Se aplaza Los problemas económicos de TVE retrasan el estreno del “Un, dos, tres”

La pública está instalada en una auténtica economía de guerra. La “mano dura” de la SEPI y las reconvenciones del Comisario europeo Mario Monti han obligado a la cadena a reducir drásticamente sus gastos, incluso los de la programación de prime time

La frase más oída en los despachos de los directivos de Prado del Rey en las últimas semanas es: “No hay dinero”. Si alguna vez la frase había sido un recurso manido para ahuyentar a algún productor pesado, en estos días el argumento tiene el peso de una realidad dramática. En TVE no hay un duro para nada hasta el mes de enero.

Un presupuesto que siempre se incumple

El problema central de TVE es que todos los años parte de una premisa falsa: un presupuesto teórico, que se incumple sistemáticamente y que genera el incremento de una deuda multimillonaria que sigue creciendo, avalada por el Estado. La secuencia, curso a curso, es la misma: el presupuesto previsto se agota muchas semanas antes de acabar el año. Entre los gastos corrientes y los intereses de la deuda principal, ya desbocada, el presupuesto se convierte en papel “mojado”. A partir de ese momento, RTVE sigue gastando, engordando la ya crecida deuda del ente público y generando nuevos intereses que ahogarán el presupuesto del siguiente ejercicio mucho antes de lo previsto.

Sin embargo, estos tiempos se acaban. La advertencia del Comisario de la Competencia de la Unión Europea, Mario Monti, y las previsiones del Presidente de la SEPI, Ignacio Ruiz-Jarabo, anuncian medidas drásticas de recorte de gastos para contener la deuda y acabar con ella en un corto periodo de tiempo. El presidente de la SEPI explicó que Monti "no establece un plazo perentorio para acabar con el aval del Estado" y agregó que "quería acabar con la deuda a finales del 2005". Con esta finalidad, la SEPI estaba elaborando un informe para el Gobierno con todas las posibilidades teóricas. Por primera vez, no se descarta "titulizar la deuda y financiarla con un canon", que sería pagado por todos los españoles, lo que representaría un nuevo impuesto.

El vicepresidente del Gobierno y “sucesor” de Aznar, Mariano Rajoy, aseguró en público que se tomará el tema en serio. RTVE ha superado los 6.800 millones de euros de deuda, más de 1,1 billones de las antiguas pesetas, y todo ese dinero no ha figurado nunca en los Presupuestos Generales del Estado, aunque ha sido avalado por él.

Cómo llegar a fin de año y no morir en el intento

La situación económica de RTVE, a dos meses de acabar 2003 y con estos “ultimátums”, es crítica. El programa de Ramón García, que se estrenó ayer, Un domingo cualquiera, sufrió por lo menos tres aplazamientos con la única finalidad de limar gastos de producción, programando en su lugar películas y series que estaban ya en los “cajones” de Prado del Rey.

Ahora le ha tocado el turno a Un, dos, tres… a leer otra vez. El programa de Chicho debía salir al aire la tercera semana de diciembre. Los motores se están calentando ya desde septiembre: El popular creador ha participado en ruedas de prensa y galas; nos ha presentado al que será el conductor del programa, el aragonés Luís Roderas; ha invitado a los periodistas a presenciar los “castings” de azafatas; nos ha anunciado que contará con Victor Sandoval y sin embargo… TVE no tiene un duro para que el programa salga al aire antes del mes de enero, cuando se renuevan los presupuestos de la cadena pública.

Y si esta situación afecta al Un, dos, tres, imagínense como están todos los demás programas. En algunos casos es conocido que determinadas producciones se están renovando semana a semana, con el control constante de los implacables gestores de la SEPI. En otros casos, simplemente, los programas no saldrán nunca al aire o se aplazan hasta el mes de enero, como en el caso de Un, dos, tres, cuando se estrene nuevo presupuesto.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba