Gran Hermano ¿Dónde está la profesora de baile de Fama?

Sin pena ni gloria. La prueba del baile ha sido superada. Mientras, comienza a ser patente el roce entre algunos. Y no precisamente por el cariño

Ayer fue día de prueba. Tocaba representar el baile en la azotea de la película Una noche en Nueva York (ver vídeo). A Karola no le gustaba su vestido. Y Mari decía que “estaba haciendo el mayor ridículo de su vida” (sí que no tienen mucha idea de lo que sucede y se dice fuera de la casa esta chica). Los chicos no estaban tampoco muy contentos con su traje de marineros, menos Alonso, que se sentía “en su salsa”.

La interpretación fue desigual. Coordinación entre los bailarines, la justa. Inglés de garrafón a las voces. Otros como Sabrina, llegaron al balbuceo. Es justo decir que hubo ganas a la hora de representar. Y quizá eso declinó la balanza a favor de los concursantes. En algunos foros de Internet se habla de tongo y que la prueba ha sido regalada. ¿No tenía que ser una realización perfecta?

Así que ahora hay más dinero. Esto es, más tabaco, menos para Roberto, y un futuro más holgado. Y es que a estos chicos, la perspectiva de tener el frigorífico lleno y la dosis suficiente de nicotina, la vida en la casa se torna más tranquila si cabe.

El roce no hace al cariño siempre

Todo empezó cumpliendo con una de las necesidades básicas que más a rajatabla se cumplen en la casa además de dormir: la comida. Alonso le ofreció una salsa a Karola y Ángel puso cara de asco. “¿Salsa donde ha caído sangre de carne de ternera?” Y comenzó una discusión, leve, a la que puso fin Fran el conciliador. Pero fue significativa de cómo se van descubriendo unos concursantes a otros. Y no hay que olvidar que hoy nominarán.

Y cada día va ganando hueco y protagonismo, que no adeptos, Emilio. Una lectura de un clásico como el Arte de amar de Ovidio, no le iría mal. Y es que el de Madrid cada día desgrana un catálogo de malos usos y costumbres en el “matrimonio” por celoso y plasta (ver vídeo). Por eso a Eva la casa se le antoja pequeña, ya que no hay lugar dónde ocultarse del omnipresente y babeante Emilio.

Así que con dinero para cubrir las necesidades básicas, cualquier signo de actividad en la casa, de momento, queda descartado.



Más vídeos y noticias en el especial elaborado por Latino Televisión.



Noticias relacionadas

-El nuevo no convence al resto

-Y en esto llegó la censura

-El Gran Hermano se convierte en la Gran Disculpa

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba