Entrevista "Con la producción propia se limita el talento de la cadena a su plantilla"

Según Jorge Arqué, presidente de Videomedia, "las cadenas no compran a las productoras con la facilidad de antes, lo cual permitía rebajar costes y aportar mayor variedad de ideas, al encargar espacios a varias productoras". "La telebasura es un término inventado por los que denigran la TV", añade

¿Cómo nació Videomedia?

Videomedia se fundó en 1982. A pesar de que el equipo inicial no pertenecía a la televisión pública y, en su mayoría, no procedía del sector audiovisual, nos pusimos en contacto con Televisión Española para ofrecerle nuestras ideas. Nos costó más de un año y pico de negociaciones vender nuestro primer programa: Todo queda en casa. Se trataba del primer formato producido de manera independiente que emitía TVE-1, que sólo trabajaba con su equipo de producción propia o con gente que pertenecía a la cantera de la televisión pública, como Chicho Ibáñez Serrador.

¿Cuál fue el resultado?

Fue un programa que no funcionó bien, porque era un espacio familiar que los directivos de entonces decidieron programar por la noche. Al finalizar la primera temporada, se terminó.

Pero Videomedia siguió trabajando con TVE...

Sí. Tras la toma de contacto con TVE, los directivos decidieron apostar por un prime-time más novedoso. En 1986, hicimos El precio justo, presentado por Joaquín Prat, que estuvo en antena hasta 1993. En Estados Unidos, el programa era un espacio diario de la CBS, pero aquí en España se le dio un formato semanal, por lo que los premios podían ser mayores y más sorprendentes para la audiencia. Fue el programa más visto durante varias temporadas.

En 1993 ya había TV privada en España. ¿Videomedia también fue de las primeras en trabajar con las nuevas cadenas?

Nuestra obligación como productora es trabajar para todo el mundo. En ocasiones, alguna cadena nos ha pedido que trabajásemos en exclusiva para ella, pero siempre nos hemos negado. Al ser independientes, nos gusta trabajar para todas, aunque por circunstancias del mercado a veces estás mucho más con una que con otra. Uno no trabaja para quien quiere, sino para quien puede. En Antena 3 nos estrenamos con Lo que necesitas es amor.

¿Cuál es el área de negocio actual?

En lo que a ficción se refiere, tenemos Hospital Central, que está funcionando muy bien, y hay un par de ideas nuevas para la próxima temporada. También nos gusta mucho hacer espacios de entretenimiento, pero es un género que en los últimos años se ha quedado un poco a la sombra de los realities.

Vds. también han hecho realities, como "Popstars"...

Sí, nosotros también hacemos telerrealidad y Popstars es una buena prueba de ello. Se trata de un formato muy rico, que en todo el mundo ha tenido una evolución impresionante. De buscar un grupo femenino se ha pasado a crear grupos mixtos, lanzar solistas e incluso enfrentar chicos contra chicas en Popstars: The rivals.

¿Por qué cree que sólo consiguió un resultado “aceptable”?

En España el mercado no permite la coexistencia de dos formatos parecidos. En otros países de nuestro entorno, donde hay dos grandes cadenas y una serie de canales secundarios, la convivencia del formato Popstars con otros del mismo estilo (Fame Academy, Idol...) se da sin ningún problema, aunque siempre tiene más audiencia el que llega el primero.

O sea, que mientas siga "Operación Triunfo"...

En España, el boom de Operación Triunfo ha impedido que formatos como Idol ni siquiera lleguen a nuestro país, por considerarse muy parecidos. Popstars no forma parte de la programación de Telecinco para la próxima temporada, aunque considero que con la variación que aporta Popstars: The rivals hubiera funcionado bastante bien, ya que convierte a Popstars en un concurso muy diferente de Operación Triunfo. Lo que la audiencia española percibe como copia, aunque no lo sea, es castigado muy duramente. Ha pasado con El bus, Estudio de actores, Xti y Popstars.

Hábleme un poco más de las series que preparan. Tengo entendido que uno de sus proyectos viene a ser la versión española de Sexo en Nueva York...

Para nada. El único parecido de nuestra serie con Sexo en Nueva York es que las protagonistas son cuatro mujeres. Lo que les une es su amistad de los años de universidad y el sexo no es, ni mucho menos, el fundamento de esta producción. En estos momentos el proyecto está terminado, a la espera de que alguna cadena decida incluirlo en su programación la próxima temporada.

¿Seguirán conduciendo las mañanas de la nueva Antena 3?

Sí, aunque nos gustaría que el equipo de Como la vida se fuera de vacaciones unas semanas este verano, por lo que el programa se podría ver interrumpido un tiempo, pero volvería en septiembre.

¿Tiene en mente producir alguna tv movie?

No. Hace unos 8 años hicimos un proyecto muy serio para elaborar tv movies de forma periódica y lo presentamos a Antena 3 y Telecinco. Cuando salió la ley del 5% (que obliga a las cadenas a invertir en cine), volvimos a presentar este proyecto y fue rechazado de nuevo. El sector de las tv movies no ha terminado de despegar en nuestro país. Tenemos guiones escritos que hemos tenido que vender a otros países porque en España no se les daba salida.

¿Y un nuevo espacio de entretenimiento?

Queremos hacer un programa de entretenimiento semanal, como en su día fue Furor, y es probable que a corto plazo tengamos algún lanzamiento en prime time. Videomedia tiene la exclusiva para España de todos los formatos de la productora británica Granada TV, lo que nos proporciona un catálogo de entretenimiento bastante atractivo.

Como profesional, ¿cuál es su diagnóstico del panorama audiovisual español?

Hay cierta crisis provocada por los cambios que han sacudido el sector. Telecinco cambió de directiva hace escasamente un año, Antena 3 está en pleno proceso de renovación y hace un par de semanas hubo cambios también en TVE. Para colmo, las elecciones de Madrid hacían esperar un cambio de gobierno que, hasta el momento, no se ha producido. Todo esto unido a la política de las cadenas de apostar por la producción propia y la bajada de los ingresos por publicidad, hace que las cadenas no compren con la facilidad con que lo hacían antes.

¿Ve bien que se apueste por la producción propia?

Personalmente, creo que comprar formatos a las productoras permite rebajar los costes de los programas y, además, aporta una mayor variedad de ideas, ya que se pueden encargar espacios a varias productoras. Con la producción propia, se limita el talento de la cadena a la plantilla de la misma.

Y el debate sobre la telebasura, ¿qué le parece?

La telebasura es un término inventado por los que denigran y odian la televisión. Hay buenos y malos programas, y no hace falta ningún tipo de censura. El mando a distancia es el mejor censor que pueda existir. Si hay un programa que no nos gusta, lo mejor que podemos hacer es no verlo, no insultarlo. Si yo voy a una tienda de ropa y de todo lo que tienen sólo me gusta una chaqueta, ¿me da derecho eso a insultar a la gente que compra las otras prendas?.

¿Hablamos entonces de libertad total de contenidos?

De contenidos sí, no de horarios. Estoy muy en contra de que haya espacios que no son aptos para los niños antes de las 22:00 horas. Debería hacerse un esfuerzo entre productores, programadores y espectadores para que no hubiera promoción de estos programas dentro del horario infantil y tratar de reducir los contenidos violentos y sexuales dentro de esta franja, tal y como lo establece la directiva europea.

¿Entonces no podría comentarse "Hotel Glam" en un programa de sobremesa?

Sí podría comentarse, pero guardando las imágenes no aptas para el público infantil para después del day time. Como decía Juan Menor hace poco, si hay niños viendo la tele a partir de las 22:00 horas, no es un problema de las cadenas, sino de los padres.

Como productor, ¿hay algo que no haría?

Puedo aceptar que a la gente le guste o no un formato de Videomedia, pero nunca venderé un programa del que no me sienta orgulloso.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba