Artículo de interés La primera cadena de la BBC registra el peor dato de audiencia de su historia

En realidad, la TV pública británica sufre una progresiva caída desde los años 90

Por su interés reproducimos el siguiente artículo de Emili J. Blasco que publica hoy ABC:

La noche del pasado miércoles, con un país atento al partido de fútbol Real Madrid-Arsenal, emitido por Sky Sports, sólo el 11,9 por ciento de los británicos que veía la televisión conectó BBC-1, el primer canal de la televisión pública, lo que constituye el peor registro logrado nunca por la corporación desde que existen cómputos de audiencia.

En realidad, la BBC-1 se encuentra en una progresiva caída desde los años noventa. En 1989 su cuota de pantalla fue del 39 por ciento, la misma cifra con la que había comenzado la década de los ochenta; en su continuo descenso, la marca llegó al 23,3 por ciento en 2005, y desplomes como el de la pasada semana hacen prever aún peores resultados para el conjunto de este año.

La situación es comparable con la que atraviesa la principal cadena privada, la ITV-1: desde una cuota de pantalla del 50 por ciento lograda en 1982, en 2005 había caído al 21,5 por ciento, por debajo de la BBC-1, a la que había estado batiendo durante una veintena de años.


Proliferación digital

Las dos grandes cadenas generalistas han perdido terreno por la fragmentación del mercado televisivo, sobre todo los últimos años con la proliferación de la oferta digital. Según datos del Gobierno, siete de cada diez hogares británicos tienen ya dispositivos para recibir televisión digital, que ha conocido un importante desarrollo de cara al apagón analógico previsto para 2012.

En estos momentos, los multicanales -con presencia también de las dos citadas empresas, con canales como BBC-3, BBC-4 y BBC-24, así como ITV-2, ITV-3 e ITV-4- suman el 29,6 por ciento de la audiencia de la televisión británica.

Quienes están resistiendo mejor a la proliferación de la oferta, sin pérdida de espectadores en los últimos años, son los canales de emisión terrestre con un perfil específico: el público BBC-2 (en torno al 10 por ciento de cuota de pantalla), el público-comercial Channel 4 (otro 10 por ciento) y el privado Channel 5 (alrededor del 6 por ciento).


Reparto del canon entre todas las TV

La importante caída en audiencia de la BBC ha llevado a sus competidores a solicitar al Gobierno que se reparta entre todos el canon que pagan los hogares británicos por disponer de aparato de televisión y que se destina íntegramente a financiar las emisiones de la corporación pública.

El Gobierno ha decidido mantener ese privilegio, pero en las negociaciones que se desarrollan para renovar por otros diez años la especial carta que rige la BBC está presionando a ésta para que encuentre medios imaginativos que le permitan conectar de nuevo con la audiencia, aunque sin entrar en unos contenidos excesivamente comerciales que le alejen de su carácter de servicio público. Se trata de intentar una cuadratura del círculo, sobre todo cuando el Gobierno acaba de solicitar a la BBC que acentúe «el sentido de comunidad» y de «ciudadanía británica» en sus programas.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba