionada ACS y Dragados, Florentino Pérez, que también es socio de referencia de la operadora Xfera.

Telefónica, en cualquier caso, no descarta quedarse con algunos títulos, aunque sólo con un carácter testimonial. El hombre fuerte será, sin ninguna duda, Florentino Pérez, que controlaría la empresa con el apoyo del banco BSCH. Otro de los grandes ganadores en esta operación, aunque dentro del terreno mediático, será el recién nombrado consejero delegado de Antena 3, Ernesto Sáenz de Buruaga.

Pedro J., el gran perdedor

La estrategia diseñada por Telefónica, además del económico, tiene un matiz claramente político, ya que la acción ha sido supervisada por el presidente del Gobierno, José María Aznar, y por su vicepresidente económico, Rodrigo Rato. En este contexto, la cruz le ha tocado al director del periódico El Mundo, Pedro J. Ramírez, al que el PP no quiere darle ni un gramo más de poder. Pedro J., el gran perdedor, se postulaba para el puesto que corresponderá a Buruaga.

Otro de los beneficiarios es el presidente de Hispasat y antiguo secretario de Estado para el Deporte, Pedro Antonio Martín Marín, que el próximo miércoles será nombrado presidente de Admira, la filial de medios de Telefónica. Martín Marín, según fuentes de la compañía, será el encargado de desprenderse del 49% del accionariado que actualmente tiene la operadora en Antena 3 y en Onda Cero.

Artículo publicado en La Voz de Galicia, 23/5/02

Florentino Pérez, Juan Abelló y el incierto destino de Antena 3

En este sentido, y según señala PRNoticias, el presidente del Real Madrid ha desmentido tajantemente la compra de Antena 3. Sin embargo, la información apunta a que la operación de compra de "la pieza más codiciada" de Admira no se ha cerrado todavía y se insiste en que las gestiones intensas y casi frenéticas siguen en marcha.

Telefónica no va a vender a cualquier precio las emisoras, medios y productos que en su día adquirió Villalonga y que hoy son objeto de deseo para grupos mediáticos, empresariales y financieros. A pesar del desmentido de Pérez, se da como seguro que ha habido contacto con el presidente de ACS, como lo ha habido con otros empresarios de su entorno. Las mismas fuentes subrayan que el papel que está jugando en esta operación el vicepresidente del Real Madrid, Juan Abelló, es decisivo para la colocación de los activos de Admira.

El presidente de Telefónica cerró el 7 de mayo un acuerdo con Jesús de Polanco para fusionar las plataformas digitales. Mientras, se negociaba con Juan Abelló la venta del voluminoso paquete de acciones que Telefónica posee en Antena 3. En su calidad de presidente no ejecutivo de RTL, Abelló parece haber fijado ya las condiciones en las que el grupo Bertelsmann (propietario de RTL) se quedaría con el 47% que Telefónica tiene en Antena 3, lo que sumado al 17% que ya poseen los alemanes, les daría la mayoría y un cómodo control de la cadena.

Se confirmaba así el nombramiento de Pedro Antonio Martín Marín como nuevo presidente de Admira, y la salida de Luis Abril, de vuelta a su anterior casa (Telefónica). Quedan en el aire varias incógnitas políticas y las directrices que emitan los organismos encargados de velar por la Competencia, pero el proceso parece imparable. Desde 1997, cuando el PP y sus medios afines (especialmente el diario El Mundo) aplaudieron con entusiasmo la decisión de Juan Villalonga de montar Vía Digital para hacer la competencia al Grupo Prisa.

Telefónica ha invertido unos 10.000 millones de euros en medios de comunicación. Cinco años después, harta de guerras mediáticas, irritada hasta la médula, rodeada de pérdidas y carente de un proyecto claro para su filial de medios de comunicación, ha optado por soltar lastre. Además de "fusionar" Vía Digital con Canal Satélite, lo que representa una victoria épica para Jesús de Polanco y el Grupo Prisa, César Alierta se deshace de Antena 3 y de la ruinosa Onda Cero, no se opone a que John de Mol -el creador de Endemol- recompre la compañía creadora de Gran Hermano y liquida en Argentina las cadenas Azul y Telefé.

Artículo publicado en PRNoticias.com, 24/5/02

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba