Investigación Más problemas para la BBC: Un periodista detenido por infiltrarse en la policia británica

La ética profesional de la BBC se puso ayer en entredicho tras la detención, el día anterior, de un reportero que se infiltró en la policía del Gran Manchester con fines periodísticos. Un artículo de Lourdes Gómez en el diario "ElPaís"

El profesional de la radiotelevisión estatal británica, cuya identidad no se ha desvelado, ingresó en el servicio para investigar una serie de alusiones sobre racismo institucional en la policía de esta región inglesa. Las imágenes y la información obtenidas formarían parte de un documental que prepara la BBC. Ayer, el periodista fue puesto en libertad bajo fianza, informa Efe.

La detención ha desatado una polémica entre la policía de Manchester y la BBC cuando todavía no está resuelta la batalla entre el Gobierno y el ente estatal en torno al informe sobre armas de Irak. Aunque de connotaciones distintas, ambos incidentes giran en torno a la ética de un trabajo de investigación basado en prácticas dudosas o en una única fuente no atribuible. En ambas instancias, la directiva de la BBC apoyó la labor de sus dos empleados. "Al aceptar este acto de periodismo no ético, la BBC puede haber infringido los derechos humanos de la gente", protestó una portavoz de la policía de Manchester.

Tras pasar la prueba de selección, el reportero de la BBC siguió el curso y entrenamiento oficiales, de unos siete meses de duración, hasta su graduación. Llevaba un mes como agente en prácticas cuando se descubrió su identidad. El viernes fue detenido bajo sospecha de intentar enriquecerse mediante engaños. La BBC alegó ayer que el sueldo -en torno a los 24.000 euros al año- se ha ingresado en una cuenta reservada con la intención de retornarlo.

La BBC parece confiar en que su infiltrado ha logrado filmar suficiente material para corroborar las alusiones sobre racismo entre la policía de Manchester. Por lo pronto, ayer respaldó al detenido con determinación.

Proceso de alistamiento

"La BBC lleva meses investigando alegaciones sobre racismo institucional en la policía de Manchester. Creemos que es un asunto de significativo interés público. La única forma de probar estas alegaciones era mediante la infiltración de un periodista en el proceso de alistamiento para ver qué sucede a un nuevo recluta en la escuela de instrucción y dentro de la fuerza", se defendió en un comunicado.

Michael Todd, jefe de la policía de Manchester, tiene una lectura opuesta del caso. "Condenamos esta táctica que parece ser el más escandaloso desperdicio de fondos públicos utilizados para preparar, equipar y pagar el sueldo de este individuo. Ha privado a un recluta genuino de la oportunidad de ingresar en el servicio", dijo.

La policía de Manchester viene siendo objeto de repetidas acusaciones sobre discriminación laboral del personal de comunidades minoritarias. En especial, los agentes de origen asiático denuncian anónimamente los numerosos obstáculos que se interponen a su promoción y critican la ineficacia.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba