A las 00:30 horas La 2 ofrece el programa de Sanchez Dragó en el que dos escritores terminaron a "yoyas"

Durante una mesa de debate, en el espacio Negro sobre blanco, los literatos Manuel García Viñó y Vicente Molina Foix se acusaron mutuamente de "fascistas" y lo arreglaron a bofetadas y patadas

Esta madrugada, a partir de las 00:30 horas, La 2 de TVE ofrece un debate realmente "calentito", dentro del programa que conduce Sanchez Dragó, Negro sobre blanco. El capítulo de este domingo tiene un fuerte nivel dialéctico... y físico, entre dos de sus invitados, el novelista y dramaturgo, Vicente Molina Foix y el crítico y promotor de la revista "La fiebre literaria", Manuel García Viñó. Durante el transcurso de la tertulia, y ante los ojos atónitos de su presentador, las posturas enfrentadas de ambos derivaron en mutuos insultos, golpes y patadas, teniendo que ser separados por los allí presentes.

Todo comenzó cuando, sobre la mesa de opinión (en la que también estaban el escritor José Carlos Somoza, la directora editorial Deborah Blackman y la agente literaria Raquel de la Concha), se debatía el tema de "la muerte de la novela como género literario". Molina Foix opinaba que una buena novela siempre se publicará y García Viñó que eso no era cierto porque quien manda verdaderamente en la industria literaria son las editoriales.

Pues bien, lo que en principio se desarrollaba como una discusión normal, de dos personas civilizadas que tratan de exponer sus respectivos argumentos, se tornó en una gota que colmó el vaso de los rencores que ambos literatos se profesaban desde hace tiempo.

"La letra con sangre entra"

La caja de los truenos se destapó cuando Foix acusó a García Viñó de "fascista": "a mi no me engañas, te conozco, he visto fotografías tuyas con el brazo en alto", a lo que el otro contestó: "yo también tengo fotos tuyas". Después de varias descalificaciones y cruce de insultos, García Viñó, que al parecer fue el más exaltado, le advirtió a Molina Foix: "no hay más que hablar, esto lo arreglamos en la calle".

Sánchez Dragó intervino entonces para calmar a los enfrentados, pero en la despedida del programa, cuando ya estaban saliendo los créditos, García Viñó se levantó y le pegó una bofetada, acompañada de varios insultos, a Molina Foix, a lo que éste contestó con una patada. Convencido por Sánchez Dragó, el crítico pidió perdón al novelista pero "sólo por la bofetada". Ver para creer.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba