Estados Unidos Las productoras tienen que pagar para emitir sus programas

Algunas cadenas norteamericanas exigen pagos a las pequeñas distribuidoras que quieren llevar sus espacios a la televisión, en concepto de "dinero promocional"

Cada vez es más común en Estados Unidos la exigencia de pagos por parte de los canales de televisión a las distribuidoras en concepto de "dinero promocional". Estas cantidades suponen el hecho de tener que pagar para que un espacio llegue a ser emitido, lo que perjudica a las pequeñas productoras que no pueden permitirse estos gastos.

Cuando las cadenas ajustan sus programaciones diarias, deberían colocar espacios lo más atractivos posible para sus espectadores. Sin embargo, cada vez más, prima el aspecto económico por encima del interés de la audiencia. Así, las compañías distribuidoras tienen que pujar por un hueco en la parrilla de una cadena para poder situar su producto en el mercado audiovisual.

La fórmula tradicional permite a los distribuidores quedarse con parte del tiempo de publicidad para vendérselo a los anunciantes, lo que supone su principal fuente de ingresos, ya que no perciben dinero de la emisora de televisión. “Si tienes que abrirte camino en las ondas pagando, es obvio que los canales no están cumpliendo con su obligación”, aseguraba David Levine, presidente de la productora Promark TV, al periódico norteamericano L.A. Times.

"Dinero promocional"

Según informa el diario electrónico L.A. Times, este tipo de prácticas son mucho más comunes entre los programas semanales que entre los espacios diarios, que proceden en su mayoría de los grandes estudios. A diferencia de algunas empresas pequeñas como Promark, las distribuidoras importantes, como Paramount o King World, proporcionan a los canales de televisión grandes éxitos, como Entertainment Tonight o Jeopardy!, lo que sitúa a las pequeñas en una posición en la que tienen que regatear con las cadenas.

Al no estar bien consideradas estas estrategias comerciales, desde un punto de vista ético, las emisoras ponen con frecuencia la etiqueta de “dinero promocional” -en teoría, utilizado para dar publicidad a su producto-, aunque el mensaje real es que un programa no se compra si no va acompañado de esos incentivos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba